Para minimizar la delincuencia en Venezuela

Sin duda que hasta ahora los planes puestos en práctica en Venezuela para el combate de la delincuencia han fracasado y para comprobarlo solo hay que darse cuenta como la delincuencia se ha multiplicado en pocos años. Hoy la seguridad para preservar la vida o bienes en las calles es muy limitada, ni siquiera dentro del hogar se siente una seguridad absoluta en cuanto a no ser victima de los hampones. Esto indica que habrá que cambiar la forma de aplicar tales planes e inventar otros con la intención de hacerlos más efectivos para el combate de la delincuencia. Por tal circunstancia me atrevo esbozar aquí una idea que el gobierno debería poner en práctica para el combate efectivo de la delincuencia, su aplicación y que organismo oficial nacional tendría la responsabilidad de su administración, supervisión y la certificación de resultados.

En Venezuela existen 2 Ministerios en el ramo educativo, uno que se ocupa de los niños y adolescentes hasta que completan sus estudios hasta completar la secundaria, y el otro que se ocupa de la instrucción superior; jóvenes de edad avanzada. En el deporte también tiene que existir 2 Ministerios, un Ministerio de Deportes para que se ocupe del deporte y la recreación en niños y adolescentes, aprovechando su funcionamiento para enseñarles principios morales y así completar la educación recibida en sus hogares; y a la vez criar en ellos el hábito deportivo. El otro Ministerio de Deportes, podría agregársele algún otro nombre para su diferenciación, se ocuparía en la obtención de atletas de alta competencia. El Ministerio que se ocupe en llevar el deporte a los niños y adolescentes debe contar con gente capacitadas en enseñar a niños y adolescente buenas costumbres y buenos sentimientos, tal como si fuera este Ministerio un ente más en la formación física, psíquica, mental y espiritual de los niños hasta que cumplan los 13 años de edad; influyendo en ellos para que adopten una serie de convicciones que seguro les impedirá tomar decisiones incorrectas en contra de algún otro semejante.

El Ministerio de Deportes para niños y adolescentes deberá tener en su nomina el personal estrictamente necesario, sobre todo en cuanto a promotores, entrenadores, técnicos y organizadores de eventos deportivos, pero no para que permanezcan solamente dentro de las oficinas, no, ellos deberán ir a los sitios donde desarrollen diferentes actividades deportivas para ir incrementando los juegos deportivos en los barrios, urbanizaciones, aldeas, caseríos y comunidades en donde estos eventos deben realizarse permanentemente con el propósito de no darle tiempo a los niños y adolescentes a utilizar su tiempo libre en actividades que pudieran ser perjudicial a su persona, a sus familiares, a la comunidad y al país en general al ser captados por personas corrompidas que los inducirían a entrar al sórdido mundo de la delincuencia. Y siendo por eso que la nueva estructura en la conducción del deporte en los niños venezolanos deberá ser novedosa, evitándose las contaminaciones anómalas que hoy persisten en la conducción del deporte, por lo que tendrá que establecerse el conceptos que este nuevo organismo será un ente formador de gente buena de espíritu, considerándose cada centro deportivo como una escuela de excelente enseñanza en la educación a sus alumnos para que sean buenos ciudadanos.

Siempre se ha oído que la delincuencia solo se combatirá eficientemente con la educación del individuo, no confundir educación con instrucción, y ésto es la pura verdad. Claro está que para ver sus resultados se necesitará un tiempo algo largo, es necesario que el niño y adolescente cumplan los 13 años de edad, es decir, el trabajo formador de conciencia tiene que ser constantes pues lógicamente para ver el fruto habrá que esperar algunos años. Observe como hay que esperar más años para que un estudiante logre obtener su título profesional, ésto se llevará unos 23 años entre su educación e instrucción, sin embargo el Estado gustosamente asume su responsabilidad y facilita los recursos necesarios para que el joven alcance ese objetivo; sin llegar a ser una buena parte de estos profesionales buenos ciudadanos. Vea como la formación de un buen ciudadano por intermedio del deporte el Estado necesitaría unos 10 años menos que para la formación de un profesional. Venezuela está exigiendo una revolución deportiva, tal como lo prevé expresamente el artículo 111 de nuestra Constitución Nacional.


joseameliach@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4530 veces.



José M. Ameliach


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a103021.htmlCd0NV CAC = Y co = US