La superficialidad de "Habana Eva"

La directora Fina Torres es conocida por su estilo feminista relatando historias a través de la dirección cinematográfica, eso siempre es una buena carta de presentación; sin embargo, "Habana Eva" lleva en su historia propuestas materialistas que mucho distan de la escencia del feminismo que lucha por la tolerancia, la igualdad de condiciones y el equilibrio. Técnicamente un experto pudiera evaluar y decir que es una película: buena, que cumple con las expectativas comerciales, tiene un guión atractivo, dinámico, con "turns" inesperados y un final feliz. Los actores y su desempeño son, o muy buenos o muy malos, hay mucho contraste en la calidad de la protagonista y sus co-estrellas, a juzgar cada quien, cuál? es buena y cuál? es mala actuación.

Me parece normal que Fina Torres no comulgue con la ideología política cubana, por que entre sus intereses personales debe prevalecer el mercantilismo, más que el arte; a mi parecer está bien trabajar en un sistema capitalista y querer vivir de lo que se hace, pero raya en lo ridículo las técnicas visuales y narrativas que usó Fina para realzar el "ego" de las mujeres a las cuales va dirigida esta película. Insisto, el feminismo no puede caer en el machismo al revés, el feminismo para poder causar efecto social trascendental no puede ser promovido con complejos reaccionarios. En un mundo donde nadie es alguien para juzgar a los demás, no se puede asegurar que el libertinaje sexual está mal, tampoco que pretender surgir bajo las normas del capitalismo está mal, el placer carnal, la vida fácil, tampoco es una verdad verdadera que amar a dos personas es incorrecto o inmoral, pero si me tomo el atrevimiento de juzgar una obra audiovisual compuesta por textos, sonidos y colores y explicar mi punto de vista sobre lo que considero vacío.

Prakriti Maduro desarrolla un personaje cuyo brillo llega tarde en la cronología del guión y cuyo razonamiento de acción es desequilibrado y egoísta. ¿Qué significa para su personaje luchar por tus sueños?, no está mal trabajar por tí y los tuyos, tampoco luchar contra las injusticias del sistema, en este caso una injusticia carente de importancia: "no hay variedad en vestidos para novias"; tema que en el capitalismo tiene su equivalente impuesto por las marcas y las etiquetas. La directora, muy astuta usó la moda y el matrimonio para enganchar a las mujeres, en cualquier parte del mundo el matrimonio católico es un acto comercial más que espiritual, esos vestidos de novia blancos llevan un significado conservador casi tan absurdo como querer usarlo para aparentar sin merecerlo: la virginidad; todo lo contrario a lo que la protagonista vive durante la película.

En la etapa mas desorientada y confusa de la protagonista se ve envuelta en una "rumba" reggaetonera con mucho alcohol y sensualidad, de fondo se escucha la letra de la canción que le dice a la protagonista que va directo al infierno por sus acciones, la directora cae en el juego machista de convertir a la mujer en un objeto sexual pero con la diferencia que en este caso la mujer quiere serlo sin remedio; mareada y luego arrepentida la chica pasa la noche con un turista que la confundió con una prostituta común y le deja una importante cantidad de dinero y desayuno en la habitación del hotel donde amanece sola; la aventura sexual no se puede juzgar, si la directora quiso declarar a través de su personaje: libertad sexual, lo logró, pero ensució todo ese concepto vanguardista con la actitud desesperada de la chica que a pesar de dudarlo (gracias a la educacón honrada de sus padres) toma el dinero y se vá. A mi parecer la profesión de prostituta es mas respetable que la de abogado en muchos casos, sin embargo lo que encuentro completamente desequilibrante es acentuar la necesidad económica de esta chica cubana, que termina prostituyéndose por una noche, inconscientemente, contaminando el guión aún más, por solo 4 segundos, que pudieron ser editados, además contra diciendo las declaraciones de Fina Torres que dice: "La película no plantea una trama política o ideológica". A mi parecer si lo plantea y la moraleja no adversa a la de una película retrógrada y machista "hollywodense".

A el CNAC no le gustó el guión pero a la Villa del Cine sí, cuenta Fina Torres en una entrevista para Globovisión, ¿Quiere decir que los del CNAC sí saben leer y los de la Villa del Cine no?; ¿O que tienen intereses diferentes, tal vez contrarios?, de la Villa del Cine han salido producciones con propuestas interesantes, equilibradas, tolerantes, promotoras de la unviersalidad del amor y también muy críticas, pero esa libertad de la cual gozamos en Venezuela y Cuba no debería ser trampolín para películas que promuevan complejos psicológicos.

En una ocasión la protagonista es guiada por su amiga prostituta para usar sus encantos físicos con el fin de lograr la aprobación de un permiso legal, ¿Se puede ser mas machista?.

Para explicar sencillamente esta práctica psicológica del complejo; debemos recordar que a través de la historia del cine, el machismo ha predominado, las mujeres que aparecen en la pantalla son exuberantes, perfectas, soñadas, inalcanzables, marcando canones de belleza generacionales que son seguidos por las mujeres promedio del mundo para poder llamar la atención de los hombres. Esas condiciones de belleza poco se basan en salud física y mental, por lo general son apariencias superficiales y estatus sociales, promoviendo la acentuación de complejos en mujeres inseguras del mundo, inocentes de su falta de conciencia, la gran mayoría cae en el juego de convertirse en objeto sexual. En "Habana Eva" ocurre una simetría sorprendente, las chicas de la película son atractivas pero no demasiado, son sencillas, sensuales, acequibles, cercanas, logrando que el promedio de las mujeres puedan identificarse con ellas fácilmente, sin embargo los chicos de la película son sacados de catálogo de ropa interior, con cuerpos perfectos, miradas de portada de revista de moda, y ademas en varias ocasiones gozan de tomas y estilos narrativos que realzan su físico y su atractivo sexual, es normal aunque inmaduro que una directora feminista quiera aplicar un poco de su propia medicina al gremio masculino, pero es vacío e instrascendental; "con el ojo por ojo el mundo acabará ciego".

La película no es tan mala, al menos hace reir, y la expresivdad de algunos de sus personajes es tremenda, la fotografía pudo haber sido mucho mas artística y menos propagandística del físico y los placeres, el tema social esta latente y no soy quién para juzgar si está bien enfocado o no, si es real ese drama o no, pero como soy usuario de cine y además apoyo las políticas culturales gubernamentales, si soy quien para asegurar que "Habana Eva" debió llamarse "Eva Habana, por que es un tributo al Ego, a la intolerancia, al materialismo y al desencuentro.

PD: No creo que Paris sea "demasiado" bella, es simplemente bella como La Habana.

Fidel Arias
fidel@radiosonica.com.ve
@ariasfidel

http://fidelarias.blogspot.com/


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6861 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Ley de Igualdad de Género, uniones homosexuales y aborto

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Ley de Igualdad de Género, uniones homosexuales y aborto