Para garantizar La Unidad de Latinoamérica y del Caribe, la integración y la continuidad de La Celac, Mercosur, Unasur, Petrocaribe y otros

Existen personas que alcanzan ciertos prestigios en la Sociedad, cuyas versiones sobre hechos reales sensibles «como acontecimientos históricos» llegan a donde los intereses requieren que lleguen. Otros, que se encargan de enmendar lo que la lógica rechaza. También existen otros, que suben por la escalera de emergencias y por estar al lado del prestigiado, una gran parte de la población asume que también es prestigioso, como falsos profetas. Estos últimos, son los que combinan una falsa aureola, con habilidades y destrezas, para la manipulación y el engaño. Y se infiere, que lo hacen, como un intento extremo, para acceder y mantenerse en la palestra.

En un claro intento, de descifrar la relación finito/infinito lleva a reflexionar sobre las versiones de algunos filósofos, que la historia se encarga de señalar « Si Ud., se siente identificado, es pura coincidencias» Por ejemplo, en la aporía « razonamiento que presenta problemas especulativos, acertijos o paradojas, cuyos resultados de premisas aparentemente inconsistentes» de la flecha, Zenón trata de explicar las contradicciones en el concepto movimientos en la conjetura de Aquiles y la Tortuga. Parte de una magnitud infinita a cierta distancia, no puede ser recorrido en forma finita. Donde concluye, en una carrera figurada entre Aquiles y la tortuga, como imposible, que Aquiles alcance a la tortuga. Tuvo que salir Aristóteles, a explicar que Aquiles alcanzaría a la tortuga, si se toma en cuenta la velocidad en función del tiempo y que, el espacio y tiempo son divisibles hasta lo infinito, como una posibilidad, pero no en la realidad, donde se infiere que es en la realidad sensible.

Zenón planteaba, que el movimiento era una posición consecutiva del cuerpo en un punto y que la suma de los puntos no genera movimiento, por lo consiguiente era imposible que Aquiles alcanzara a la tortuga. Sin duda alguna, Zenón no se percató de la continuidad y por consiguiente no resolvió la contradicción. Y sin embargo, el movimiento es posible, porque el cuerpo en movimiento, por etapas en reposo, está y no está en cierto punto del espacio y en ciertos momentos, entre Aquiles y la Tortuga.

Esto lleva a inferir, que es posible que se generen conjeturas para no resolverla por ignorancia o por intencionalidad. Al hacer una observación de segundo grado y ver, como algunos políticos crean conjeturas y no tienen ninguna intención de resolver la contradicción. Esto indica, que existen muchos que ni lavan y ni prestan la batea. Se las pasan creando conjeturas para generar el caos. Están consciente que se puede generar luchas entre clases mediante falsas contradicciones. Al no lograr los objetivos, utilizan la violencia para forzar una lucha virtual; desojando margaritas para que se genere el caos con fines inconfesables, eludiendo el proceso dialectico.

Aunque la versión de Hegel, sobre la conjetura de Zenón, como una manifestación simple que no es otra cosa, que un sofisma « Todo lo que un ser humano habla cuando debate sobre un tema que no conoce y termina dándole crédito a su lógica » como una percepción empírica en coincidencia con Diógenes al tratar la dialéctica del movimiento y sin darle importancia. Todo esto lleva a inferir, sobre los falsos profetas. Son grupos de personas que se unen para lograr intereses, a cualquier costo, ocultando el pasado y vendiéndose como prestigioso; generan falsas contradicciones y tratan de soportarlas con hechos sin considerar la historicidad y ni la veracidad. Solo miden los efectos, exacerbando actitudes emocionales, poniendo en riesgo la seguridad humana de los seguidores, sin que estos creen en las intenciones ocultas develadas y de los contrarios, debelando un desprecio hacia la vida de los que los adversan.

Más tarde, Lenin afirma: que el espacio y tiempo, posee la propiedad de continuidad, que hace posible el movimiento. Donde lo continuo y lo discontinuo, forma la unidad, y esa unidad efectúa el movimiento. Por lo tanto, la continuidad es finito y la discontinuidad es infinito. Con esta tesis, el materialismo dialectico resuelve la conjetura de Zenón. Mientras que Aristóteles, considera lo infinito como una posibilidad. De hecho Hegel, dice: que toda divisibilidad y discontinuidad se opone a la unidad, donde la propia divisibilidad es una posibilidad. Se puede inferir, que el mayor enemigo de la unidad, es la división y la discontinuidad. Y más, en estos momento, donde Latinoamérica, Centroamérica y el Caribe, debe de velar por la integración y la no discontinuidad de La Celac, Mercosur, Alba, Petrocaribe, Unasur y otros.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1396 veces.



Basilio A Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: