Un "equipo ideal" contra el ISIL

Como ha sido el caso desde finales de la II Guerra Mundial, una vez más Estados Unidos se encuentra en el bando equivocado de un conflicto y de la historia. Años mimando al estado expansionista de Israel y a los principescos estados Wahhabistas del Golfo Pérsico, han dado por resultado una política norteamericana hacia el Medio Oriente totalmente en bancarrota al tiempo que observa como fuerzas armadas altamente desarrolladas de una organización autoproclamada como "Estado Islámico" o "Califato" capturan un pueblo tras otro y una ciudad tras otra tanto en Siria como en Irak. La organización denominada Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL, sigla en inglés) cuyas iniciales preferidas por el gobierno norteamericano –y no por casualidad—es "ISRAEL", se ha convertido en una fuerza que es necesario tomar en cuenta como resultado de la intromisión deliberada del Departamento de Estado en Siria, cortesía de los neoconservadores pro israelíes que permanecen enquistados en el gobierno de Obama desde la anterior administración de Bush-Cheney.

Es poco dudoso que la Fuerza de Defensa Israelí y el Mossad, la agencia de inteligencia israelí, hayan activamente apoyado al ISIL y a sus aliados, incluyendo al Frente Al Nusra en Siria e Irak. Los servicios de inteligencia de Siria, Irak e Irán tienen conocimiento que comandos israelíes entregaron a las unidades militares del ISIL armamento en la provincia occidental de Anbar en Irak. Los combatientes del ISIL y Al Nusra heridos en combate contra el ejército de Siria cerca de las Alturas del Golán, son beneficiados mediante operaciones de evacuación y atención médica en hospitales de campaña en territorio israelí.

Los campistas israelíes en las Alturas del Golán se divierten observando a través de prismáticos y telescopios de campaña a los rebeldes de la ISIL y al Nusra combatiendo con unidades del ejército sirio. En ningún momento estos depravados israelíes se preocupan de ser alcanzados por el fuego desde las posiciones del ISIL-Al Nusra. El ejército sirio, por su parte, se ha abstenido de violar el acuerdo de cese al fuego de Naciones Unidas disparando sobre Israel.

Por otra parte, la prensa israelí informó que unos jardineros en la norteña ciudad israelí de Nazareth Illit, descubrieron una bolsa conteniendo unas 25 banderas blanco y negro de la organización ISIL. El descubrimiento de estas banderas implica aun más al gobierno israelí como proveedor de no solo apoyo militar y logístico a la organización ISIL sino, como lo demuestra el hallazgo de las banderas, también apoyo propagandístico. Ha sido una práctica común entre los facilitadores financiados por George Soros en apoyo al Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu en su política del año 1996 titulada "Clean Break" (Ruptura Total) también conocida como "Asegurando el Entorno", de suministrar nuevas banderas a los rebeldes en países árabes. Durante el alzamiento denominado "Primavera Árabe", nuevas banderas pre-Assad y pre-Gadafi, cortesía de las organizaciones no gubernamentales, ongs financiadas por George Soros aparecieron en las calles de Damasco, Aleppo, Homs, Bengasi y Trípoli. El hecho que una bolsa conteniendo banderas recién salidas de la fábrica fuera hallada en Israel, no es ninguna sorpresa. Ha sido y sigue siendo la política de Israel volver a un árabe contra otro a un musulmán contra otro en los países árabes con vistas a crear estados de guerra como el denominado "Estado Musulmán." En este empeño, los israelíes han logrado un acuerdo con los estados Wahhabistas del Golfo que incluyen a Catar, Dubai, Kuwait, Bahrain, Abu Dahbi y Arabia Saudita para que hagan todo lo necesario para someter a los chiitas de la región y a sus aliados alawitas sirios, cristianos orientales y kurdos.

De manera muy ridícula, Netanyahu ha tratado de hacer creer que la organización ISIL y Hamas "son la misma cosa" al tiempo que agita la patraña que Siria e Irán apoyan la organización ISIL. Netanyahu percibe el mundo a través del prisma talmúdico que aboga por la mentira y el engaño para alcanzar las metas largamente ambicionadas por el expansionismo de Israel. Durante una cumbre plenaria en la Asamblea General de la ONU, los delegados una vez más se rieron de la propaganda engañosa e inútil que Netanyahu escupía desde el estrado de la Asamblea General, donde alguna vez se escucharon elocuentes discursos en búsqueda de la paz en vez de los beligerantes y dispersos discursos de Netanyahu, propios de un loco.

Existen también amplias evidencias que el saudófilo director de la CIA, John O. Brennan autorizó el entrenamiento de rebeldes radicales sirios, incluyendo a aquellos que posteriormente ingresaron a la organización ISIL en un campamento secreto cerca del pueblo desértico de Sawafi en el lado jordano de la frontera siria. Por otra parte, se dice que los altos jefes del ISIL en Túnez, la República de Georgia y de la Región del Uighur en China reciben entrenamiento especializado de parte de fuerzas especiales norteamericanas en Fort Bragg, Carolina del Norte y en un campo de entrenamiento turco-norteamericano cerca de la base aérea de Incirlik en Turquía.

Es posible que Jordania haya firmado a un pacto de Fausto con Israel en relación con la amenaza del ISIL. Netanyahu ha declarado que Israel penetrará militarmente en Jordania si el Reino Hashemita es amenazado por el ISIL. Una presencia en el terreno en Jordania abriría la puerta para que Jordania sea absorbida dentro del sueño sionista del Eretz Israel, es decir, "El Gran Israel" que básicamente no se diferencia en nada con el "Gran Reich" de la Alemania Nazi.

Edward Snowden, el denunciante de la Agencia Nacional de Seguridad, NSA (sigla en inglés) reveló que la CIA, el MI-6 y el Mossad cooperaron en la formación de la organización ISIL dentro de un plan para subvertir el Medio Oriente. Snowden indicó que el plan se denominó "Operación Nido del Avispón". Informes franceses de prensa sostienen que el "Califa" del ISIL, Abu Bakr el-Baghdadi, fue en realidad entrenado durante un año en un curso militar intensivo en Israel y supervisado por este.

El resultado de la creación del ISIL por la CIA, EL Mossad y el MI-6 es un ejército bien comandado que posee armamento nuevo y avanzados equipos de telecomunicaciones; que consta de 12 mil hombres que representan a 81 nacionalidades. Más del 20 por ciento de los combatientes del ISIL vienen de Arabia Saudita y son junto con los residentes chechenos de la República de Georgia y los Uighur de China, los más violentos mercenarios. Además, los sauditas han estado cometiendo atrocidades terroristas en Irak desde la invasión norteamericana del año 2003. De 125 ataques suicidas llevados a cabo en Irak, 54 fueron ejecutados por sauditas.

Existe solo una manera de derrotar a la organización ISIL a tal punto que ya no signifique una amenaza contra el relativamente estabilizado status quo del Medio Oriente.

Aunque no sea factible dado el poder del cabildeo israelita en el gobierno norteamericano, Estados Unidos debería hacer causa común con los poderes verdaderamente anti ISIL en el Medio Oriente, una especie de "Equipo Ideal" si se quiere. Su composición incluiría a los gobiernos de Siria e Irán, al Hezbollah del Líbano a Hamas y a la Yijada Islámica de Palestina; a la facción Talabani del gobierno del Turquestán Regional. (La facción Barzani está totalmente entregada a los intereses israelíes) al clan Honthi Zaidá del Yemen, como también a Rusia y China y a los "tans" de Asia Central de la Organización de Cooperación de Shanghai. En otras palabras, Estados Unidos debería abandonar su antigua lealtad a los Wahhabistas radicales que gobiernan Arabia Saudita y a los emiratos del Golfo como también a los patéticamente corruptos y traidores colaboracionistas de la Organización para la Liberación de Palestina, OLP y realinear la política norteamericana con el Crescent Chiita que se extiende desde el sur del Líbano hasta Irán y casi más allá para incluir a los Chiitas Tajiks y Hazaras de Afganistán.

Luego de conversar con representantes de Hamas, Yijad Islámica y Hezbollah en Irán, este reportero se dio cuenta que las tres agrupaciones desprecian profundamente al ISIL y lo conciben como un engendro de Israel, de los Wahhabistas Takfiris y el Occidente. El mismo Israel mismo a estas organizaciones sencillamente porque representan a árabes que se aprovechan de las maquinaciones de Israel en la región. Los chiitas y sus aliados alawitas en Siria y sus camaradas Alevis en Turquía, están muy conscientes del poder no solo judío y de los cristianos sionistas, sino también de los islámicos sionistas. Ningún país sirve mejor los intereses de los sionistas islámicos que Arabia Saudita, Bahrain, los Emiratos Árabes Unidos y Catar, este último, hospeda al Centro Sionista Saban de la Institución Brookings financiada por el magnate de Hollywood, Hain Saban, norteamericano-israelí. La renuencia de la India y Japón para involucrarse en la lucha contra el ISIL se debe a la presencia en sus gobiernos de sionistas hindúes y sionistas budistas, respectivamente.

Los israelitas y los neoconservadores han "soltado sus perros de la guerra" en el Medio Oriente. Solo una coalición inteligente de los chiitas y sus aliados podría derrotar a esta lacra que cínicamente pretende hablar en nombre del Islam.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org

Traducción desde el inglés por

Strategic Culture Foundation Sergio R. Anacona

http://www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1420 veces.



Wayne Madsen

Escritor. Especializado en Asuntos Internacionales


Visite el perfil de Wayne Madsen para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: