(Reveses políticos)

El Sabotaje Inmobiliario

La falsa Oposición venezolana, en materia política, no sabe otra cosa que sabotear, destruir bienes públicos, causar alarmas en la población, y silenciar aquellas medidas del gobierno que abiertamente son proburguesas, tal como lo es el encarecimiento de precio del dólar cuyo precio lo mantiene en las nubes gracias a las complacientes devaluaciones del bolívar iniciadas por Luis Herrera C., y robustecidas y reiteradas por el presente gobierno.

La más reciente de esa devaluaciones se montó sobre la previa eliminación de tres (3) ceros en las denominaciones dinerarias a fin de de esconder la descomunal crecida del Índice de Precios al Consumidor, y terminar con una aparente paridad actual que nominalmente casi iguala la de los tiempos de Carlos Andrés Pérez I.

Bien, en una Administración que se diga socialista, toda la producción de bienes básicos debe correr a cargo del Estado, de una sola vez y en bloque. Debe ser así porque, por ejemplo, en materia de bienes inmobiliarios, no se hace nada con la eliminación de latifundios agrícolas o de tierras ociosas, si se mantiene vivos los “feudos” del arriendo habitacional que la manera capitalista de explotar la tenencia privada de la tierra la tierra.

Pero hay más, la Educación, la Salud y la Cesta Básica Alimentaria se componen de sendos paquetes de bienes complementarios no sólo en la mesa del comensal, sino en su composición técnica. La industria de los recipientes o envases, por ejemplo, va ligada necesariamente a la industria de bebidas alimenticias, de fármacos.

De tal manera que no se puede socializar al detal porque siempre se estaría dependiendo de una que otra materia prima complementaria o de algún componente constitutivo de los bienes que sean fabricados por el Estado. Montar empresas estatales dependientes de insumos elaborados por el capital privado es sencillamente crearle un mercado cautivo a la empresa privada con todo el potencial de irregularidades burocráticas que inevitablemente se desprenden de semejante contubernio productivo.

En el caso concreto de la vivienda, el Estado ha estado operando en competencia desventajosa para sí mismo con el capital privado. Así, el Estado les fabrica a los pobres en zonas de tercera, casas y apartamentos de tercera, y deja a la empresa privada las viviendas de primera. El Estado le hace concesiones al industrial de la construcción inmobiliaria, les da facilidades impositivas, exoneraciones, etc., pese a todo, sin embargo, el precio de la vivienda privada no se abarata, porque tales economías terminan engrosando la ganancia del empresario inmobiliario privado.

Los acontecimientos nacionales centrados en las expropiaciones, ocupaciones e intervenciones de empresas de la construcción de viviendas ha detenido el sabotaje inmobiliario que ha estado practicándose en un país donde el gobierno no ha podido resolver eficiente ni eficazmente el crónico déficit habitacional.

La falsa Oposición política, optó por frenar la terminación y entrega de varios miles de viviendas con la expresa finalidad de agravar y magnificar las fallas gubernamentales en esta materia, ya que mal podía esa oposición ayudar al gobierno en el logro de soluciones ya que su contribución favorecería a su enemigo jurado.

Pero, muy hábilmente, el gobierno reconsidera su postura anterior que consistía en respetar toda la ayuda que la empresa privara le ofreciera en una industria que insume grandes capitales. Optó por las medidas del caso, y ahora cuenta con una masa de beneficiarios, casi todos, pertenecientes a la llamada clase escuálida, y logra así unos votos que antes de esas medidas eran contrarios ya que los afectados solían atribuir toda la falla al incompetencia gubernamental.

Al César lo que luzca del César: Esto ha sido un revés político que el gobierno le propinó a una Oposición acostumbrada a silenciar las medidas antipopulares que a ella favorecen, y con lo cual el gobierno pone coto a un sabotaje y termina ganando votos de gente que probablemente saltará la talanquera de los escuálidos.

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1773 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: