Papeles para el Debate

Chávez: Autocracia o Socialismo

Desde un tiempo atrás y en el marco de la Guerra de IV Generación e inscrito en la estrategia de la Guerra de Baja intensidad y que contra la República tiene direccionado el imperialismo y sus cipayos internacionales, algunos escribidores de oficio en nuestro país han venido repitiendo el “guacho” gringo en el sentido que Chávez es un opresor. Estrategia difamatoria, que además de desconoce los avances de la revolución, más allá de sus bemoles, que los tiene, a todo evento procura distorsionar la realidad popular y democrática de ésta. Las agresiones de clase no se dejan esperar a los fines de cercenar los derroteros del Proceso.

Recientemente un ex izquierdista devenido en sabueso de la oligarquía criolla, comparando subliminalmente al Líder Bolivariano con el Gral. Gómez, destacó sobre la autocracia de éste; entendiendo él por autocracia, que no se legisle ni produzca propuestas -en términos de políticas públicas- para la burguesía que él representa; aquellos que históricamente usufructuaron el erario público como les venía en gana, lo dilapidaron dejando al país en ruina; pero que también, y él parece olvidarlo, es la misma burguesía que diezmó y frustró a su generación y las subsiguiente cinco hasta que se alzaron los Comandantes del 4F. No comprenden que ha nacido una nueva geopolítica nacional que redimensiona tanto lo geográfico, como lo organizacional societal que permitirá crear las condiciones objetivas para la toma del poder real por parte de los otrora marginados.
Olvidan y mienten a sotto voce sobre la dinámica política, social y económica impulsada desde el gobierno bolivariano que dista mucho del sentido y razón de la idea que subyace en la tesis de la autocracia. Antes por el contrario, estamos en presencia de una nueva propuesta antagónica al modelo democrático burgués por ellos añorado. A diferencia de la filosofía que soporta la actuación de los déspotas, el Comandante Presidente ha venido impulsando una propuesta de imbricación social y de participación ciudadana cuyo carácter es colectivo VS., el sentido de la praxis que soporta la tesis de los tiranos. La plutocracia, que solo admite la representación –de los fuertes y poderosos- más no, la participación del pueblo.

El socialismo a diferencia del capitalismo, limita la participación efectiva de la inmensa mayoría; es decir, cercena la inteligencia colectiva, condenando a éstos a no salir nunca de la oscuridad, el atraso y del ostracismo.
Eh allí, la necesidad de reflexionar en torno a la acción colectiva como un tipo de inteligencia que fortalece las capacidades del grupo dado que actúa mancomunado.

Ellos desconocen e ignoran el saber popular y cómo, las capacidades de una persona, su aforo de comprensión e inteligencia, para resolver asuntos de su incumbencia, se fortalece cuando actúa de manera colectiva sin coartar lo individual creativo. Esto último, es el sustrato de la democracia participativa y protagónica. Es decir, del Socialismo.


(*) Politólogo e Internacionalista venezolano
Magíster en Seguridad y Defensa


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2591 veces.



Manuel José Montañez Lanza (*)


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: