La ideología socialista en las revoluciones pacificas

Este fenómeno electoral y sus causas son demasiado complejos para poder describirlas a la luz de una evidencia existente.

Si los valores manipulados de la ideología socialista coinciden con los objetivos y los intereses económicos-políticos de quienes toman las decisiones es el proceso revolucionario al que el pueblo debe adaptarse, sin que sea el único factor, porque, las instituciones autoritarias, es el autoritarismo de las elites que permanecen constantes durante el proceso y no los pedidos de la clase obrera, del pueblo, los cuales varían con las circunstancias e intereses que desaparecen ante la inmensidad del poder y la práctica económica inflacionaria, es una falsa política social que estanca el desarrollo integral en la revolución.

La política de izquierda en América Latina, ha significado la incorporación al sistema para Cuba, para los otros, el garrote imperialista ha parado la batalla de los indígenas, de los negros y del propio populismo socialista en complicidad con el conformismo que trae la ignorancia. Todo esto es fiel testimonio del hecho que cuando los movimientos políticos cruciales se alían con el orden establecido el proceso revolucionario se convierte en una conformidad impuesta.

La autoridad y el gobierno trascienden la ideología y descansan sobre intereses específicos y sobre la habilidad para controlar con un orden de opresión mensurable y sin un conflicto decisivo de clase, aprovechándose además, que los latinos es una sociedad al servicio de fines clasistas con el apoyo consensual y la tolerancia apática de la masa.

La concepción dominante sobre los intereses de los valores críticos de la sociedad no tiene por qué estar en esencia despojados de una verdadera lucha de clases, tampoco basta que sea aceptado por una parte de la masa cuyo objetivo revolucionario es solo la satisfacción personal para no poner en juego el orden constituido.

Internamente, las reformas y la legislación son encausadas hacia objetivos de clase y hacia su satisfacción de sus necesidades, cada clase se sostiene como esta, la pobre ha mejorado en algo su estándar de vida, la clase media y clase alta se mantienen con lo suyo, es el propósito de quienes toman las decisiones algo diferente a los que tomaban las decisiones sin un drástico cambio en la distribución del poder económico.

Un análisis de la ideología en estas revoluciones engañosas por la secuencia del triunfo electoral se basa en lo funcional de las reformas legislativas más que en los motivos de los reformadores saltando de izquierda a derecha, parados en la publicidad del centro hablando de socialismo, motivo que en ultimo termino es la practica principal para quienes son regidos y para quienes tienen el poder.

Sin fiscalizar la corrupción política los intelectuales y partidos políticos de izquierda poco o nada influyen en la ideología del poder ejecutivo de estos países con revoluciones pacificas porque jamás aspiraron a que estas cruzadas reformistas amparados en el poder militar y en la corrupción judicial, legislativa y policial, convertidos en sus propios abogados, representantes directos y relacionados a sus fortunas económicas viejas , nuevas, o con sueldos muy por encima del salario del pueblo, esa la práctica de la verdadera revolución de igualdad demagógica.

La cuestión central que se plantea es porque dentro de un contexto económico de tal desigualdad, pobreza, años de desempleo y violencia no ha surgido una oposición de base para reclamar la participación económica en estos procesos.

¿Por qué no ha surgido un movimiento de masas anti capitalista esencial precondición, indispensable, para un verdadero pluralismo y para una verdadera libertad de una sociedad clasista sin un drástico cambio en la distribución del poder económico?

¿Qué ocurre cuando el consenso socialista es hecho pedazos y deja de recibir la aceptación tradicional? ¿Lo legitima el hecho que una sociedad comparta durante algún tiempo una ideología? ¿O tiene mayores consecuencias el hecho de que una clase económicamente decisiva y poderosa respalde la ideología que mejor le sirva? ¿Un hecho que logra que la ideología opere durante aquellos periodos en que el consenso empieza a despedazarse y pueda evaluar de tanto en tanto con medidas técnicas de sicología de masas que permitan una generalización social valida el sustancial respaldo que el pueblo concede a una política dada?

El predominio de una elite gobiernista, pequeña, representativa, resulta sin significación para un proceso revolucionario porque los agentes causales operativos en el pueblo son los intereses y objetivos de las mujeres y hombres en el poder, y su voluntad y habilidad para sostener su dominio con la complicidad de las masas que respaldan esos objetivos, crea el sectarismo en la práctica revolucionaria en el buro y en el movimiento o partido.

Lealtad ficticia para un despacho no para una ideología, proceso que sigue personas no conocimiento aprovechando la ignorancia de la gente conseguida con medias cosas restando su creatividad y la participación político-económica en las decisiones sociales del país, conformándolos con salud y educación masiva, gran logro, pero, no lo suficiente para construir un socialismo científico.

Factor de conducta, porque, aun donde los intereses personales no existan, las políticas siguen siendo las mismas. La función de la burocracia consiste en servir al poder de turno no sirve al cambio, históricamente ha sido así, por eso el colapso del metro, de los tramites inagotables en las instituciones públicas, la corrupción, la inflación, la especulación, revelan la base institucional y de poder, un poder que sobrepasa la verdadera revolución.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1900 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: