Crónicas de la era imperial Obama

Día D; ¡Estados Unidos bajo ataque de Venezuela!

DEFCON 1:

La condición de alerta máxima en todo el territorio se ha mantenido por 72 horas después de la declaración del presidente Obama, según sus palabras; de la noche a la mañana, Venezuela se había constituido en una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior de los Estados Unidos de América. ¿Cómo, cuándo, con qué…, por qué, para qué? ¿Y nuestros servicios de inteligencia nunca previeron tal situación?... ¿Quién en este mundo podía cree tales afirmaciones? ¿Nos estamos volviendo locos? ¿Estamos paranoicos? O ¿somos realmente los promotores de la violencia alrededor del mundo?…

Las últimas 24 horas, se han hecho interminables. A Obama y su comité de emergencia nunca más los volvimos a ver. Las únicas informaciones que tenemos en este refugio son a través de la gran pantalla. ¡De usted que lee estas líneas!. Aquí, en esta inmensa e interminable angustia, nadie hace o dice nada. Nos limitamos a esperar mientras miramos, como en el cine, una superproducción en la que nosotros somos los protagonistas. Los agredidos por el despiadado e inhumano régimen del gobierno Venezolano. La comunicación con el exterior es totalmente nula, las puertas del, extremadamente fortificado, recinto están bloqueadas. ¡Estamos aislados del exterior! ¿Cómo saber lo que pasa en la superficie? ¿en la realidad? Y ¿quién sabe que estamos aquí? Bajo tierra, cientos de metros, sepultados vivos por nuestros propios sistemas de seguridad... ¡Oh pesadilla, cuando terminaras!

Por espacios falla la energía, al reiniciar, nuestros puntos de defensa, en estado de alerta, se han desvanecido, ¡no existen!, ¿los destruyeron, no son operativos? Poco a poco, en este fatídico día, parece concretarse la amenaza. Hemos sido blancos del más feroz y mortífero ataque por parte de Venezuela. ¡Nosotros la nación más poderosa de la humanidad! La que promulgaba la libertad, la justicia y la esperanza en el mundo. ¿Cómo? ¿Por qué nadie salió en nuestra defensa?... ¡No puedo creerlo! Trato de despertar de la más terrible de todas mis pesadillas. ¡No puedo, mi angustia va en aumento, sudo, sudo frio, muy frio, seco, muy seco! Estamos paralizados, la DECLARATORIA OBAMA y su posterior desaparición de la escena política ha infundido temor; el sabernos inferiores, dominados, amenazados, destruidos, nos aterroriza. "De un plumazo", alguien con extremado poder, borró por completo TODAS nuestras posiciones defensivas, la pantalla se ilumina intensamente, como una gran explosión, y se apaga…

HISTORIA DE LOS VENCEDORES:

Desde la Long 66º30`West en la costa Venezolana, Nicolás, en una expedición de 30 navíos, entre piraguas, peñeros, curiaras…, con 300 hombres, mujeres y pertrechos, emprendieron una larga y difícil travesía. ¡Norte franco!, por dos días permanecen y re-avituallan en Puerto Rico. Luego, parten rumbo NE hasta la longitud 62º30` West para arribar a Bermuda. Días más tarde el plan de acción está claro y el mar tranquilo, a la madrugada del décimo noveno se da la orden de zarpe. La próxima parada será en la costa atlántica de los Estados Unidos de América en coordenadas N 37º4`27" LAT, W 75º57`34,7" LONT. Al vigésimo segundo día, la expedición venezolana ha entrado hasta la desembocadura del Potomac River, N37º57`58,7" LAT, W 76º19`14,5" LONT.

Las noticias, llegadas desde Venezuela, indicaban una gran preocupación del gobierno de los Estados Unidos por la avanzada expedicionaria. Su paso por Puerto Rico y Bermuda encendió las alarmas "in The White House". Todo indicaba una enorme y preocupante hostilidad en las declaraciones de funcionarios norteamericanos. Desde la expedición, en las bitácoras, se puede leer y escuchar grabaciones de intentos de comunicación con autoridades norteamericanas. Se explican los fines, propósitos, metas de tal acción, pero no hay registro de respuesta alguna.

A 30 días de haber zarpado de la costa venezolana y a través del Potomac River, en la víspera del domingo de ramos, de nuestro tiempo histórico, la balandra "LIBERTADOR" junto con unos 29 navíos de menor calado y porte, con sus 300 hombres y mujeres, desembarcamos en las costas norteamericanas, próximos al "Lincoln Memorial". Durante horas deambulamos entre las poligonales Long 77º03´-77º01` West y Lat. 38º52`-38º54`Nort, en torno a la "White House". ¡No hay nadie! Ni un alma en las calles, es pleno medio día. Ni autoridades, ni transeúntes. La ciudad luce abandonada, autos vacíos, dejados a su suerte, mascotas desesperadas y hambrientas… En esta zona, del territorio norteamericano, se puede observar clara e inequívocamente la predisposición y participación de los Estados Unidos en la guerra alrededor del mundo.

Por la tarde, a eso de las 2:30; en la "White House" todos, ¡los 300 del colectivo expedicionario!, estamos reunidos. No tenemos información de lo que aquí ha pasando. ¡No hay autoridades! ¡No hay gobierno! La radio, la tv,… todo, pero absolutamente todo, está en silencio, dejado a su suerte. ¡La humanidad que aquí habitó se esfumó hacia la nada! ¡Una grande o muy grande fuerza la desapareció! ¿Dónde están los ciudadanos, las autoridades, el gobierno? ¿Quién conduce esta grande y poderosa nación?...

Durante más de 12 horas, de iniciada nuestra expedición en territorio norteamericano, en comunicación con el resto del mundo, nadie, pero nadie, da una explicación creíble, valida, a nuestra descripción. Las naciones unidas desde el consejo de seguridad, nos ha pedido, como HOMBRES Y MUJERES DE PAZ, DE BUENA VOLUNTAD, restaurar el orden constitucional y la gobernabilidad perdida. De llenar el vacío de poder. En consecuencia, Nicolás, comandante jefe de la expedición ha firmado un decreto.

"HAGAMOS EL AMOR Y NO LA GUERRA... Que esta, la tierra de los Estados Unidos de América, sea de ahora y para toda la eternidad una tierra de PAZ, DE HOMBRE Y MUJERES REALMENTE LIBRES…", son las primeras y vehementes palabras del decreto.

EPILOGO DE LA GUERRA:

En domingo de ramos, Jesús entra victorioso a Jerusalén, poco tiempo después, es crucificado. El imperio romano logró convencer a la gente de la maldad en la palabra de DIOS y su hijo. De nada valieron sus predicas, sus milagros…, la gente creyó más en el poder y la propaganda imperial… La historia luego es contada en términos de la necesidad que representaba la traición y crucifixión. Su muerte, por parte de la dominación imperial, era la única forma de convencer a la humanidad de la resurrección y del reino de los cielos más allá de esta tierra.

De la guerra, en todas sus conceptualizaciones, se termina diciendo que es la continuidad de la política por otros medios. Sin embargo, esta conceptualización en la actualidad debería ser analizada y enmendada debido a que a lo largo de la historia son las potencias o gobiernos imperiales los que han hecho de su práctica una forma de vida, un negocio. A través de la guerra directa o indirecta, destruyen pueblos, gobiernos, naciones, continentes… Y se anexan sus territorios y riquezas naturales. Los Estados Unidos de América, en su historia de 200 años, en cada siglo o década, para llevar la libertad y la justicia según su conveniencia, participa activamente en una guerra cada año.

En cambio, desde Venezuela, el EJERCITO BOLIVARIANO, es tal vez en la historia humana, en único ejército que ha cruzado sus fronteras para llevar la LIBERTAD Y LA VIDA sin condiciones y el que hoy, con el pecho erguido y la frente en alto, junto al MUNDO GRITA a los cuatro vientos #ObamaDerogaElDecretoYa

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1400 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: