Joe Biden y los que piden sanciones

Los pueblos libres del mundo, rechazan categóricamente la renovación del decreto ilegal bajo el cual el Gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.), aplica medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela. Igualmente los habitantes de La República Bolivariana de Venezuela rechazamos categóricamente la renovación del decreto ilegal, por parte de la Casa Blanca bajo la dirección del nuevo sátrapa: Joe Biden. Este decreto, contrario al derecho internacional, constituye una afrenta al sistema multilateral y debe ser anulado, la renovación del decreto del emperador Barack Obama, es una afrenta al multilateralismo, tesis defiende por el Estado venezolano. El nuevo Gobierno de EE.UU. continúe alejándose de la diplomacia y reiterando el modelo de agresión de la administración de Donald Trump, que ha causado grandes daños al pueblo venezolano poniendo en riesgo áreas vitales como alimentación, salud y otros derechos humanos. Asimismo, señalo que con esta decisión, Estados Unidos está ignorando el claro llamado hecho por la relatora especial de Naciones Unidas, Alena Douhan, quien instó a levantar de manera inequívoca estas medidas que no se ajustan al derecho internacional.

El pueblo venezolano es libre e irrevocablemente independiente, no representa ni representará jamás una amenaza para los Estados Unidos, ni para ningún país del mundo, y continuará forjando su destino, a pesar de las agresiones e injerencias de las administraciones estadounidenses. La renovación del decreto ilegal donde EEUU califica a Venezuela, donde la declara una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad del país norteamericano. Venezuela rechaza categóricamente la renovación del decreto ilegal bajo el cual el Gobierno de EEUU aplica medidas coercitivas unilaterales como parte de su política de agresiones crueles y sistemáticas en contra del pueblo venezolano. La orden ejecutivo: 13.692 el 8 de marzo de 2015 bajo el mandato de Barack Obama, que fue ratificada por Donald Trump y ahora lo hace el presidente Joe Biden, luego de cumplir 42 días en el poder. Esta orden es el justificativo para bloquear las cuentas bancarias del Estado venezolano en el exterior, además de secuestrar los activos como Citgo, Monómeros y los lingotes de oro depositados en el Banco de Inglaterra, valorados en unos 40 billones de dólares.

Biden renovó la orden por un año, en medio de una pandemia mundial por COVID-19 donde Venezuela se ha visto amenazada de no poder pagar las vacunas a la Organización Panamericana de la Salud por encontrar sus cuentas bloqueadas, poniendo en riesgo la aplicación de 2,4 millones de dosis. A su vez la administración de Joe Biden, hace caso omiso al llamado hecho por la relatora especial de Naciones Unidas, sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos, por lo que instó a que se levantaran por ser una medida arbitraria que afecta al pueblo venezolano. El exdiputado rastrojo Juan Guaidó en reunió con un poco de sus seguidores, en la plaza de los Palos Grandes, en el estado Miranda, informo que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá seguirán apoyándolo para implementar más sanciones económicas sobre Venezuela. Fue muy aplaudido cuando dijo se va Maduro o los venezolanos se mueren de hambre. Que dilema para un pueblo, complace a la Casa Blanca, o mueres de hambre por las sanciones que solicitan los enemigos de la Patria.

Los que piden sanciones, contra el pueblo venezolanos como Julio Borges, el exdiputado rastrojo Juan Guiado, Leopoldo Lope y otros, la lista es larga de los que piden sanciones contra su propio pueblo, son muchos los que hoy se siente satisfechos y a gusto, porque el nuevo interino de la Casa Blanca, ratifico la orden ejecutiva número: 13.693, de fecha 8 de marzo 2015, a los fines de continuar con la agresión, bloqueo y robo en contra de los venezolanos.

Los pueblos libres del mundo, rechazan categóricamente la renovación del decreto ilegal bajo el cual el Gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.), aplica medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela. Igualmente los habitantes de La República Bolivariana de Venezuela rechazamos categóricamente la renovación del decreto ilegal, por parte de la Casa Blanca bajo la dirección del nuevo sátrapa: Joe Biden. Este decreto, contrario al derecho internacional, constituye una afrenta al sistema multilateral y debe ser anulado, la renovación del decreto del emperador Barack Obama, es una afrenta al multilateralismo, tesis defiende por el Estado venezolano. El nuevo Gobierno de EE.UU. continúe alejándose de la diplomacia y reiterando el modelo de agresión de la administración de Donald Trump, que ha causado grandes daños al pueblo venezolano poniendo en riesgo áreas vitales como alimentación, salud y otros derechos humanos. Asimismo, señalo que con esta decisión, Estados Unidos está ignorando el claro llamado hecho por la relatora especial de Naciones Unidas, Alena Douhan, quien instó a levantar de manera inequívoca estas medidas que no se ajustan al derecho internacional.

El pueblo venezolano es libre e irrevocablemente independiente, no representa ni representará jamás una amenaza para los Estados Unidos, ni para ningún país del mundo, y continuará forjando su destino, a pesar de las agresiones e injerencias de las administraciones estadounidenses. La renovación del decreto ilegal donde EEUU califica a Venezuela, donde la declara una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad del país norteamericano. Venezuela rechaza categóricamente la renovación del decreto ilegal bajo el cual el Gobierno de EEUU aplica medidas coercitivas unilaterales como parte de su política de agresiones crueles y sistemáticas en contra del pueblo venezolano. La orden ejecutivo: 13.692 el 8 de marzo de 2015 bajo el mandato de Barack Obama, que fue ratificada por Donald Trump y ahora lo hace el presidente Joe Biden, luego de cumplir 42 días en el poder. Esta orden es el justificativo para bloquear las cuentas bancarias del Estado venezolano en el exterior, además de secuestrar los activos como Citgo, Monómeros y los lingotes de oro depositados en el Banco de Inglaterra, valorados en unos 40 billones de dólares.

Biden renovó la orden por un año, en medio de una pandemia mundial por COVID-19 donde Venezuela se ha visto amenazada de no poder pagar las vacunas a la Organización Panamericana de la Salud por encontrar sus cuentas bloqueadas, poniendo en riesgo la aplicación de 2,4 millones de dosis. A su vez la administración de Joe Biden, hace caso omiso al llamado hecho por la relatora especial de Naciones Unidas, sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos, por lo que instó a que se levantaran por ser una medida arbitraria que afecta al pueblo venezolano. El exdiputado rastrojo Juan Guaidó en reunió con un poco de sus seguidores, en la plaza de los Palos Grandes, en el estado Miranda, informo que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá seguirán apoyándolo para implementar más sanciones económicas sobre Venezuela. Fue muy aplaudido cuando dijo se va Maduro o los venezolanos se mueren de hambre. Que dilema para un pueblo, complace a la Casa Blanca, o mueres de hambre por las sanciones que solicitan los enemigos de la Patria.

Los que piden sanciones, contra el pueblo venezolanos como Julio Borges, el exdiputado rastrojo Juan Guiado, Leopoldo Lope y otros, la lista es larga de los que piden sanciones contra su propio pueblo, son muchos los que hoy se siente satisfechos y a gusto, porque el nuevo interino de la Casa Blanca, ratifico la orden ejecutiva número: 13.693, de fecha 8 de marzo 2015, a los fines de continuar con la agresión, bloqueo y robo en contra de los venezolanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1013 veces.



Francisco Medina

Abogado. Dirigente político. Exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar

 medinafranr@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Francisco Medina

Francisco Medina

Más artículos de este autor