(Cuando la calidad y la cantidad no cuentan para nada)

El Maravilloso Encanto de la Maternidad

El maravilloso encanto maternal es uno de los más curiosos fenómenos universales que escapa del encierro matemático, del guarismo y la enumeración que tanto privan en todo conocimiento acreditado como científico, salvedad hecha de las novedosas incertidumbres cuánticas y heisenbergianas.

En ese orden de ideas, saber quién fue la primera o el primero en la pareja progenitora de las especies sigue pendiente de elucidación popular. Más bien, esa irresistible manía de ordenar cualitativa y cuantitativamente a todo lo que nos rodea, con inclusión de nuestras partes corporales, nos luce un efecto cultural y no una causa original. Tal pareja evocaría, más bien, a una unidad en la cual ninguno de los contrarios tiene superioridad ni siquiera genética, sino alternativamente dominante o pasiva. Así lo señala la Dialéctica Materialista en una de sus portentosas leyes.

Sin embargo, por tradición cristiana, por ejemplo, a la “madre” suele dársele prioridad, tal vez por el exclusivo y natural don del amamantamiento de sus hijos. Efectivamente, sus mamas o fuentes alimentarias, exteriorizadas en su altivo e infatuado busto, justo alrededor de su sonoro corazón, convierten a la madre en un ser insustituible.

Los homosexuales modernos, por ejemplo, y viene al caso, hoy favorecidos con todo el empuje que el mercado de trabajo burgués les viene estimulando con miras a suplir faltantes competitivos en la oferta de mano de obra asalariada, ellos, decimos, confrontan la gran debilidad psicofisiológica de no poder salir naturalmente encinta.

Estamos hablando de una convencional y ancestral prioridad que es extensiva a todas las madres por su simple potencialidad como eficaz multiplicadora de la especie correspondiente. La literatura medioeval resumió todo el encanto y los privilegios de la futura madre, latente en las damas favorecidas por el andante caballero.

Las madres animales tienen una distribución más o menos equitativa y balanceada entre sus mamas y el número de sus cachorros, de manera que sólo los partos irregulares excedentarios subordinarían a alguno de sus igualmente queridos y no ponderados descendientes.

La incansable y afanosa gallina de corral enflaquece, se deshidrata y no para un segundo de su preciosa función materna hasta tanto no ve autonomizar a sus polluelos, según las enseñanzas y el aprendizaje que ella dirige escarbando acá, horadando allá, apartando esto y seleccionado aquello; todo para logar una equilibrada alimentación y entrenamiento de sus igualmente preciosos “hijos e hijas”.

Las aves suelen semidigerir, por embuche y desembuche, los alimentos de sus críos que se los ofrece a través de maternales, emocionados largos y maravillosos besos de madre a hijos.

En particular, la llamada “cacaíta” (Zenaida macrura):

Ella realiza en favor de sus pichones dentro y alrededor del nido, que también funge de reserva alimentaria ya que está levantado con su propios detritus que le sirven de argamasa y reserva mineral proteínica después de la incubación, todas las funciones pre y pos incubación.

Moldea el nido con fines ergonómicos y con su peso debidamente graduado encima de ellos estimula el desarrollo neuromuscular de los recién nacidos a quienes ejercita en el desarrollo y separación de su plumaje, del aleteo a millón que deben perfeccionar antes de realizar sus primeros minutos de vuelo; vigila constantemente y da la protección y avisos ante la presencia o sospecha de intrusos non sancta.

Es difícil comprender el dominio materno para amarlos por igual a todos, vigilándolos a todos, sin conocer y sin diferenciación alguna de sexo, color, tamaño, perfil, cabellera o aptitudes mentales, no saber clasificar ni contarlos, salvo para notar su penosa ausencia o pérdida de vista de alguno de ellos. Es que la madre parece moverse en función de un grupo mayor o menor de sus adorados hijos, y eso le da el encanto y maravilla de la maternidad bien entendida.

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1518 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: