La Unión Europea reculó con Borrell, aunque lo haga todo está dicho

La Unión Europea después de 15 años de ausencia de los eventos electorales a motus propio en nuestro país, no porque existieran impedimentos; simplemente por tener diferencias muy marcadas, más aún, nunca las han ocultado con el gobierno bolivariano de Venezuela; ahora decide asistir y lo hace como debe ser, a través de un documento suscrito con el organismo rector en nuestro país el Consejo Nacional Electoral, en calidad de observador. Es de resaltar que ningún país vaya a permitir, que una misión extranjera monitorear su proceso electoral. Las recientes declaraciones del portavoz de la UE Joseph Burrell o Borrell, no es de sorprender, se sabe con antelación los verdaderos intereses a que está subordinado este bellaco; cuando especifico inicialmente que asistían para verificar "que las elecciones fuesen creíbles, inclusivas y transparentes". Este emisario, además del odio que destila hacia nuestro país, no da un paso sino es validado por el Departamento de Estado gringo o lanza sus dardos venenosos después que lo hace EEUU. Ahora sin tapujos, sale a decir que la Misión llegó a Venezuela a "acompañar a la oposición" y que el informe se encargará de "legitimar o deslegitimar" al gobierno del presidente Maduro. Claramente viene a ser una intromisión soez, vulgar y grosera a un país que le abre las puertas a que asistan en calidad de observadores a una de las tantas elecciones llevadas a cabo en el marco de la democracia, la transparencia y las leyes. Venezuela es un país libre, soberano e independiente para que venga cualquier ñiquiñaque a leerle la cuartilla.

Pedro Calzadilla, presidente del CNE le replico: "Lo dicho por Borrell es una violación al acuerdo administrativo firmado entre la UE y el CNE". Donde señala que "Los miembros mantendrán una estricta conducta de imparcialidad, objetividad e independencia y no injerencia en el proceso electoral y respeto a la soberanía y autodeterminación nacional durante el desempeño de su mandato". Más claro no canta un gallo. Otro tanto dijo el presidente Nicolás Maduro al referirse a estas declaraciones: "rechaza enérgicamente estas declaraciones que revelan la pretensión injerencista a utilizar a la MOE de la UE en beneficio de una parcialidad política". Hasta Bernabé Gutiérrez, Secretario General de AD, salió en defensa de la institucionalidad, al sostener que: "los observadores de la UE y de cualquier parte del mundo no pueden emitir opiniones injerencistas sobre el proceso electoral de Venezuela", para luego rematar: "Aquí pueden venir, pero no a jugar un papel injerencista, a decir que las elecciones son buenas o malas, a ellos no les gustaría que los venezolanos fuéramos a un proceso electoral a calificarlos, ellos deberían ser respetuosos".

Rechazamos profundamente la presencia de la misión de la UE, que no emite opiniones propias, es un organismo, como lo hemos dicho anteriormente, subordinado a los intereses imperiales, que en lugar de venir a lanzar luces y abrir brechas para el entendimiento y el libre juego de las ideas, vienen a montar obstáculos, a cantar fraude y ver sombras donde no las hay. Estas son elecciones donde no hay ningún asomo de ilegalidad. Aquí los votos cuadran con la cantidad de personas que asisten a una mesa a sufragar. El ingreso del votante a la sala electoral es debidamente identificado, como lo hacen en los bancos, a través de la huella digital. En EEUU que algunos consideran como el plus ultra de la democracia, se ha visto que gana elecciones presidenciales el candidato que saca menos votos.

Quisiera no dejar por fuera al rey de Salamanca, es uno de los que están animando la abstención y había dicho que no estaba de acuerdo con la asistencia de la misión de la UE, ahora sale diciendo dentro de ese ajiaco de posiciones y declaraciones, no sabemos cuándo es en serio o en broma o si solo si está de acuerdo, deben venir como "observadores y participantes". Ahí les dejo es perla.

Ya para terminar, se tiene que decir; ahora como se ven con la soga al cuello, sueltan al ruedo, el día 11 de octubre a otro portavoz, un tal Peter Stano, diciendo que respetaran íntegramente los principios de imparcialidad, objetividad e independencia, en repuesta a la polémica desatada por Borrell. De todas formas el mal está hecho y todavía insistimos y sabemos muy bien que esta gente no respeta acuerdos, ya lo han hecho, en otras oportunidades, poco les importa volverlo hacer. Que nos interesa lo que vengan a verificar esa manada de escorpiones, solo vienen a tergiversar, todo lo que sanamente han observado. La presencia de la UP puede prestarse a una nueva escalada de violencia, precedida por la oposición golpista para ilegitimar las megaelecciones; se presume que esos acontecimientos son las que tienen mayor peso en el momento de redactar el informe final; tal como lo hizo recientemente la OEA, presidida por el innombrable Luis Almagro en Bolivia, el cual fue el motivo para sacar del juego electoral a Evo Morales.

A pesar que hayan reculado, se retracten, hagan actos de contrición; obedeciendo a la presión internacional y la opinión pública venezolana, la primera palabra es la que predomina, sacó a luz pública las verdaderas intenciones, aunque surja un nuevo emisario, el mal está hecho. Lo más sensato y para curarnos en salud, es que recojan sus macundales y llevarlos al aeropuerto de Maiquetía y chao contigo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 591 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: