(O las posibilidades de una conflagración nuclear)

Un panorama internacional inquietante

El energúmeno asesino que preside EEUU, ha resultado ser mejor que todos los revolucionarios que ha dado el mundo, que con todo el esfuerzo y la inteligencia que volcaron en pos de la derrota del Imperio, no lograron dejar a la potencia en el punto al que Bush la ha llevado. El sólo con su ignorancia, su idiotez y sus vicios, y con la muy poca ayuda de los brutos que le rodean, ha logrado llevar a su país a un estado tal, que mañana cuando se de el inevitable colapso en esa nación, no será mucha la gente que se sorprenda. Lo único malo de esto que sería tan bueno, es que en su locura nos arrastre a todos con él.

 La desaparición del Imperio como tal, no es la del país y sus habitantes que son distintos y ajenos a los beneficios de los fines imperiales, por lo que tienen todo el derecho para permanecer en la producción de otro y mejor destino, como cualquier otra nación, pero ese eclipse será primero para ellos y luego para la humanidad, una de las mayores gracias que como tal se pueda recibir. EEUU tiene el deshonroso papel de ser la nación que más dolor ha llevado al mundo. Búsquese en toda la historia un país que más asesinatos haya cometido y se constará que ninguno ni de lejos le opaca.

 Todos los Continentes han conocido y sufrido su maldad. Ninguno fue excluido de su protervia. Tiene el desgraciado privilegio de ser el único país que usó, contra una nación ya vencida que negociaba su rendición, dos artefactos nucleares que hasta el presente sigue dejando víctimas. Esta nefanda experiencia, que sus medios de comunicación ocultaron a sus ciudadanos que todavía no conocen los efectos de esas armas, no les sirvieron a sus gobiernos para comprender que de seguir con esos emprendimientos se ponía en riesgo la supervivencia humana. Como hoy, más que nunca lo está.

  EEUU con su conducta, ha pervertido las relaciones internacionales. Por supuesto que no ha surgido por generación espontánea ese comportamiento, sino que ha sido una elaboración dada desde su asentamiento en todo el territorio que hoy es su país; cosa que hicieron sobre el crimen de sus aborígenes. Lord Jeffrey Amherst desde Ohio le dirigió una misiva al coronel Henry Bouquet, radicado en Pensilvania, consultándole sobre la posibilidad de infectar con viruela a los nativos. El coronel tan criminal como el anterior, le contestó que procuraría inocularla en cobijas, teniendo el cuidado para no contagiarse.

 A Amherst le pareció magnífica la idea, enfatizándole que había que recurrir a cualquier medio con tal de extirpar a esa raza, que era una escoria. Invitados un 24 de junio al fuerte Pitt los jefes de los delaware, recibieron dos cobijas y un pañuelo del hospital de viruela. Los pueblos mingo, delaware y shawnee, amerindios del valle del río Ohio, contagiados de viruela murieron en gran cantidad. Esto sucedió en el año 1763. Como fácilmente se puede apreciar, esas costumbres del envenenamiento son bien añejas.

 El veneno en ese país ha sido una herramienta usual, existiendo abundante documentación que lo prueba. Hoy todo su instrumental de guerra defensivo y ofensivo, contiene uranio empobrecido cuyo efecto contaminante permanece millones de años ahí donde caiga y se desintegre. Sus propios soldados han sido víctimas de él, cuestión que sus científicos pretenden negar pese a la abundancia de evidencias que lo confirman.

 La fiebre del golfo es el nombre que primero se le dio, a esa enfermedad producto de ese contacto nefasto. Las consecuencias en Irak, pese a lo poco que por fotografías ha trascendido, generan horror. Una de las mayores autoridades científicas en materia nuclear, Lauren Moret ha denunciado que el uranio empobrecido lanzado en Medio Oriente puede llegar a ser más letal, que las dos bombas atómicas arrojadas sobre Japón. Otro augurio suyo es peor aún. Dice Moret que “el futuro genético de la mayoría de la población iraquí puede considerarse ya destruido”.  

 Por lo expuesto, no resulta difícil comprender la conducta inefable de Bush. No hay que buscarle otras motivaciones que aquellas que se deducen de las experiencias señaladas. La mentira y el crimen les son inherentes a sus gobernantes, que como toda norma tiene su excepción. Desde el inicio del siglo anterior con Teodoro Roosevelt hasta la fecha, los únicos que en nuestro criterio escaparon un poco a ese patrón han sido Franklin Delano Roosevelt y Jimmy Carter.  

 La decadencia que el actual aceleró en ese país, cada día se hace más visible. La especulación gira en torno a cómo se producirá su fin, si implosionará y caerá repercutiendo fuertemente solo en su país, o si lo hará por la vía en la cual está incursionando: destrozando lo más que pueda del mundo. El peligro es muy grave y lo es más por la escasa calidad suficientemente demostrada de su elenco gubernamental.

 Ante la situación enormemente compleja que soporta su país, donde todo va de mal en peor, perdiendo la gente su vivienda, donde el consumo alimentario de sus hogares ya comienza a enfrentar carencias hasta hace poco desconocidas, donde muere gente por no disponer de asistencia médica gratuita, ni poder pagarla, este bárbaro, en lugar de dar su mejor esfuerzo para tratar en el poco tiempo que le queda como gobernante, de resolver algo de lo tanto que hay que recomponer, se dedica a sembrar en el mundo destrucción sin ningún recato.

 Ni Reagan y su ignorancia que parecía inalcanzable, podría superar la de este mequetrefe. Jamás conoció ese país a alguien tan mendaz como Bush. En toda su historia, por la que han pasado cuarenta y tantos gobernantes, de los cuales una gran mayoría de ellos pueden calificarse sin exagerar como mentirosos y capaces de ser sin dudar -aquellos que no lo fueron-, también asesinos, no se encuentra ninguno como este. Pasarán muchos años para que llegue alguno que supere sus peores marcas. Pero, en verdad, parece una misión imposible de concretar. Para conseguirlo tendría que destruir el planeta.

 En una encuesta del diario Usnews interrogando sobre los 10 peores presidentes de la nación, Bush hijo obtuvo el 67 por ciento que lo enquistó sin rival a la vista, como el peor presidente que ha tenido ese país. El segundo, con un escaso 21 por ciento fue Nixon que también fue muy malo, pero que al lado de aquel es un querubín. Es también considerado, entre todos los presidentes que han tenido, como el de más bajo nivel intelectual, con la gravedad que eso implica, pues no se le ha comparado con doctos y eruditos, que son cualidades ausentes en todos los presidentes que ha tenido ese país.  

 Hoy se conoce que cuando Bush asumió, para desgracia del mundo, la presidencia de esa nación, ya traía como objetivo la destrucción de Irak, el arrebato de su petróleo y la consumación de su hegemonía no solo en la región, sino también en el mundo. Era la única potencia existente ¿qué le impediría lograrlo? Todo había sido ya establecido en el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano (PNAC). El, con la ayuda de su pobre equipo se dispuso a ejecutarlo. Y en eso están.

  2

 Es suficientemente conocido que EEUU en la consecución de sus intereses, no conoce reparo que le detenga. Suscribe compromisos internacionales según su conveniencia. Si les son útiles los firma, sino no. La ley nunca le constreñirá en el logro del objetivo que busquen. La violan tantas veces como les sea preciso.

 Fueron EEUU, la URSS y Gran Bretaña, los primeros firmantes del Tratado de no Proliferación Nuclear (TNPN) que les obligaba -pero sin establecer el marco temporal-, a eliminar el armamento nuclear que poseían. Los tres no solo no cumplieron el compromiso asumido de desarmarse, sino que además siguieron la fabricación de armas todavía más letales.

 Para ponerse de acuerdo dos potencias nucleares antagónicas, tienen que bregar mucho, pues todo es examinado y discutido con un rigor pocas veces visto. Sin embargo EEUU y la URSS lograron establecer unas condiciones satisfactorias para ambos. Fue así que se firmó en 1972 el Tratado Antimisiles Balísticos que materializó un equilibrio nuclear. Sin duda que fue un paso gigante, pues abría la posibilidad de dirimir en torno a una mesa, asuntos tan complejos como los que se refieren al armamento nuclear.

 Sin embargo, ya desaparecida la URSS y sin ningún peligro a la vista, arbitraria y unilateralmente, EEUU denunció el Tratado. Es peor todavía. Tiene en desarrollo un plan nacional misilístico de defensa (NMD) para proteger su nación de cualquier ataque de misiles balísticos intercontinentales, rompiendo con ello además de lo acordado en el 72, también con el equilibrio nuclear que mantenía con Rusia. Tiene ubicados para tal fin, radares en California, Alaska, Gran Bretaña, Japón, Groenlandia y en las islas Aleutianas. Y probablemente también en otros lugares que no conocemos.

 La desaparición de la URSS del espectro político con el agregado de su desmenuzamiento, dejó al hoy declinante país, como la única potencia mundial. Demasiado manjar para comensal tan vulgar. No supo por carencia de talento, administrar con grandeza su triunfo que se le ha ido yendo como agua entre los dedos.

 Procuró, con serviles cómplices acorralar a Rusia y a China en lugar de trabajar por la Paz. Lo hizo tan mal que tiene al mundo en vilo, pues su afán de predominio le llevó a desdeñar a la ONU, como también a manifestar su desprecio por lo que calificó como la “vieja Europa”, y a vulnerar abiertamente el ordenamiento legal internacional, para perpetrar el crimen de genocidio.

 El uso bastardo que ha hecho de la OTAN -creada para otras cuestiones-, la ha llevado a participar en agresiones y sojuzgamientos que está provocando consecuencias cada vez más complejas y peligrosas. Hablar del origen de esa organización no es posible aquí, sin embargo sí podemos decir que su predecesora nació en abril de 1949 y se conoció como el Tratado del Atlántico Norte o Alianza Atlántica. 12 fueron las naciones firmantes: EEUU, Canadá, Reino Unido, Francia, Italia, Noruega, Dinamarca, Islandia, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo y Portugal. Turquía y Grecia ingresaron en 1952, y en 1955 lo hizo la República Federal Alemana. España lo hizo luego de la muerte de Franco en 1982.

 Con el desencadenamiento de la Guerra de Corea, la Alianza Atlántica crea en 1950 una estructura militar permanente, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) con el fin de responder a una agresión contra cualquiera de sus miembros. Era su fin en realidad,  detener el avance de la URSS, no otro.

 Por su lado, en una conferencia de 8 países comunistas realizada en mayo de 1955 en Varsovia, sus participantes: Albania, Bulgaria, Checoslovaquia, Hungría, Polonia, Rumania, Alemania Oriental y la URSS, crean el Pacto que llevará el nombre de la ciudad anfitriona: Varsovia.

 Era abierta en su ingreso que no distinguía las diferencias de sus regímenes políticos y económicos para aceptar nuevos miembros, pero sí era condición indispensable, la disposición de la nación aspirante a integrarse, a contribuir con su participación y esfuerzo, a la salvaguarda de la paz y la seguridad de los pueblos. Como se ve, era distinta en sus fines a la OTAN. Todavía hoy mucha gente piensa que el Pacto de Varsovia precedió a la OTAN. No fue así sino al revés, es la OTAN que antecede al Pacto.

 Cuando se extingue la URSS y algunos de sus miembros deciden separarse, la OTAN ya sin enemigos a la vista, perdió su razón de ser, ya no tenía sentido pues no tenía adversario que le pudiera agredir. En conversaciones sostenidas con los últimos líderes de la URSS, se comprometió a respetar las fronteras de Rusia, no haciendo avanzar a su organización hacia ellas. Lo natural, lo lógico era que también la OTAN al evaporarse, diluirse, desaparecer sus fines, feneciera. No solamente no lo hizo, sino que además irrespetó lo acordado, hostigando y asediando a una nación que sólo quería encontrar su camino en paz.

 En esa locura, en ese sinsentido, ingresan en 1999 a la OTAN Polonia, Hungría y la República Checa. En el 2004 les siguen Rumania, Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Eslovaquia y Eslovenia. Bush pretendía hasta hace muy poco, que también ingresaran Georgia y Ucrania. Estos elementos ¿propenden a la paz?, ¿o son desencadenantes para nuevos y peores conflictos?

 Es en esta situación de aparente poder desbocado que se desmembra, atropellando acuerdos internacionales, la soberanía de Serbia amputándosele Kosovo. No hubo forma de discutir pues como se vio, era asunto de antemano ya decidido. Hubieron voces que anunciaron que la independencia de Kosovo era la apertura de una puerta por la que probablemente pronto aparecerían nuevos hechos que habría que lamentar. Mirar Europa es ver esa posibilidad. La caja de Pandora está abierta, y por ahí es que están surgiendo los demonios amos de todos los males.

 Hay que recordar que precisamente ahí, en la Península Balcánica fue que la OTAN quebrantando sus fines, sin haber sido agredida, la bombardeó con inclemencia y sevicia, para satisfacer los caprichos de su amo. El crimen horrendo no se desarrolló solo contra lo bélico del agredido, sino fundamentalmente sobre la infraestructura no militar. Se buscó provocar el mayor daño posible, y lo hicieron.

 Ensoberbecidos, en todo lugar encontraban un enemigo. Empantanados en Irak, con problemas cada vez más graves en Afganistán, amenazando a Norcorea, bombardeando algún país africano, y preparando planes para embestir contra Irán no logran aún comprender que con esa forma de proceder, están socavando su poderío.

 Torpes y necios no comprenden que no pueden avasallar al mundo sin encontrar resistencia, y que la habrá y se desarrollará con todas aquellas armas que el agredido considere pertinente, cualquiera sea su naturaleza. Todo lo que sea útil para exterminar al invasor es válido. Eliminarlo como sea es un requisito moral. Cuánto más daño se le haga, mejor.

 Los medios de comunicación, grandes fabricantes de realidades virtuales manejan la información y su publicidad en pos de los fines imperiales, que también son los suyos, mintiendo a más no poder. Así pusieron a Irán como violador de lo que esa nación fehacientemente respeta, que es el Tratado de no Proliferación Nuclear.

 Cunden las amenazas contra el país persa que somete sin ningún impedimento todas sus instalaciones transformadoras a las inspecciones que le quiera realizar el organismo competente, que es la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA). En la historia de este organismo, jamás inspeccionó tantas plantas de un país como lo ha hecho en Irán. Miles de horas fiscalizando, colocando cámaras que graban todo lo que en ellas suceda, para registrar siempre el riguroso acatamiento iraní a la ley.

 En tanto quienes le acusan siguen fabricando más armamento del tipo de ese que se comprometieron a eliminar de sus arsenales, violando ellos sí ese Tratado que dicen respetar. EEUU, país de gobernantes fariseos termina de acordar con India su colaboración en la fabricación de ese tipo de armas. ¿Denuncian y condenan los medios ese hecho que es público pero que apenas fue reseñado? ¿Acusan a EEUU de hipócrita? ¿Los que critican sin razón a Irán, censuran por esto a EEUU? Callan guardando un silencio cómplice y execrable. ¡Cuidado!, también callan respecto del armamento nuclear israelí, para el cual colaboraron en su producción, entre otros, Alemania y Francia.

 También hostigan a Norcorea. Comenzó ese acoso EEUU hasta el momento que Corea lanzó un proyectil intercontinental, asegurando luego su gobierno disponer de armamento nuclear. A partir de ese momento, EEUU trasladó a Europa y a la ONU el problema para que lo resolviera y lograra el desarme.

 Nada le impedía a Corea fabricar esas armas pues no estaba comprometido para no hacerlo ya que se había retirado del TNP. Nos es imposible no recordar una respuesta de Chomsky, que ante la pregunta de un periodista sobre si EEUU había atacado a Irak porque no se podía defender, contestó que si ese país hubiera podido responder el ataque, este no se hubiera producido.

 Es en este escabroso panorama tan proclive a una conflagración, que se produce el perverso ataque de Georgia contra Osetia del Sur. Se hizo cuando la mirada de todo el mundo estaba en la China, adonde habían concurrido los más excelsos deportistas del mundo a competir en la Olimpíada que tendría que ser, por antonomasia, la fiesta de la  Paz.

 Poco días después del ataque georgiano, EEUU firma con Polonia el tratado que le permitirá establecer, en el suelo de ese país misiles “defensivos”, que aproxima a un pueblo que seguramente no comprende el peligro de desaparecer que le implica esa instalación ¿o es que piensan que para Rusia le es indiferente esa amenaza latente sobre su territorio? Puede apostarse y no se pierde si se hace, que ya la misilística rusa está preparada para dar en caso de guerra, un golpe demoledor a Polonia. 

 Tanto tiempo había permanecido en reposo Rusia, que olvidaron que la disolución de la URSS no era lo mismo que el desarme de aquella. No solo no estaba desarmada, sino que había elaborado armamento más letal que el que tuvo en su momento la URSS. Cuando sucedió lo de Kosovo, Rusia alertó que por esa vía se estaba llevando al mundo a situaciones muy peligrosas. Con Osetia se llegó a ese punto y Rusia con su retaliación dijo basta.

 Los medios dicen hoy que Rusia invadió Georgia, sin mencionar que ese hecho respondió a una brutal agresión de Georgia a Osetia del Sur. EEUU acusa a Rusia de una violencia desmesurada y le exige retirarse de los espacios ocupados ¡Ellos, acusan de violencia! ¡Ellos, que la han perpetrado en todas las latitudes! ¡Ellos, que no dudan en bombardear población civil! ¡Ellos, que no se retiran de Irak! ¡Ellos, que permanecen en Afganistán! ¡Ellos, que han perpetrado genocidio varias veces! ¡Cuánta desvergüenza!

 Ya varios militares rusos han declarado que la flota de la OTAN que se encuentra en el mar Negro, sólo puede estar en él por un lapso no mayor de 21 días. Hay concreción en el lenguaje que no admite confusión. 21 días. Con esas precisiones no se juega. La flota rusa en el sitio lo confirma. Los rusos  están parados, serios y preparados. Se están contando los días y ellos nada bueno presagian.

 El panorama inquieta. Cualquier movimiento erróneo nos puede conducir a una situación que nos negamos a imaginar. Los gobernantes con mayor responsabilidad en el mundo, nos muestran con exageración su incapacidad para conducirlo. Tal vez haya llegado la hora del duro reclamo de los pueblos. La Paz eso exige.

roosbar@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2321 veces.



Roosevelt Barboza


Visite el perfil de Roosevelt Barboza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a62903.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO