tanto al presidente, vicepresidente, como asamblea nacional

La marcha por la nacionalización cumplió su cometido la entrega de un documeto petitorio

Nuestras propuestas, opiniones y reclamos

Al ciudadano Presidente
Hugo Rafael Chávez Frías
Presente
C/c a La Asamblea Nacional

En primer lugar les hacemos llegar un saludo socialista, clasista y bolivariano. Los trabajadores venezolanos estamos de nuevo movilizados desde todos los estados del país, con el esfuerzo físico y económico que eso significa para todos nosotros. Son muchas las causas que motivan esta nueva e importante concentración obrera que llega hoy hasta Caracas. Con este documento queremos hacerles saber las opiniones, las propuestas y también los reclamos que los trabajadores tenemos en esta nueva etapa que transitamos en Venezuela.

Avanzar con las nacionalizaciones sin demora

Si hay una medida del gobierno que ha traído mucho debate y opiniones diversas, es el anuncio de nacionalizar las empresas estratégicas, para que vuelvan a estar en manos del estado. El imperialismo, los grandes grupos económicos, y hasta gobiernos de Sudamérica han salido a manifestar su oposición a estos anuncios, bajo el argumento de que así no se respeta la libertad y la propiedad privada y se aleja la inversión extranjera. Con ello esconden su necesidad de seguir teniendo la “libertad” de llenar sus cuentas bancarias con nuestros recursos naturales y el esfuerzo del pueblo de Venezuela.

Los trabajadores de la UNT no tenemos ninguna duda: apoyamos los anuncios de nacionalizar las empresas estratégicas, comenzando por la CANTV y el sector eléctrico. Desde el anuncio hasta hoy, es evidente que hay presiones para no avanzar. Los sectores que se oponen quieren estirar la resolución lo más posible. Esta es la razón principal de esta movilización. Creemos necesario sacar a la calle toda la fuerza de la clase obrera para fortalecer este camino. No se puede volver atrás con los anuncios de nacionalización. Estos grandes grupos privados de procedencia norteamericana no pueden continuar ya ni en la CANTV ni en el sector eléctrico. Y, adelantamos nuestra disposición a prepara una nueva y unitaria movilización nacional, con todos los sectores de la UNT y del movimiento popular y campesino para fortalecer este camino de nacionalizaciones.

Traemos ante Usted también nuestra propuesta de extender las nacionalizaciones a otros sectores. Uno que consideramos muy importante, es el complejo Sidor, del estado Bolívar. Para el desarrollo industrial de nuestro país, es muy necesario poner este sector también en manos del estado, terminando con la voracidad y la superexplotación que sus dueños actuales realizan sobre miles de trabajadores fijos y contratados, que pese a ser menos de la mitad que antes de la privatización, producen varias veces mas que en esos años.

También proponemos una solución en el mismo sentido para la empresa Sanitarios Maracay que era propiedad de unos patronos que se negaron a pagar las utilidades a los trabajadores y desde entonces, se esfumaron de las instalaciones de la empresa. Pensamos que, la medida ideal para esta empresa sería estatización con una concepción distinta a las experiencias cogestionarias, de cooperativización y de EPS de las que se han desarrollado hasta ahora en el país. No obstante que, le estamos anexando un informe detallado de la situación de este caso, no queremos perder la oportunidad de recalcarle, que allí, hay más de 600 trabajadores que vienen haciendo un esfuerzo enorme, ante la irresponsabilidad patronal, por mantener la producción bajo su dirección. Se hace urgente y necesario, una solución definitiva, donde el estado se haga cargo, manteniendo el protagonismo de los trabajadores en la dirección de la empresa. El mismo camino podría seguirse en las empresas que en cada estado se encuentren en similar situación.

Este último ejemplo, es una muestra clara de una propuesta que tenemos sobre el tema nacionalizaciones: estamos en un momento donde el protagonismo de los trabajadores es fundamental para concretar el carácter del Poder Popular y camino al rumbo socialista del país. Creemos necesario que la forma que vayan a adoptar para la participación de los trabajadores y trabajadoras sean debatidas democráticamente con ellos en cada empresa que entra en ese proceso. Solicitamos el derecho a opinar y decidir, y sobre todo, que sean vanguardia en la conformación de las nuevas Directivas. La mejor forma de que las empresas nacionalizadas funcionen con eficiencia, con sentido social, y evitando males como la corrupción y el burocratismo, es que sean los propios trabajadores quienes la administren y controlen. Aclaramos además, que en nuestra opinión, los dueños actuales de las empresas no deberían recibir indemnización alguna.

El sector petrolero y la Administración Pública

Hay dos sectores que ya hace mucho tiempo vienen sufriendo distintas injusticias y demoras en sus demandas. En el caso de la Administración Pública hace ya mas de tres años que tienen frenada la discusión de su nueva Convención Colectiva. Quien preside Fentrasep, central que los agrupa, se niega a realizar elecciones democráticas en esa organización. Si bien, hay sectores sindicales que están dando la pelea para lograr se realice este acto eleccionario, es evidente que el conjunto de los trabajadores no puede seguir pagando la irresponsabilidad de un sector sindical que se niega a realizar elecciones porque temen una derrota. Por lo tanto, volvemos a solicitar que siguiendo el ejemplo de lo realizado anteriormente con el sector eléctrico, que tenía una situación similar, el gobierno se decida a realizar el debate de un nuevo contrato marco con los sindicatos de base que si están legitimados, para terminar con esta situación de injusticia.

En el caso del sector petrolero, es evidente y público que además del retraso en el inicio de la discusión para una nueva Convención Colectiva, persiste la división sindical porque las federaciones no están legitimadas por no haber realizado elecciones. Esos sectores que no se quieren legitimar con elecciones democráticas están ocasionando un grave perjuicio al conjunto de los trabajadores petroleros.

Aún cuando esa situación de ilegitimación de las federaciones sindicales petrolera es un problema de los trabajadores, en donde el estado se debería mantener al margen, es necesario entonces que el gobierno se haga de una política enmarcada en principios, moral y humanismo, que por un lado no ayude a sobrevivir a esa burocracia sindical, mucha de ella golpista y negociadora de empleo, enquistada por años en la industria petrolera y pro otro lado, se garantice los mismos derechos de los trabajadores de PDVSA para todos los trabajadores petroleros de la llamada apertura. Entonces, no se puede dar inicio a ninguna discusión de la Convención Colectiva con una federación que es un producto de acuerdo de esas cúpulas en donde no se ha tomado en cuenta a sus trabajadores afiliados, a la mayoría de sus sindicatos de bases y mucho menos a las distintas organizaciones sindicales no federadas. No puede haber otro camino digno para las partes que avanzar a elecciones por la base hacia un sindicato único nacional y hacia un contrato único que parta de las conquistas actuales y las supere ampliamente. Esas son condiciones necesarias para fortalecer la situación, la presencia y el rol de los trabajadores en la industria petrolera.

Reiteramos, porque puede desestabilizar la armonía de los trabajadores del sector petrolero, que el gobierno no puede habilitar, avalar y/o querer legitimar a una supuesta unificación de las federaciones, para encarar ellos el debate sobre el nuevo contrato. Creemos que el gobierno, consciente de esta situación, no puede avalar el accionar de estos supuestos dirigentes que en nada reflejan las opiniones de los trabajadores. Es hora de terminar con esta forma perversa de sindicalismo en el país.

La inflación y el salario: dos problemas urgentes

A la vez que apoyamos las nacionalizaciones y nos movilizamos para garantizarlas, también existen problemas cotidianos, y graves que nos preocupan y que necesitamos colocar en la agenda de su gobierno, para una rápida solución. Uno es la inflación, que como es de público conocimiento avanza mes a mes golpeando la vida de las familias trabajadoras. Creemos que se impone un plan de medidas urgentes y necesarias que el gobierno bolivariano debe encarar sin demora, antes de que se siga deteriorando el nivel de vida del pueblo pobre de Venezuela que es al que este gobierno le ha dedicado más atención para mejorar sus condiciones de vida. Y en particular también atender y evitar los peligros que el sector de los trabajadores del transporte sufre, ante la posible suba por parte de sectores patronales, de los materiales de insumo y repuestos necesarios para la prestación de este servicio tan necesario.

En nuestra central tenemos algunas propuestas, que nada tienen que ver con los reclamos que los grandes sectores patronales andan proponiendo por los medios privados. Para tomar medidas, la prioridad debe ser que no sigan perjudicándose los trabajadores y sectores populares. En ese sentido creemos que en primer lugar se pueden fijar precios máximos para todos los productos de utilidad en la vida diaria de las familias, incluyendo los alquileres. Acompañando esta medida con fuertes sanciones económicas a los sectores empresarios que no cumplan con estos precios.

En segundo lugar, y ante los intentos de sectores del poder de generar caos y demostrar la falta de productos, se debe promover una ley contra los acaparadores de mercancías, para lograr que todos los productos estén al alcance de las familias y que no se especule con futuros aumentos promoviendo la falta de mercancías actual. Las empresas de rubros de alimentos y de su comercialización que se sumen a posibles desestabilizaciones o que aumenten los precios por fuera de la ley, deben ser expropiadas y puestas bajo la producción y control social de los trabajadores.

Por otra parte, el golpe que la inflación significa para millones, en nuestro caso lo agrava el hecho de que transitamos un período de retraso salarial. Si bien, el gobierno otorgó durante el 2006 algunos aumentos al salario mínimo y a otros sectores, globalmente el salario mínimo sigue siendo muy bajo, inferior a los 600 mil bolívares, y toda la escala salarial viene por detrás de lo que gasta una familia para vivir. Por lo cual solicitamos rápidamente compensaciones o un aumento general de salarios en todos los sectores públicos y privados, garantizando en primer lugar que el salario de ningún trabajador quede por debajo de lo que vale la cesta básica, ya cercana al millón de bolívares.

Un cambio necesario: hacia una nueva Ley del Trabajo

Un tema que queremos encarar contada seriedad es el debate acerca de una nueva la Ley Orgánica de Trabajo. El país ha transitado por nuevas conquistas sociales estos años, pero extrañamente, en los temas laborales, seguimos bajo las normas de una Ley Laboral anterior, de la IV República, que refleja la relación de fuerzas anterior al proceso bolivariano. Es decir, que no refleja nuestros legítimos derechos y menos una estructura socialista, sino más bien propicia muchas trabas e impide nuevas conquistas, garantizándose así los derechos del capital sobre los nuestros.

Evidentemente, si el Presidente anunció a principios de enero que comenzamos una etapa de transición hacia el socialismo, tener una ley así en vigencia choca con este objetivo. Se debe iniciar urgentemente un debate democrático y protagónico, donde participen todos los sectores obreros del país, hacia la construcción de una nueva ley, que refleje la situación actual y le de precisamente, jerarquía de ley a muchos derechos sociales y laborales que los trabajadores nos hemos ganado en años de lucha.

Respuestas a las demandas de los trabajadores en cada región del país

Aunque no nos vamos a referirnos a casos particulares, salvando la aclaratoria de que estamos entregando documentación por separados de situaciones de los que ya hemos hecho referencia (petrolero, Sanitarios Maracay), estamos también entregando un informe del despido del Secretario General del Sindicato de la Asamblea Nacional y de la situación de las automotrices en donde ya hay una situación de inestabilidad a raíz de las presiones de los empresarios de estos sectores por la implementación de la Resolución Nº 195, es bueno que ustedes tengan conocimiento de que en todos los estados del país, hay situación de conflictos. Algunos son por reclamos salariales, otros por despidos y cierre de empresas u otros por ataques patronales e incluso por acciones de algunas instituciones del estado centralizado y descentralizado.

Todos esos conflictos, mas allá de la dispar envergadura que puedan tener necesitan respuestas y mucho de ellos reposan desde hace tiempo en las Inspectoría de Trabajo. Por lo cual solicitamos, en particular al Ministerio del Trabajo que considere avanzar a conformar en cada estado Mesas de Discusión para estos conflictos, coordinados por el Inspector Nacional del MT y los Coordinadores Regionales del MT y con la participación de todos los sectores involucrados, con el fin de agilizar las respuestas a las demandas que se presentan en cada lugar.

Los trabajadores queremos avanzar al socialismo

Para terminar queremos ratificar la convicción de los trabajadores en avanzar hacia una perspectiva socialista en Venezuela. Millones votamos por Chávez el 3 de diciembre, no solo para derrotar al imperialismo y su candidato, sino también para profundizar la revolución y comenzar a solucionar los grandes problemas sociales que aún existen. Los anuncios de nacionalización, el quite de concesión a RCVT y el debate sobre la reducción de los sueldos exorbitantes de los altos funcionarios son algunas medidas que apuntan hacia esa profundización.

Pero es evidente que es necesario mucho más para terminar con el poder capitalista en el país. Los trabajadores estamos dispuestos y pedimos no solo que no se vuelva a atrás con las nacionalizaciones, sino que proponemos que estas sean un primer paso de nuevas medidas que ataquen el poder patronal. En particular, creemos que se abrió el momento de avanzar sobre el poder financiero que vienen absorbiendo como gigante centrífugas, grandes fortunas y que hoy vuelve con sus amenazas e intentos de generar caos. Somos partidarios de debatir allí también una nacionalización, para poner todos los recursos económicos del país en nuestras manos.

Somos partidarios también de acompañar la lucha contra la corrupción y el burocratismo en todas las esferas del gobierno y del estado, de abrir el debate sobre la administración y gestión de PDVSA, donde se mantienen grandes privilegios y métodos cuarto republicanos. Somos partidarios de abrir el debate sobre el monto de los sueldos de los funcionarios, de comenzar a definir medidas de castigo a todos los que estén involucrados en casos de corrupción y burocratismo. Queremos el mayor protagonismo para las organizaciones obreras, populares y campesinas, representativas y legitimas, en todas las tomas de decisiones y en el rumbo a seguir, para que se exprese realmente y a fondo el poder protagónico y popular.

Para el fortalecimiento de este camino en Venezuela, es que queremos seguir construyendo y engrandeciendo una poderosa UNT, una fuerte y democrática herramienta de organización de los trabajadores que sea un motor central en la pelea por lograr cambios de fondo hacia el socialismo. Que tenga una dirección democrática y legitimada por los trabajadores a través de elecciones libres y por la base, y también sindicatos democráticos con elecciones y dirigentes reconocidos y pegados a sus compañeros. Que apoye cada una de las luchas obreras, y que levante la voz para denunciar, como ahora, las muertes y la violencia de los sicarios contratados por patronales mafiosas de la construcción.

Somos partidarios en resumen, de luchar por todos estos objetivos socialistas. Como lo aprendimos en nuestra propia vida de trabajadores, nada se consigue sin luchar, y menos aún el construir un país sin capitalismo. Razón por la cual, a la par que hacemos estas propuestas, vamos a seguir movilizados, enfrentando el poder patronal, enfrentando y denunciando a los sectores burocráticos que no quieren avanzar, defendiendo en la calle si es necesario los reclamos obreros en cada estado. Porque al movilizarnos, al proponer nuevos pasos anticapitalistas, al criticar y disentir si así lo requiere la situación, estamos convencidos de actuar como revolucionarios, porque ninguna revolución triunfa con sumisión, con dirigentes que se callan la boca o que no denuncian las injusticias, vengan de donde vengan. Este es nuestro compromiso como dirigentes de la UNT y de la corriente mayoritaria de la misma.

Aprovechamos finalmente, para solicitarle al ciudadano Presidente de la República, una reunión, que esperamos pueda ser en los próximos días, en donde podamos intercambiar opiniones sobre temas que afectan a los trabajadores, y también acercarle nuestra opinión sobre el futuro de la UNT y como vemos la posibilidad de estructurar para su fortalecimiento la conformación del PSUV.

Sin otros motivos y a la espera de su respuesta, lo saludamos


Por la Coordinación Nacional de la UNT y CCURA)



Orlando Chirino Stalin Pérez Borges Richard Gallardo Rubén Linares




Reinaldo Díaz (Secretario General del Sindicato de la Electricidad - Caracas)


Alexis Bentancourt (Secretario General del Sindicato de la Electricidad -Valencia)


José Bodas (Secretario General Fedepetrol - Puerto La Cruz)

Ivan Freites (Secretario General de Sindicato SUTPGEF del Complejo Refinador Paraguaná)


José Servelión (Secretario de Organización Fedepetrol - El Palito)


Humberto López (Secretario General Sindicato de Trabajadores Sanitarios Maracay)


José Meléndez (Secretario de Finanzas del Sindicato de Trabajadores de Sidor/ SUTISS)


Marco García (Comité Ejecutivo de Fentrasep)


Marco Tulio Díaz (Secretario General de la Federación de la Construcción - FUMTBCAC)


Richard Mambell (Presidente del Sindicato de Transporte - SUTRADIMECA)


Juan Aguilar (Dirigente del Sector Automotriz)


Christian Pereira (Junta Directiva de la Federación Automotriz - UNTSCAA)


Marco Ojeda (Secretario General de SINTRASINCORAN)


Joel Arcia (Secretario General del Sindicato de Trabajadores de Petrozuata)


Saded Darwich (Secretario Ejecutivo del Sindicato de Trabajadores de Ameriven)


Dulys Morillo (Secretario De Organización de SINTRACENE)

Vilma Vivas ( Coordinadora de UNT Tachira- sector educativo)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5215 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas