Honduras: Están armados y son peligrosos

El tal Micheletti, quien está haciendo el trabajo sucio de los gringos en Honduras, comanda una jauría de militares para quienes el término “gorila” es más bien  complaciente, sin tomamos en cuenta que los pacíficos primates que así se llaman no se han metido con nadie. Al contrario, la civilización occidental los puso al borde del 
exterminio. En cambio, Micheletti y compañía ya llevan varios muertos, muchos heridos y, al peor estilo de su maestro Pinochet, ya los prisioneros fluyen hacia los estadios. 
 
Uno, que no sabe nada de política internacional y que no está en esas altas reuniones de altos mandatarios, piensa que el problema de Honduras no se solucionará sin violencia, y que debiera ir una comisión de las Naciones Unidas a ayudar a Zelaya, como fueron para Haití después del derrocamiento de Aristide a aplastar la revuelta popular con los cascos azules, a pesar de que el pueblo haitiano no estaba armado y entrenado como esta pila de bandidos, que tomaron el poder por las armas y con el evidente apoyo de sus amos imperiales. 
 
Pero pareciera que los cascos azules sólo se mueven si eso favorece a los intereses del imperialismo, si son las empresas transnacionales las que se van a beneficiar y no el  pueblo, como ocurre en esta oportunidad, en que la gente eligió a Zelaya y ahora, por la fuerza, está gobernando el tal Micheletti, (o Pinochetti, como lo llamó el presidente de Ecuador), un sujeto que ni siquiera pudo ganar las elecciones internas del partido liberal, cuya cúpula después traicionó a Zelaya. 
 
Y es que esos sicarios están armados y son peligrosos, no van a ceder. El cabecilla se burlaba, más allá del temor que muestra su equipo en la grabación de la declaración nocturna, cuando tuvo que aceptar que el verdadero Presidente estaba en su país. Y la situación en Honduras es tan absurda, hay tanta impunidad y tanta sinvergüenzura en la falta de acción verdadera de los organismos internacionales, que hasta un hombre moderado como Lula tuvo que levantar la mano y decir “ya basta”, ofreciendo refugio al valiente Mel en su embajada y, a juzgar por la firmeza de su expresión cuando daba declaraciones, tal vez deseando que le den un solo tiro a la embajada para intervenir en 
defensa de su territorio, su gente y su huésped. 
 
Pero no es tan fácil. La carta dominante, que nadie se atreve a mencionar, son los Estados Unidos. Una vez más se demuestra la inteligencia de Lula quien, en reunión con los altos dignatarios imperiales, buscó involucrarlos en la protección de Zelaya, de 
neutralizarlos. Aunque dudo que lo lograra, porque al igual que el pirata Jack Sparrow de la película gringa, esa gente no respeta las leyes y se burla de todo acuerdo que haga con los demás. Aún así, el imperio, que está en proceso de declinación, perderá políticamente, sea cual sea la posición que adopte. Tal vez por eso mantienen la 
conducta guabinosa de su mascarón de proa, Obama. 
 
En el inicio del ocaso de su dominio mundial el imperio está en retirada, por eso ha abandonado el proyecto delirante del escudo antimisiles en Europa, trata de acomodar las cosas en el medio oriente y salió de Irak. Es cuestión de tiempo que salga de Afganistán. Intensificaron la guerra y enviaron más gente, porque querían salir 
como vencedores. Pero saldrán de todas maneras, porque no aguantan más. 
 
Una vez recogidas las fuerzas que tienen en otros lados, reacomodados para arreglárselas con los lacayos que tienen en los países de donde salgan, confiando más en sus artefactos tecnológicos y dejando el personal mínimo, los gringos intentarán hacerse fuertes en nuestro continente. Por eso, al ser humillados por los ecuatorianos que les 
patearon el trasero y los obligaron a salir de Manta, se fortificaron mucho más en Colombia, algo que tenían planeado desde hace tiempo. 
 
El pisa pasito de Tabaré Vásquez hace tiempo que venía picándole el ojo a la Clinton, (no sé qué pasaría entre ellos, se sabe lo pega cacho que es el consorte de la gringa), pero lo que está claro es que el traidor uruguayo es un peón ubicado en el vértice del cono sur, y eso es importante para tomar el control de las costas del Atlántico Sur, que ya tienen las del pacífico con la Bachelet, y no les extrañe que construyan una gran base militar en la frontera entre esos países. Con el gobierno “amigo” que tienen en Australia, el Sur sería militarmente suyo. 
 
Pero también les conviene estar bien con Brasil, A Lula le queda poco tiempo en el gobierno, probablemente tienen un falso izquierdoso financiado por sus ONG en el gigante portuñol, y si logran imponer otro lacayo allí, será más duro para los  revolucionarios bolivarianos avanzar en las transformaciones que están planteadas. 
 
Si los gringos que dominan en EE UU tienen dos dedos de frente van a presionar a Micheletti para que abandone, aunque su carta principal ahorita es el acuerdo de Costa Rica, que le dictó la dama de los cachos a su lacayo premio nobel de vendepatria, que apoyan los otros chupamedias, y que nadie se ha atrevido a objetar claramente. Pero la correlación de fuerzas en Honduras ha cambiado con la presencia de Mel Zelaya en su país, con el apoyo político de casi todo el mundo y con unos cuantos gobiernos 
progresistas con ganas de ponerle punto final a la crisis, a favor de los pueblos. 
 
De cualquier manera, la situación en el hermano país centroamericano está como en la cuerda floja, pero abajo de la cuerda hay una gran navaja. La fuerza que se resbale caerá y se destrozará. En esta coyuntura de pueblo revolucionario vs poder imperial, ALBA  vs yanquis, espero que la salida sea a favor del pueblo. 
 
Sólo queda confiar en la diplomacia solidaria del ALBA, de los gobiernos progresistas de UNASUR, que pudieran expulsar a los fascistas del gobierno de Honduras sin disparar un tiro. Pero si eso no ocurriera, aunque no soy un valiente, aprendería a manejar un arma para ir a combatir al lado del pueblo hondureño, que ha despertado, 
“Ha dicho basta y ha echado a andar”. 
 
 
* (Abogado)

 


elcaciquehoy@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1369 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter