¿Celebrar Que?

12 de octubre


Matar por obtener riquezas es el más abyecto de los actos, no tiene justificación posible


Apenas han pasado pocos años del descubrimiento; es domingo de resurrección alrededor de las nueve de la mañana, en la Española en una iglesia de techo de paja, un fraile puro de corazón, verdadero soldado de Cristo: Antonio de Montesinos, con gesto ceñudo, en tono duro dirige el siguiente sermón a los feligreses allí consagrados: “Decid, ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tal cruel y horrible servidumbre aquellos indios? ¿Con que autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacificas, donde tan infinitas dellas, con muerte y estragos nunca oídos, habéis consumido? ¿Cómo los tenéis tan opresos y fatigados, sin dales de comer ni curarlos en sus enfermedades, que los excesivos trabajos que les dais incurren y se os mueren, y por mejor decir los matáis por sacar y adquirir oro cada día? Estos indios, ¿acaso no son hombres? ¿No tienen ánimas racionales? ¿No sois obligados a amarlos como a vosotros mismos? ¿Esto no entendéis, esto no sentís? ¿Cómo estáis en tan profundidad, de sueño tan letárgico, dormido? Tened por cierto que en el estado en que estáis, con las abominaciones y crueldades que vosotros hacéis a los indios, no os podeis mas salvar del infierno que los moros o turcos que carecen y no quieren la fe de Jesucristo”

Los españoles casi linchan al cura Montesinos por este discurso y elevan sus propuestas ante el gobernador, Diego Colón. El fraile acababa de atentar en forma escandalosa e insólita contra la soberanía del Rey de España sobre las Indias otorgadas por el cuestionado y discutido sodomita Papa Borgia, Alejandro VI.

Los esclavistas piden la expulsión del sacerdote ofensor. El litigio es llevado ante Fernando el Católico, quien de inmediato le ordena a Colón reprender y silenciar a Montesinos y sus compañeros dominicos, bajo la amenaza de que si persisten en su predica errónea, los envié prisioneros a España Porque dice el Monarca: “Cada hora de las que ellos estén en esa ínsula estando de esa dañada opinión harán mucho daño para todas las cosas de allá”.

La orden es clara, debe terminarse con esa predicación; pero los rebeldes aumentan y envían a Montesinos a defender su tesis a España. Es la primera rebeldía del clero progresista, verdaderos soldados de Cristo. Pero desde luego, la Iglesia reaccionaria también vino al continente, se hizo poderosa justificando la crueldad, la esclavitud, la explotación y las matanzas de indígenas en nombre de la fe. Eran falsos religiosos y purpurados comprometidos hasta el alma con los sistemas de explotación y lucro de indígenas, tierras y minas prontos a bendecir el despojo y a castigar sin piedad la inconformidad.

Era la Iglesia de Fray Vicente de Valverde y otros desalmados la que propicia, con formulismos jurídicos –religiosos “el ajusticiamiento” de Atahualpa, el último Inca. El 12 de Octubre no es un día para celebraciones; ¿acaso se puede celebrar la matanza colectiva, el genocidio de casi 100 millones de Indígenas realizado por el europeo? Hace quinientos años se inició uno de los más grandes crímenes cometidos contra la humanidad: la matanza del hombre autóctono del nuevo continente.

Unos dirán que la visita del Papa Juan Pablo II a la Española (Santo Domingo), en donde están, según la tradición, enterrados los restos del cruel y detestable esclavista Cristóbal Colón, el primero en vender amerindios en el mercado de Sevilla, no es para celebrar el encuentro de Dos Mundos, sino para conmemorar el inicio de la evangelización en el Nuevo Mundo. Sin embargo cuidado, en realidad hubo dos evangelizaciones: una, la verdadera que buscaba mejorar la situación del indígena mediante la fe y protegerlos de las crueldades de los conquistadores y la de los desalmados, ambiciosos y asesinos que vinieron a empuñar la espada, como también el frio acero camuflado de cruz para el exterminio de los autóctonos americanos.

Por la paz espiritual y material de nuestros hermanos en Cristo, nosotros, cristianos católicos, le solicitamos al Santo Padre, que en su visita pida perdón al Todopoderoso, al Dios vivo por los genocidios y crueldades cometidos por los europeos en América en contra del género humano.


Director de Desarrollo Social de la Alcaldía Bolivariana y Socialista del Municipio Los Taques, Falcón

jesusfreites11@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2814 veces.



Jesús Muñoz Freites

Filósofo. Docente. Cronista Oficial del Municipio Los Taques en el estado Falcón

 jesusfreites11@hotmail.com      @camaradatroski

Visite el perfil de Jesús Muñoz Freites para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Muñoz Freites

Jesús Muñoz Freites

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a110294.htmlCd0NV CAC = Y co = US