Danilo Anderson: más que un Fiscal

“ No ha extensión más grande que mi herida
lloro mis desventuras y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida”

Miguel Hernández
__________________

Escribo esto a las 4.30 de una madrugada que pareciera no tener fin. Escribo esto en medio de la conmoción que el probable asesinato del fiscal Danilo Anderson ha producido en el país.

Nunca lo vi en persona, pero es como si lo hubiera conocido. Desde hace dos años él se había vuelto en un invitado permanente de nuestra cotidianidad. Fiscal de las causas más disímiles, nos habíamos acostumbrado a verlo llevar adelante, con la mayor dignidad posible, los casos más difíciles y que- teníamos la sensación- nadie quería hacerse cargo.

Tengo muchos recuerdos de Danilo Anderson: en la retoma de VTV en abril de 2002, en el juicio contra los policías de la PM que actuaron en Puente Llaguno, los militares de Altamira, en contra de Capriles Radonsky por el asedio a la embajada cubana, y el reciente, las imputaciones a Peña, a Lázaro Forero y a Henry Vivas, entre otros.

Pero si esto no era suficiente para ponerlo en la mira del terrorismo, el caso del Golpe de estado de abril de 2002, lo ubicó en el punto exacto. Comenzó a citar, uno a uno, a los 400 firmantes del decreto de Carmona, arrancando con los dueños de los medios de Comunicación. Nada parecido había ocurrido antes en este país.

Por ello, no me queda la menor duda, que en el universo de las personas sujetas a las investigaciones de los diferentes casos que investigaba, es muy probable que pueda estar el autor material e intelectual de este atentado.


No queremos que se “ colombianice” nuestro país y ojalá en este suceso no esté presente la mano de los paramilitares y sus “amigos venezolanos”. Ojalá, pero no cuesta mucho relacionarlos.

Este atentado, sin antecedentes en la historia cercana del país, me hace recordar los asesinatos de los jueces italianos y los jueces colombianos. También me hace recordar los atentados en contra de algunos colaboradores de Allende, como el de Radomiro Tomic. Me hace recordar el fascismo.

Este suceso me lleva a un mundo de fragilidad que ya creía superado, me lleva a confrontarme con una realidad que se devela inesperada y por demás desconocida: El terrorismo, que no forma parte de nuestra cultura y no queremos que se instale tampoco.


Sirvan estas líneas como un pequeño homenaje al Fiscal Anderson que con apenas 38 años de edad, se había instalado en el corazón y en la dignidad de todos nosotros, por eso afirmo que más que un Fiscal, era una esperanza renovada en la justicia.

Hoy Venezuela está de luto.

* mgonzalo@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3759 veces.



Morelis Gonzalo *


Visite el perfil de Morelis Gonzalo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a10736.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO