A los asambleístas venezolanos

Tienen un papel eminente en la vida social venezolana, eminente y peligrosa, representan a la revolución y siendo mayoría serán una potencia legislativa y fiscalizadora. Potencia distinta a la potencia económica que en principio protegen, pero, en la que no se apoyan para enriquecerse o formar sus grupos independientes al servicio de la economía, ha sido por mucho tiempo realidad de la República; hegemonía de los diputados que debe terminar.

Los hombres de negocios y los ricos todavía tienen prestigio en la legislatura como en la judicatura, pero, al igual que en otros lados ya no tienen poder político, depende de ustedes asambleístas que ya no sigan rodeados y protegidos.

Recordar que la política exterior de Venezuela, no es solo petrolera es ideológica para la coexistencia pacifica, no por miedos o fobias complicadas por el sentimiento de potencia abarcar lo que no podemos cumplir e incumplir lo que si podemos cumplir como lo ocurrido con Colombia, nuestra palabra es revolucionaria, distintivo de la política con la politiquería, no somos potencia, tampoco, por arranques de idealismo quedar como ingenuos revolucionarios por ser ricos petroleros.

La historia nos enseña que protección y explotación son vecinas e indiscernibles, los poderes hacen de defensores y como todos lo saben esas protecciones son muy costosas tanto económicamente como políticamente.

Sin hacer la del buen pastor, asambleístas, retorica religiosa de la metáfora del buen pastor, “yo soy el buen pastor, el que da su vida por sus ovejas” no queremos eso de ustedes, porque al fin lo que ocurre, el pastor las esquirla y las mata. Los asambleístas no pueden ser el buen pastor más que en la demagogia de la asustada adulación.

Es hora de dejar de impregnarse del antiguo fluido místico del aristócrata criollo imitando el señorial comportamiento del arte burgués y la costumbre de mandar. No pueden seguir con esos aires de aristócratas mediocres apenas días después de ser posesionados, esclavistas, colonizadores, prolongando los antiguos abusos, obedeciendo a la esencia económica por no destruir los antiguos moldes sociales y políticos hasta que la política lo retome y lo deforme por la planificación burocrática, les brinda un aspecto ya no aristocrático sino tecnocrático ineficiente.

Defender su posición ideológica por convencimiento y conocimiento para sobrellevar la revolución, prometer la cooperación de la Asamblea con las bases y no pagar los servicios mercenarios del periodismo o de la oposición.

Quienes por una ilusión del mismo estilo favorable a su éxito personal no distinguen entre el socialismo bolivariano, chavista, marxista, leninista, golpista, que, por ser democrático y fundadores del socialismo del siglo XXI olvidan que el capitalismo destruyo el feudalismo y, actualmente, el capitalismo debe separarse del imperialismo si quiere sobrevivir, y que el falso socialismo destruye la democracia de la que nació.

Dejar de ser mentirosos es otra prioridad, difícil de conseguir pero prioridad, para alcanzar sus propias metas ante una desencantada sabiduría de los intereses políticos del ejecutivo. La política ha enriquecido a los hombres y mujeres que les sirven por corto-circuitos jerarquizan tés de las negociaciones chantajistas económicas.

“La propiedad es el robo” dijo Proudhon, es más cierto cuando la propiedad es de origen político y no económico, las grandes fortunas han sido primeramente políticas, del tipo del gran vivir.

Uno no deja de sonreír cuando lee en las citas citables de Selecciones que,”un hombre que ha ganado i millón de dólares no se puede haber enriquecido sin haber servido a sus conciudadanos”.

La historia contemporánea esta llena de expoliaciones políticas operadas por la desvalorización de la moneda, por la inflación, la especulación, el dólar negro 20 millones diarios en la calle, desvían la ira hacia los ricos sin tocar a los nuevos ricos, produce una pesada desconfianza del pueblo.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2150 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas