Fascismo Eurocéntrico-Piti-Yanqui

Nota: la temática que abordamos hoy, era tabú antes de Chávez, había mucha vergüenza étnica y cultural en nuestros sectores intelectuales y políticos, salvo excepciones. Era tal la vergüenza étnica, que Godofredo González como presidente del Congreso de Venezuela decía ante el Consejo de Europa:

-¡Nosotros tenemos un retraso de 1500 años con relación a la civilización occidental!.....

(Sin embargo, la historia demostró en 1989, que el retraso mental no era de nuestro pueblo, sino de la dirigencia del Pacto de Punto Fijo. Porque el pueblo de Venezuela se adelantó a derrotar el paquete neoliberal del FMI y del Banco Mundial. Paquetazo que hoy no se lo ha podido quitar la misma Europa. Ni la España que nos colonizó, ni la Magna Grecia. En cambio la ultraderecha fascista pretende regresarnos a etapas ya superadas.

LOS COMENTARIOS DE UN ITALIANO AMIGO

-“No entiendo como unos europeos que llegaron aquí después de la década del 40 aterrados de la guerra, causada por el fascismo y el nazi-fascismo (se refiere a algunos italianos, portugueses y españoles en Venezuela), puedan a estas alturas seguir siendo fascistas y pretender que sus hijos y nietos sean, todavía más fascistas que los padres y abuelos. Esto por formación familiar y de la educación religiosa y privada, además de la arremetida de la dictadura mediática mundial. Pero más me desconcierta -me dice- que los empujen de nuevo a las mismas guerras imperiales, ahora imperialistas, por la búsqueda de energía y otras materias primas en las excolonias”.

EL CABALLO DE TROYA EN NUESTRA AMÉRICA

En el otro extremo, la encopetada y virreynal oligarquía colombiana, se siente orgullosa de mantener oprimido a su pueblo, de haber entregado Panamá a los gringos, de haber participado con tropas como sirvientes del imperialismo y de los imperios europeos en Corea, Vietnam, en la guerra de las Malvinas contra Argentina, en Irak, Afganistán y de querer meterse en la OTAN como “peón de fábrica”, prestando servicios a las grandes potencias contra sus propios hermanos de La Gran Colombia, Unasur, el ALBA, la CELAC y Petro Caribe. Y particularmente, contra Venezuela, con las reservas de petróleo más grandes del mundo, aliada con sectores de nuestra oposición apátrida.

INDIANOS Y SUDACAS

Volvamos al tema inicial, que tocamos con el amigo italiano:

Sin embargo, ellos –los padres de estos chamos, los inmigrantes europeos en Venezuela- allá en Europa, serán todavía indianos y sus hijos y nietos, sudacas. Así tengamos pasaporte europeo y ciertas prerrogativas sobre los nativos de América o Abya-Yala, dice el italiano. Pero es necesario –para los imperios- seguirles inculcando una ideología de conquista, el ideal de la colonia, la ambigüedad territorial y la inseguridad identitaria, con una formación unilateralmente occidental fundada en la “superioridad racial”, cultural y climática, dado que el trópico llama supuestamente “a la pereza y la holgazanería”, según la versión ideológica y racista del positivismo de nuestra historia. Vale decir, los venidos a la América, adoctrinados en la idea de “inmigrantes siempre”, el amargo desarraigo como “destino insalvable”. Que pugnen siempre, por seguir siendo “europeos a juro”, que se arrastren para no ser nunca indoamericanos, iberoamericanos, latinoamericanos y caribeños. “Europeos” para lo que convenga al capitalismo occidental y “Americanos” para lo que convenga a los lazos imperiales de Europa en América.

Bueno sí, de eso se trata, le respondo:

-Que siga vivo el imaginario de la “limpieza de sangre” de la sociedad de castas de la colonia. Lo cual es vital para la edificación de todo fascismo. La misma España fascista no reconoce hoy nuestra independencia y por eso conspira en la sombra contra el gobierno bolivariano. Sin embargo poco o nada hace frente a la discriminación hispánica y latina en los Estados Unidos y Canadá.

Una cosa es la legítima herencia como eurodescendientes en América y otra muy distinta, negar su condición de euroamericanos del sur o en otro sentido, apelar ideológicamente a derechos coloniales sobre el nativo amparados en la supuesta superioridad racial, cultural, peninsular o continental norteña. De allí el uso de las políticas de inmigración europeas hacia América, África y Asia, no sólo para resolver sus crisis de desestabilización política y desempleo, sino también para cambiar la correlación de fuerzas políticas, sociales y culturales en nuestros países, como quisieron hacerlo en Bolivia en 1979-80, intentando meterles 300.000 colonos blancos de Rodhesia y Sudáfrica. Quizá Evo Morales, como indodescendiente, no fuera hoy Presidente del Alto Perú.

Como hemos dicho, el fascismo, esquematiza, estereotipa y devalúa a todo el mundo, salvo al piquito de la cúpula dominante. El fascismo cataloga a todos los pueblos con un estereotipo, sea para subvalorar al dominado o para sobrevalorar al dominador… Aparte de que desconoce los pueblos originarios y poblamientos anteriores a la conquista y colonización.

Manejarán así lo de “raza mejorada” o “mejorable” o “razas” definitivamente “incivilizables”, cada vez que convenga al apartheid de “civilización o barbarie” (con las llamadas “limpiezas étnicas” como la que adelanta hoy el sionismo con el pueblo palestino o como lo que quiso hacer Sarmiento y Alberdi en el Cono Sur a imitación de la Conquista del Oeste en Norteamérica y la formación de “los Estados Unidos de la América del Sur”).

El comentario del inicio del artículo, pertenece a un italiano amigo, cuyos padres y abuelos eran fascistas y nos trasmite su desconcierto, asombro e inquietud ante los últimos acontecimientos de las guarimbas y descargas de “arrecheras”, antojos y capriladas mediáticas en nuestro país y hacia el mundo. Eso sí, me dice, pero no me nombres, no sea que la agarren conmigo algunos paisanos y me desestabilicen económicamente. (Risas de ambos. Aunque te advierto, le digo, que el miedo, el temor, es el arma del fascismo para des-movilizar a los pueblos).

EL PRESIDENTE MADURO ADVIERTE SOBRE LO ESPECÍFICO DE ESTE FASCISMO

Coincidimos con el Presidente Nicolás Maduro en su apreciación de que en Venezuela se ha ensayado un tipo de fascismo de nuevo cuño, cuyo tratamiento debe ser de cuidado específico, muy distinto al del fascismo de la segunda guerra mundial: porque en el fondo, también como el de ayer, sólo satisface los grandes planes imperialistas del gran capital transnacional y el afán de poder de las oligarquías más desnacionalizadas bajo los rótulos de los sectores más atrasados social y políticamente: el Opus Dei, Tradición, Familia y Propiedad, el espejo del franquismo y de la falange española, del sionismo del Estado de Israel, que nada tiene que ver con el pueblo judío como tal, víctima del nazismo. Tales son los modelos de “Primero Justicia” y su combo, aparte de su alianza con el narco-paramilitarismo colombiano de Uribe, sus deseos frustrados de invadir Venezuela, su importación de paramilitares y su realineamiento con toda la oligarquía colombiana y santanderista para desconocer y sabotear los nuevos mecanismos de seguridad interna y de la integración continental (Alba, UNASUR, Mercosur, CELAC) al servicio de USA.

EL EVANGELIO AL REVÉS DEL FASCISMO

Le respondía a ese italiano amigo, diciéndole:

-El fascismo crea una visión del mundo apocalíptica, fatalista, una falsa identidad (sea nacional o cuando no, pseudo-europea o globalizadora, una falsa universalidad), crea una pseudo religiosidad que interpreta al revés el mensaje evangélico.

Va de un extremo a otro: un nacionalismo radical, que niega la fraternidad humana entre los pueblos o una universalidad vacía que niega la patria, la nación, la parroquia, la comunidad local en nombre de la globalización.

Veamos esto en su manipulación del evangelio:

Si Jesús vino a fustigar a los poderosos y liberar a los humildes y desamparados, el fascismo viene a exaltar a los poderosos y humillar a los más pisoteados, oprimidos y explotados, todo en beneficio del gran capital transnacional. Si el evangelio de Jesús se levantó en contra de que apedrearan a las mujeres, el fascismo vuelve a gritar contra ellas:

-¡Apedreadlas! ¡apedreadlas!... Ellas son aliadas de la serpiente para darle al inocente Adán la manzana del fruto del árbol prohibido. El fascismo es una empresa de hombres. Sin embargo, instrumentan a las mujeres de las clases medias para sus fines etno-racistas, patriarcales, clasistas y etnogenocidas al servicio del gran capital transnacional. Bueno, hay que tirarle unas pantaletas de clase media a los militares patriotas..y una bandera al revés.

Desarrollan en ellas la ilusión de ser ricas algún día.

Crean en la clase media, durante las crisis, el horror de ser empobrecidas o de ser “igualadas hacia abajo” en el socialismo.

Sin embargo, es el capitalismo quien las expropia, las estafa con la propiedad horizontal y otras figuras inmobiliarias y las empobrece.

Se centran en las clases medias para impedir que se hagan revolucionarias y se sumen a los procesos de cambio y revolución. Luego, después que las desclasan las inducen a desclasar a los sectores populares, manipulando lo etno-racial, exaltando el racismo-étnico y clasista, desfigurando y enajenando lo nacional y acentuando el patriarcalismo de la cultura dominante. Las muchachas bonitas de los barrios, dice Lucien Goldman, tienen una conciencia de clase débil, porque se sienten –por su belleza- promovidas a otra clase,(entrampadas en la clasemedización). Y la burguesía patriarcal las busca para mejorarse físicamente ella misma, como clase dominante. Aunque no para asimilarlas en igualdad de condiciones a su clase, dada su condición de mujer, india o negra o como el producto de un blanconazo (blanca de vainita) o ya, por ser de una cultura y clase tenidas por inferior.

El sionismo nació –en parte- como una respuesta de ciertas élites judeo-europeas para impedir que el pueblo judío se hiciera socialista. Por eso se hablaba del sionismo político europeo como impulsor del Estado de Israel, para convertirlo en cortina de Occidente frente a la supuesta barbarie del Medio Oriente y de Asia, vistos como “prehistoria de Europa”. Einstein era judío y socialista, pero fue contrario a la creación del Estado de Israel, porque traería más problemas que soluciones, según sus palabras.

Si el evangelio vino a predicar la unidad y la fraternidad humana, signada por el amor al prójimo como a ti mismo, el fascismo vino a fragmentar, dividir y enfrentar los unos contra los otros, a los de abajo contra los de abajo para fortalecer y unir a los de arriba.

EL FASCISMO DISFRAZA LA LUCHA DE CLASES

Disfraza la lucha de clases, pero la hace a fondo, la lleva a la guerra y la hace invisible al dominado, al explotado y al colonizado. La oculta en un supuesto frente “anticomunista” o “de defensa de la llamada civilización occidental cristiana”, de “la civilización contra la barbarie” (cortinas de humo ideológicas para encubrir la explotación capitalista y al capitalismo como sistema injusto, histórico -que no ha existido siempre- pero presentado como “natural” y “eterno”.)

En definitiva, el fascismo desarrolla el polo de la irracionalidad en defensa de la supuesta racionalidad de los buenos modales, usos y costumbres de la tradición de la familia y el natural y sagrado derecho de propiedad privada, la libertad y la democracia. Sin embargo, el nuevo fascismo, como la otra cara del neoliberalismo y la privatización, pasa por encima de la libertad, la democracia, la pequeña y mediana propiedad en defensa de los grandes monopolios, burla el empleo y la seguridad social, barre con su desarrollismo cascos antiguos, pre-coloniales y coloniales de las ciudades, fragmenta la familia y termina aboliendo la historia y la geografía para ahondar en el desarraigo histórico, social, cultural y geográfico. Atenta globalmente contra la vida, con guerras de exterminio indiscriminadas y un modelo de desarrollo antihumano, antinatural, descivilizatorio y antiecológico, destruyendo globalmente la vida sobre el planeta.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1796 veces.



Saúl Rivas-Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: