A la periodista de: “Correo del Orinoco” Beatriz Aiffil

Los negros venezolanos no somos africanos

Son hijos de África todos los seres humanos que habitan el  planeta tierra, pues según todos los estudios científicos realizados hasta ahora, en ese continente  se origino  la especie humana.  Así como otras tantas especies  de origen animal y vegetal que cubren la faz de la tierra. Por lo tanto, es  mucho querer pretender que solo los Negros venezolanos  o latinoamericanos  somos de origen africano.  En Arabia y en  todo el norte de África existieron desde  los más remotos tiempos pueblos que no eran y no son de  color de piel negra.

Hecha esta aclaración quisiera  poder aportar mis puntos de vista sobre el tema a la periodista Beatriz  Aifil, quien en el _”Correo del Orinoco” mantiene una columna titulada  “En Negra Tinta”  y   el domingo 16 de Enero afirma que: “Negar a África. Muchos hermanos movidos por  razones como la vergüenza étnica NIEGAN SU ASCENDENCIA AFRICANA”

En varios escritos sobre este tema he sostenido que los Negros que vinieron de África en calidad de esclavos no eran seres humanos, eran mercancía y “la mercancía” se nacionaliza al llegar a su origen. Lo que traían  los “honorables comerciantes de la época” eran “herramientas que hablan” como ya los había denominado Aristóteles, en una de sus obras.

Así como  había comerciantes especializados  en traer negros, también habían otros que comerciaban  con  bestias de carga, otros traían harina y otros telas, etc. Cuando llegaban al puerto tenían que declarar que  es lo traían y en los libros contables  asentaban el número de piezas, bultos o costales.  El mismo tratamiento que recibía una recua de  mulas, burros o caballos recibía el lote de negros, que para los efectos  venían a realizar el mismo servicio.  A excepción de los caballos de raza  árabe, no conozco  que se clasifique o denomine  a los  burros, caballos, perros, ovejas, café, cacao, etc.. como “afrodescendiente”.  Todas estas especies que  están en el país se les consideran “venezolanos”, independientemente de su lugar de origen.

Para aclarar aun más el punto, en Venezuela existe una colonia de “Alemanes descendientes” en la Colonia Tovar. A ellos si se les puede decir así, pues no vinieron como mercancía y todavía conservan su cultura originaria. Pasan a ser venezolanos al momento que  son registrados en los libros del Registro Civil o porque el Estado les otorga la nacionalidad.

Nosotros los Negros Venezolanos nacidos en estas tierra a partir de 1.854 dejamos de ser “mercancía” y comenzamos a existir como seres humanos. Nuestros hijos comenzaron a ser inscritos en los registros religiosos y después  civiles. A partir de allí comenzamos a existir como ciudadanos y nos incorporamos a una sociedad  multiétnica integrada por blancos, indios y mestizos   que no eran  esclavos y que  por las razones que sean,  tenían que aceptarnos como iguales.  Eso quedó firmemente establecido en la Constitución Federal de 1.864.  A partir de allí desaparecemos los Negros como raza y aparecemos como ciudadanos con igualdad de Derechos y Deberes Republicanos.

Ya obtenida la ciudadanía venezolana, nos corresponde reconquistar la esencia genotípica que nos distingue de los otros grupos étnicos con los cuales cohabitamos  en el mismo país. De allí la lucha por el reconocimiento de la alta concentración de melanina en nuestra sangre y en el fenotipo físico que nos distingue para no ser confundido con los otros grupos humanos con los cuales nos toca convivir. Para ser mas explicito con un ejemplo, si tenemos en nuestro hogar un Tigre, un león y un gato, donde   los tres son de la especie felina,  a cada uno de ellos se le debe distinguir por su esencia, la cual es por el sonido que emiten y que es lo que fácilmente permite distinguirlos. 

¿Y por que es importante hacer esta distinción? ¿Qué ganamos  con que nos distingan como Negros? Bueno, lo que pasó es al haber sido invisibilizados como “ciudadanos venezolanos” no se  corrigieron las injusticias históricas cometidas contra de nosotros,  nos  dejaron en la cola y no nos resarcieron, quedando la República con un saldo deudor que todavía no hemos podido cobrar.  Los Negros que sobrevivieron al hocausto de la esclavitud y los que nacimos  a partir de 1.854 trabajamos produciendo la casi totalidad de las riquezas acumuladas en el país y como trabajadores, somos merecedores de la obtención de una parte de la riqueza producida, tal como lo establecen las leyes universales del trabajo. En la actualidad  esto se cobra como prestaciones sociales, antigüedad, cesantía, etc.

En Derecho, la no existencia  del cuerpo del delito, hace imposible castigar al presunto culpable.  En el caso nuestro, si los Negros nos negamos a ser Negros y por ende no existimos, entonces  el culpable de nuestra situación de” excluidos y robados” no tendría a quien pagar, pues  no existimos.  De allí la necesidad de ser identificados como lo que somos: NEGROS VENEZOLANOS, con los cuales la República tiene una deuda y que  debe pagar.

El Estado venezolano está haciendo justicia con la población INDIA, a la cual le fueron robadas sus tierras y excluidos de  la vida social, política y económica y en un acto justicia se les está tratando de resarcir por los daños causados.  No es ese el caso nuestro, pues nosotros lo que aportamos fue mano de obra, habilidades, semen y vaginas que constituyen  parte importante del patrimonio nacional.  De  allí que la primera acción es el reconocernos nosotros mismos como Negros, para poder cobrar lo que nos deben.

La República debe saber cuántos somos para que sepa cuántos somos los acreedores. Debe saber  donde  vivimos y cuáles son nuestras aspiraciones. Sin estos elementos la posibilidad de hacer justicia se hace imposible, de allí la necesidad de ser contados en el próximo Censo Nacional. Si seguimos con el cuento de que somos “afrodescendiente” lo más que podríamos conseguir es que nos expatrien para  el  lugar de origen, sin cobrar  que nos deben.

Juanveroes64@hotmail.com  


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4190 veces.



Juan Veroes (*)


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: