Eráse un Cardenal con ínfulas de político, que terminó perdiendo el Apostolado

El mismo día 26 de diciembre “Jorge Liderato” se sentó, dejándose caer de un golpe, sobre el mullido sofá cercano a la mesita donde acostumbra garrapatear sobre papel de hilo, membreteado, sus ideas “canónicas-políticas”, que siempre sirven de inspiración divina a todo evento celebrado por la Conferencia Episcopal en sintonía con la inspiración profana de las opiniones emitidas por la oposición al gobierno del dictador. Al principio le costaba mucho conciliar el mensaje de Cristo con el mensaje opositor, pero la práctica constante de este ejercicio le iba facilitando cada vez más la conjunción de los principios, teniendo como resultado unas ideas contradictorias, imperceptibles para su interesado pensamiento.

Se quitó el solideo y batiéndolo contra el cojín lateral del sofá, después de enjugarse el sudor con un pañuelo de fino lino recordó lo que hacía apenas dos días en fecha navideña había pensado: Ahora sí, con estas declaraciones que acabo de dar por la televisión el dictador comunista ha quedado descubierto y señalado como lo que es. Basta de miedo. Aunque cuando la periodista me inquirió a repetirlo, sentí algo raro que me sacudió internamente, pero debo decirlo con propiedad…. ¡No tenemos miedo!

Después de meditar un poco, mientras descansaba de tanta agitación se acercó a una repisa, donde al lado de una botella de vino de consagrar estaba otra de escocés añejado por 18 años en finas barricas de roble y se sirvió un relajante trago, recomendado por su médico tratante para alivio de la tensión arterial excitada por tanta actividad a la que ha sido sometido últimamente y después de haber leído en uno de los tantos periódicos, revistas, pasquines y medios impresos que a diario recibe gratuitamente , fijó su atención en un título: “El sermón del Cerro” y después de leerlo , no le quedó más que decir: ¡Que vaina con este Chávez! … una vez más aprovecha la ignorancia de esta chusma para hablar como un pastor, me sigue robando el discurso, pero…… ¿cómo hago para rescatarlo sin perjudicar a la gente decente de este País? Si yo hablara de los pobres, además de estar apoyando a Chávez en su comunismo estaría abriéndoles los sentidos a estos humildes hermanos que se están ganando el cielo con sus sufrimientos aquí en la tierra…. ¡Escampará y veremos y manos a la obra! Como decía el hombre aquel, que Dios tenga en su seno.

¡Feliz Navidad!


mgosios@gmail.com

mgosios@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2084 veces.



Miguel Gerónimo Osío Sandoval


Visite el perfil de Miguel Gerónimo Osío Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Más artículos de este autor