Guerra total contra Venezuela

La REVOLUCIÓN BOLIVARIANA es proceso-producto de la crisis orgánica-estructural del capitalismo como sistema social dominante a escala global, así como de las contradicciones sociales, económicas y ético-políticas desarrolladas en Venezuela a partir de su condición dependiente y subdesarrollada respecto al “Nuevo Orden Mundial” (el neoliberalismo globalizado: hegemónico desde la caída del denominado “socialismo real”).

Es un proceso político popular-revolucionario de profundas raíces sociales e históricas. En un primer momento se propone la reivindicación de la venezolanidad (historia-cultura-soberanía, etc.), la atención de las necesidades fundamentales del pueblo venezolano, la distribución equitativa de la riqueza, el desarrollo de una política económica independiente, relaciones internacionales solidarias e igualitarias, la defensa de la soberanía y la auto-determinación de los pueblos, entre otros aspectos.

Desde el principio la Revolución Bolivariana fue objeto de un conjunto de agresiones perpetradas por el imperialismo, primordialmente a través del complejo militar-industrial norteamericano. Las agresiones se agudizaron en la medida en que se fomentaron políticas populares-revolucionarias que atentaban contra los intereses del capital trasnacional y de la oligarquía criolla (La Ley de Tierras constituye un hito en ese sentido). 

Hasta el punto que en 2002 los Estados Unidos de Norte América, con el apoyo explícito de gobiernos de derecha (España y Colombia), patrocinaron a la oposición de derecha para llevar a cabo un golpe de Estado en Abril y un golpe económico en Diciembre de ese mismo año (con la participación activa de gran parte del alto mando militar, partidos de derecha, sectores empresariales, cúpulas de PDVSA, medios de comunicación, jerarquía de la Iglesia Católica entre otros actores).

Esa crisis agudizó las contradicciones. Puso de relieve la verdadera cara del imperialismo y de la derecha criolla. La dictadura mundial del capitalismo imperialista y la lucha de clases estaban a la vista de todos. Dicha situación produjo un cambio cualitativo sin precedentes en la historia republicana de Venezuela.

El Comandante Chávez y el pueblo Bolivariano-Revolucionario entendimos que el imperialismo y la burguesía están dispuestos a todo con tal de defender sus intereses y no ceder un milímetro de sus obscenos privilegios, tal y como lo han hecho en países latinoamericanos como Cuba (1960), Dominicana (1964), Guatemala (1954), Chile (1973) y un largo etc.

La consciencia de clase fue el acicate para propiciar un salto cuali-cuantitativo, una transformación radical de la sociedad: el Proyecto de Socialismo Bolivariano.  

GUERRA TOTAL CONTRA VENEZUELA

Se trata de un escenario y de una política de agresión sistemática, sistémica y permanente contra la Revolución Bolivariana, la Revolución cubana y contra los procesos de cambio desarrollados en América Latina en la última década (primordialmente los dados en Bolivia y Ecuador), por parte de todos los actores de derecha en todas las escalas (global-nacional-local).

La naturaleza la GUERRA TOTAL se materializa a través de los siguientes ámbitos:

-Guerra Política

Embates permanentes a través de aparatos diplomáticos en instancias internacionales y ante la opinión pública: Departamento de Estado, Congreso y diversos funcionarios de alto rango de los E.E.U.U.; Altos Funcionarios del Estado Español; Gobiernos de Derecha de América Latina (Colombia, Perú, Chile entre otros).

De igual manera Partidos de derecha, así como “ONGs” (endógenas y exógenas) atacan a Venezuela sobre la base de calumnias.

-Guerra Militar

Posicionamiento estratégico y hostigamiento de aparatos militares  de los Estados Unidos de Norte América (medida de intimidación-agresión) en puntos de importancia geopolítica: siete bases operacionales de alto despliegue tecnológico en Colombia, Despliegue de la IV Flota en el Caribe (Aruba, Curazao); Invasión de Haití;  Acuerdos de Cooperación con Brasil.

Asimismo se conoce la irrupción de grupos de inteligencia (CIA, DAS, MOSSAD) y la invasión de grupos paramilitares en el propio territorio venezolano. Dicha situación implica un control político-militar y económico de áreas y sectores neurálgicos de la formación económico-social venezolana (trae consigo el desborde del narcotráfico, el “sicariato” y el asesinato de dirigentes populares del campo y la ciudad, las denominadas vacunas, operaciones de “profilaxia social).

Se están preparando las condiciones para que en un escenario determinado Venezuela sea blanco fácil desde afuera y desde adentro.

-Guerra Ideológica (denominada de IV Generación)

A través de la industria cultural (mass-media, redes electrónicas-informáticas, intelectuales orgánicos al servicio del capital, religiones, SISTEMA EDUCATIVO), se difunden de manera permanente matrices de opinión orientadas a tergiversar-manipular la subjetividad de la población tanto en Venezuela como en el resto del mundo, y por supuesto a socavar los índices de apoyo a la revolución del pueblo trabajador a partir de operaciones psicológicas.

-Guerra Económica

Mediante diversos mecanismos se adelanta una guerra contra la economía venezolana. Fuga de divisas, saboteo y paro productivo intencionado, acaparamiento, especulación, contrabando de extracción además de un largo etc., constituyen estrategias dirigidas a asfixiar y deteriorar el crecimiento y el desarrollo económico. 

- Infiltración

Los agentes del imperialismo y la derecha venezolana han infiltrado importantes sectores de las organizaciones políticas revolucionarias, así como instancias fundamentales del Gobierno Bolivariano y del Poder Popular. Se trata de la estrategia denominada V COLUMNA, a través de la cual se socava el apoyo a la revolución y se sabotean-distorsionan las políticas en nombre del Movimiento Bolivariano, del proceso de cambio, del Partido y por supuesto del liderazgo del Presidente Chávez.

REVOLUCIÓN TOTAL

Ante la complejidad del escenario (descrito someramente), es preciso concienciar a los militantes y simpatizantes del movimiento bolivariano y a la población en general, respecto a la naturaleza de las agresiones que se producen contra Venezuela y primordialmente respecto a las implicaciones de las mismas.

Es necesario avanzar y consolidar en la promoción-articulación-consolidación de instancias para la formación política de la ciudadanía en general. Además se requiere una política comunicacional acorde con las exigencias del contexto (un Plan Nacional de Comunicación: tan sistemático y sistémico como la guerra que enfrentamos).

De igual manera nuestro trabajo y nuestro accionar como revolucionarios en todos los espacios e instancias debe orientarse a contrarrestar la guerra total que nos impone el capitalismo transnacional.

Es un momento crucial para el pueblo de Venezuela, los pueblos de América y para el mundo. Se trata una crisis orgánica del sistema capitalista e incluso del modelo civilizatorio.

Ya no se trata solamente de luchar por una sociedad más justa. La cuestión ahora está en la imperiosa necesidad de luchar por el futuro de la humanidad y la única arma capaz de derrotar al imperialismo es la consciencia del pueblo (aspecto tratado con mayor profundidad y extensión por Fidel Castro Ruz,).

Ahora más que nunca repetimos junto a Marx: ¡SOCIALISMO O MUERTE!

*Docente especialista en Geografía

boltxevike89@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4328 veces.



Jorge Forero

Integrante del Colectivo Pedro Correa / Profesor e Investigador

 boltxevike89@hotmail.com      @jorgeforero89

Visite el perfil de Jorge Forero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: