(Aberraciones capitalistas)

Los Artistas no son Comunistas

¿Cómo podría ser comunista un artista que en apenas un año se embolsille 8 ó más MM de dólares por el solo hecho de pegar una o más canciones de fugaz audición?

Igual ocurre con los deportistas; ambos, artistas y deportistas exitosos, son una aberración más del sistema capitalista, único modo social donde se permite que este tipo de personas se lucren ilimitadamente sin trabajar, mientras millones de obreros trabajan para sobrevivir en la pobreza.

Debemos hacer hincapié en que los artistas y deportistas no crean riqueza alguna ya que no agregan valor alguno al PIB. Se limitan a recaudar fondos a través de los espectáculos montados por empresarios del deporte, música y farándula en general.

Los trabajadores no pueden apreciar ni pesar semejante expoliación porque a nivel individual cada espectador paga un pequeño monto de su salario y recibe una dosis momentánea de divertimento.

Cabe preguntarse, ¿por qué razón tales personas se lucran con ingresos exorbitantes? , y la respuesta nos la da y explica un sistema económico donde el resto de los empresarios anda por el mismo camino de enriquecimiento “sin tirar un palo”. Repitamos que arrendar tierras y viviendas, ni colocar fondos dinerarios ni coordinar gestiones fabriles agregan valor a materia alguna.

Es la vieja explotación afirmada en la propiedad privada de los medios de producción lo que explica la explotación burguesa, y esta se trueca en alcahueta de cualquier otra persona que a título personal halle medios y formas de hacer dinero fácil. Otro tanto, aunque ilegalmente, hacen los delincuentes al enriquecerse cada vez que dan un “buen golpe”.

Porque los empresarios burgueses, artistas, deportistas, escritores, cronistas, corruptos de la cosa pública, militares, delincuentes, y sindicalistas burgueses, en conjunto son un lote privilegiados de explotadores y coexplotadores que siempre han vivido de lo lindo sin terminar de resolverle el problema a los asalariados modernos.

El dinero que tan aceleradamente logrado y acumulado por estos artistas y deportistas no lo ganan los mejores profesionales académicos en toda su ardua vida; ni siquiera lo alcanzan los mejores artesanos de virtuosas creaciones. Tampoco lo obtienen ni reciben los más consumados científicos a quienes debemos sus aportes filosóficos, sociológicos, económicos y tecnológicos más revolucionarios.

Ocurre que tales artistas siempre pertenecieron al personal de servidumbre que entretuvo a reyes y reyezuelos. Los mejores compositores y ejecutores estuvieron al servicio de gobernantes y ricachones, y sus servicios de divertimento eran exclusivos de la realeza y sus cortesanos.

Llegados los tiempos modernos, el proletariado y la burguesía, en su afán por imitar los privilegios de los explotadores del Medioevo, así como construyen las insalubres piscinas, van a restoranes privados para ser servidos a cuerpo de reyes, y también llenan los escenarios de la farándula donde con gusto y orgullo amputan sus ingresos que en millones de casos alimentan la millonada de dólares que artistas y deportistas hoy por hoy se embolsillan sin ser trabajadores productivos, y mucho menos podrían ser comunistas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2222 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: