Seamos optimistas, la crisis capitalista se agrava. USA sabe, que la próxima guerra, llegará a su territorio

Este artículo no pretende crear un optimismo, que desvíe o debilite la lucha y la oposición activa, contra el imperialismo anglo yanqui, solo recordar que el miedo y el pesimismo sin lógica, también colaboran con el Capitalismo.

En este momento, en que Obama se manda la fantochada y el Bla Bla amenazante, contra Venezuela,es fundamental apoyar la unidad latinoamericana, contra esa agresión, utilizando el poder factico e ideológico, de las organizaciones regionales, que nacieron al impulso del Comandante Chávez, como el Celac, la Unasur etc.

Pero también es fundamental, que el Gobierno del CompañeroMaduro, deje de alimentar, a la vieja oligarquía venezolana, con los dólares cada vez más escasos, dela Renta Petrolera y se haga cargo, de una vez por todas, de organizar con el pueblo y para el pueblo venezolano, la economía, sacándola de las manos usureras de los privados. Y llevándola a la vía Socialista soñada por Chávez.

La continuidad de esa nefasta política, de concesiones a la Oligarquía, crea en Venezuela una situación económica angustiante, que le posibilita a Obama, ayudar a la oposición golpista en sus tareas.

Pero al mismo tiempo, para ubicarse objetivamente en el momento actual, Compañeros Venezolanos, es importante recordar la historia, de la relación de USA con las guerras, y las reales posibilidades actuales del Imperio.

En solo 25 años, hubo Dos Guerras Mundiales en Europa. A último momento, USA decidió ingresar en los conflictos. Sus pérdidas fueron insignificantes y sus beneficios extraordinarios. Eso se terminó. Hoy USA sabe, que si declara la guerra, inevitablemente las bombas también caerán en su casa.

Ucrania, Siria, Venezuela, etc., son los más recientes ejemplos, de la agresión permanente a los demás pueblos, que ejecuta el Imperio Capitalista, en la figura de USA y su primo carnal Inglaterra, como compañero permanente, en la preparación y lanzamiento de los conflictos.

El Imperio Capitalista tiene una adicción: la guerra. La necesita como el adicto ala droga. La razón es simple .La guerra además de ser, la consecuencia natural de la ideología capitalista, ayuda al Imperio a crecer, desarrollarse y más que nada…a subsistir.

Basta observar, como en el curso de los últimos dos conflictos mundiales, la Primera Guerra de 1914 y la Segunda de 1939 en lo que a la producción se refiere, se produjeron cambios sustanciales, que favorecieron las ganancias, y el desarrollo especialmente de USA .

Por ejemplo, las mujeres ingresaron masivamente a la producción, en razón de que los varones estaban enrolados en el ejército.

Con los salarios más bajos, que perciben habitualmente las mujeres, sumados a extensos horarios de trabajo "sacrificios por la guerra ", transfirieron plusvalía y ganancias extraordinarias a sus patrones.

Las industrias que fabricaban armamentos, trabajaban a granel y obtenían ganancias extraordinarias, debido a que los precios eran "ciegos" y los Estados pagaban a ojos cerrados, urgidos por la demanda. Y con absoluta falta de control.

Los problemas creados por las guerras, para el abastecimiento de alimentos y materias primas, por razones de los bloqueos en los mares y en tierra, obligaron a cambiar rutas e impusieron por consecuencia, el aumento irracional de los fletes, para beneficio de los propietarios de flotas y medios de transporte.

La gran demanda bélica, obligaba a las empresas a estandarizar su trabajo, y la organización tecnológica del trabajo.

La línea de ensamblado robot, vino a aumentar la producción, a costa de la mayor explotación y la perdida de la capacidad de decisión y criterio individual, en las tareas de los trabajadores.

La guerras facilitaron más la concentración económica, en grandes empresas, que eran las únicas que podían resolver, la gran demanda bélica, además que la fabricación se organizó, para producciones estandarizadas en serie, y en gran escala.,

La gran mayoría de los gobiernos, se endeudaron fuertemente, hasta extremos insospechados hasta entonces, y se generaron fuertes presiones inflacionistas.

El problema de la financiación, lo resolvían las naciones en guerra de diversa forma, pero la más común era la emisión de moneda, para cubrir el gran aumento del gasto público de la guerra.

Las naciones capitalistas más pequeñas, debieron recurrir a los préstamos y a los materiales de guerra fabricado por USA. Esto producía inflación, lo que debilitaba el valor de la moneda nacional. Pero al mismo tiempo dio impulso al desarrollo y monopolización, de la Banca privada internacional.

Durante la guerra, las potencias europeas tuvieron que importar grandes cantidades de armamento, y eso produjo la utilización a cambio, casi total del oro, como reserva del valor de la moneda en los países beligerantes. Por el contrario, los países neutrales, como el caso de USA, exportadores netos de armamento, tenían un gran exceso. Estados Unidos pasó de acaparar, en 1913, el 26% de las reservas mundiales de oro para fines monetarios hasta el 39% en el año 1918.

USA, que se mantenía alejada del foco del conflicto y hasta el final intervino muy poco, restando sus industrias y territorio intactos, se transformó así en el gran acreedor internacional, al final de la Primera Guerra Mundial. Acompañada por su primo del alma, la Gran Bretaña con su imperio colonial ahora aumentado, por la anexión de las colonias de Imperio Otomano y otras, producto de la derrota de Alemania.

Para comprender la participación de USA, en la Primera Guerra basta tener en cuenta, que tuvo alrededor de 100.000 soldados muertos, frente a los 8.500.000 de los siete participantes restantes.

En lo que se refiere a víctimas civiles, en la Primera Guerra USA casi no tuvo víctimas civiles. Las de Gran Bretaña fueron 30.000, frente a las 14.000.000 de los demás países.

Ahora un poco de Historia, necesaria en especial para los jóvenes:

El triunfo en Octubre de 1917, de la Revolución Socialista en la Rusia Zarista, y la instalación de la Unión Soviética con el Partido Comunista en el poder, con Lenin y sus camaradas a la cabeza, había despertado en los que lucraban con el Capitalismo, el temor a que la Revolución se extienda por el mundo y perder sus privilegios.

Así que se pusieron de inmediato, acompañados por otros varios países capitalistas y por los restos del Ejercito Blanco del Zar, a atacar con sus ejércitos, al Ejército Rojo organizado por Trotsky, en el vasto territorio de Rusia.

Fueron derrotados y se tuvieron que retirar, mirando desde lejos, como el Primer Estado de Trabajadores, se estabilizaba y comenzaba a desarrollar un proyecto de socialismo, en la vida real.

Un hecho que suele confundir, a quienes no comprenden lo beneficioso que fue la guerra para USA, es el hecho que una década después del fin de la Primera Guerra, el sistema capitalista se vio sacudido por una crisis, que se inició en USA, llamada la Gran Depresión o el Crac de 1929.

Crisis, que abarco todos los sectores económicos, y posteriormente se trasladó, a la totalidad de los países industrializados, con la excepción de la Unión Soviética.

Las razones de esta crisis fueron varias. Al finalizar la guerra, la reconversión de fábricas de armamento, en fábricas civiles en USA, condujo a una sobreproducción de bienes industriales y de consumo.

Tras la Primera Guerra Mundial, las empresas estadounidenses habían incrementado sus ventas considerablemente, expandiendo el consumo, por parte de una emergente clase media, apoyada en la aparición exponencial del crédito por parte de los bancos.

Fue justamente el exceso de producción, más la especulación del crédito, las que condujeron a la crisis, pero sobre todo, que la economía estadounidense, al igual que ahora, sufría un gran desequilibrio, en el reparto de la riqueza.

Una estadística oficial de aquellos años, estima que treinta familias ricas, poseían unos ingresos equivalentes a los del 45% de la población. Y que sobre 30 millones de familias, 24 millones, no poseían ahorro alguno.

El excedente monetario en circulación, produjo un gran aumento de inversiones, en la bolsa: millones de pequeños y medianos ahorradores, invirtieron su dinero, en la especulación bursátil.

Tras el Crac, multitud de ahorristas llevados por el pánico, acudieron a las entidades bancarias para retirar su dinero, generado la quiebra en cadena de estos.

En cualquier caso, la Primera Guerra marco el final de la hegemonía europea, y el comienzo de una transición hacia un nuevo orden mundial, con la formación de una potencia hegemónica como Estados Unidos, que se benefició con este conflicto, y que se beneficiaría y consolidaría más todavía, con la Segunda Guerra Mundial.

Con estos "sacrificios", y estos resultados, es fácil comprender el entusiasmo, con el que el Imperio Anglo yanqui ,encaro desde el final de la Primera Guerra, los preparativos para organizar de inmediato , la Segunda Guerra Mundial.

La "motivación" de esta Segunda Guerra, era bastante simple, "combatir al comunismo",representado por la Unión Soviética.

Para ello el Imperio armo a Hitler, y lanzo a los alemanes sobre la URSS.

La derrota de los nazis, obligo al Imperio a entrar en la guerra, para no perder Europa.

Pero su intervención a último momento, volvió producirle enormes beneficios, ya que no perdió hombres, su territorio continuo indemne, y sus industrias florecieron.

Volvió a endeudarse Europa, y a quedar USA como prestamista mayor. Y poco después, el Dólar fue posicionado como divisa central internacional.

Todo eso, a pesar de haber sido USA, el autor intelectual y efectivo de la Guerra.

Al final de la Segunda Guerra, USA era más rica y poderosa que nunca.

Pero eso no sirvió, para detener la adicción del capitalismo, a las guerras de agresión y piratería.

Entonces USA, invento conflictos como los Vietnam, Corea, luego ataco a Afganistán, Irak, Yugoslavia, Libia y muchas otras.

En el caso de USA, nos encontramos, no solo con una dirigencia criminal, agresiva en defensa de sus intereses, y codicia individualista, defendiendo un sistema injusto y estúpido, como el Capitalismo, sino que incluso enfrentamos a un pueblo, el norteamericano, mayoritariamente inculto, infantilmente religioso, hasta el fanatismo oscurantista yextremadamente egoísta.

Pero al que todavía, no le ha caído una bomba encima, y carece de la experiencia de vivir una guerra, en la propia casa.

Pero eso se terminó, el agravamiento real, de la crisis capitalista en ejercicio, produce, no solo múltiples fisuras, en el terreno económico financiero del capitalismo, sino incluso en el militar, y va terminar por deteriorarlo, en el más importante de los terrenos, el ideológico.

En la economía, China y el BRICS y hasta América Latina entre otros, compiten con ventajas, con el imperio anglo yanqui por el Mercado.

En las finanzas, los pueblos y estados endeudados, comienzan a reaccionar, aunque débilmente como es el caso de Grecia, contra el dominio monopólico y usurero, de la Banca capitalista internacional mayoritariamente norteamericana,proponiendo acabar con el monopolio del dólar.

En el área militar, tanto Rusia que mantiene el liderazgo, en el área misilistica y nuclear, como China que crece exponencialmente, en las posibilidades militares, son un freno, a las ansias de rapiña permanente del Imperio, y aseguran una retaliación, frente a cualquier aventura yanqui.

Respuesta que va a golpear sin duda, el territorio virginal, de los cowboys del Salvaje Oeste

Por lo que el Imperio, está entrando en la etapa del parloteo amenazante, pero sin contundencia real.

Si todo esto, se vuelca al deterioro ideológico del capitalismo, que todavía domina la subjetividad de las clases medias, podemos ser optimistas, de que estamos presenciando posiblemente, el principio del fin, del Imperio anglo yanqui.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1254 veces.



Hersh Zakheim

Lic. en organización de Empresas Industriales. Politólogo graduado en la ex URSS

 HZ.virtud@gmail.com

Visite el perfil de Hersh Zakheim para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a204286.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO