La peligrosísima desviación de derecha del PSOL (Brasil)

Ciertamente en la izquierda latinoamericana y mundial esta abierto un debate en torno a la posición correcta en relación con los procesos de revuelta e insurgencia de origen popular en el Medio Oriente y el Norte de Africa, pero los camaradas del PSOL brasileño y otros partidos y movimientos sociales que coinciden en denunciar sin enfrentar la guerra imperialista contra Libia, deberían entender que, independientemente de los escenarios y los actores de una confrontación de clase, lo fundamental es definir quienes asumen la defensa del internacionalismo proletario, la lucha a muerte contra la burguesía y el odio irreconciliable al imperialismo como enemigo histórico y letal de los pueblos y de toda la Humanidad.

No debería estar en consideración que la revuelta en Libia ha dejado de ser un conflicto político y armado interno entre fracciones del antiguo liderazgo surgido de la Revolución de los Coroneles de 1969 y otros movimientos sociales, para convertirse en un conflicto entre el imperialismo norteamericano y sus socios subalternos de la OTAN y el sionismo internacional, por un lado y, el pueblo libio en su lucha por defensa de su soberanía, independencia, conquistas sociales y patrimonio,;porque el centro de decisión político y militar no esta en Benghazi ni Tabruk y en el inexistente Gobierno Provisional y sus traidores comandados por el traidor Mabmud Yabril, sino en el Consejo de Seguridad del las Naciones Unidas y su brazo militar imperialista y por tratarse de una Guerra Imperialista, solo se puede responder con la unidad nacional armada del pueblo para derrotarlos.

Tampoco podría ponerse en duda que a estas alturas de la invasión imperialista, ya no se trata de una operación de “protección de la población civil”, con “efectos y tiempos limitados”, “sin operaciones terrestres", porque la Guerra Imperialista y sus medios mortíferos y destructivos no esta diseñada para proteger la población civil, sino que considera el “terror bélico” y los “daños colaterales” en los escenarios de operaciones, como parte de la estrategia militar para vencer al enemigo, y lo demostraron en Irak y lo siguen demostrando en Afganistán; razón por la cual, esa Guerra Imperialista destruirá en pocos días el patrimonio y matara a cientos o miles de los libios, sin importar el sitio en se encuentran, el lugar donde, nacieron, su sitio de trabajo y la posición política asumida en la parte inicial del conflicto interno.

Es incomprensible que los dirigentes del PSOL, que se tienen por ilustrados estudiosos del marxismo y de todos procesos de la lucha de clases en el planeta puedan dibujar a un simple ser humano como Gadafi como “la línea divisoria entre la revolución y la contra-revolución", cuando es de alfabética consideración entre los revolucionarios del mundo, a través de todo la historia de la lucha de clases, que ese “muro divisorio” lo que separa claramente es al Imperialismo de los pueblos del mundo; no importando que fracciones de esos pueblos se pongan del lado del imperialismo y que este pretenda justificar sus acciones con una campana de defensa de los derechos humanos que no han realizado para proteger los manifestantes pacíficos en la Túnez de Ben Ali, el Egipto de Mubarak, el Marrueco de Hassan II, el Salhed de Yemen y el Bareinh de los sultanes. Ponerse del lado del imperialismo en el “muro divisorio”, con el fin de que esa fuerza reaccionaria y genocida le ayude a derrotar a su enemigo interno, expresa un perverso oportunismo que cargará, sobre conciencia de la dirigencia del PSOL, la recolonización de Libia y su entrega a las corporaciones multinacionales.

Obligado es preguntar, “Cuando el general Pérez le dará ordenes al General Smith”, Es que pueden pensar los señores del PSOL que cuando el imperialismo destruya Libia y el Gobierno Provisional de colaboracionista que dirige el traidor Yibril lleguen a Trípoli, ellos podrán evitar que el imperialismo norteamericano, la OTAN y el sionismo internacional le imponga un Protectorado que incluya el control de su riqueza petrolera, y la reconstrucción de sus infraestructura?.

Dicen los imperialistas, y en el PSOL lo aceptan, que no se trata de una invasión sino de una operación aérea, como si la guerra moderna se midiera por el número de soldados y no por la cantidad de poder de fuego y efectos destructivos de las fuerzas contendientes. Libia esta invadida en todo su territorio y los objetivos militares de los invasores imperialistas no los determinan los grupos subordinado a los invasores, sino el Comando Estratégicos de la OTAN en Bruselas y la Quinta Flota en Bareinh, quienes no van a cesar en su empeño de destruir, no a Gadafi, quien es un simple mortal, sino a un pueblo que con aciertos, desviaciones y errores de su dirigencia, había permitido que en un imenso territorio de arena habitados por tribus de beduinos, se avanzara del tribalismo feudal hacia formas superiores de organización política y Justicia Social, poco conocida en el Medio Oriente y del norte del Africa.

Pero lo más grave de la peligrosísima desviación de derecha del PSOL, es que parecidas consideraciones sobre el conflicto armado interno libio y su justificada intervención imperialistas podrían ser utilizadas en otros escenarios de conflictos en donde se desarrollan procesos de cambios soberanistas, antimperialistas y de Justicia Social en donde, la calificación de “autócrata contra Chávez, “hambreador del pueblo” contra Evo Morales, “gobernante represivo” contra Daniel Ortega y “dictador civil” contra Rafael Correa, conduzca al PSOL a apoyar movimientos sociales de oposición violenta promovidos por la Mesa de Unidad Democrática venezolana, los separatistas de la "Media Luna Boliviana", Renovación Sandinista Nicaraguense y la CONIE indigena ecuatoriana, contra los gobiernos democráticos, soberanistas y antimperialistas,los cuales seguramente tendrían, como en el caso de Libia, inmediato apoto politico, mediático y ulteriormente militar de del Imperialismo usamericano y las burguesías de America Latina y el Caribe, dirigidas a derrotar estas experiencias populares de cambios, basados en los mismos argumentos de defensa de “la democracia”, ” los derechos humanos”, “la organización sindical” y otros “falsos positivos”, que los laboratorios del imperio y la canalla mediática internacional, han incorporado a los expedientes contra estos “agentes del mal”.

El PSOL brasileño debería de saberlo: es posible que las hoy menguadas fuerzas rebeldes entren sobre las ruinas calcinadas de Trípoli con la protección de las fuerzas imperialistas, que las arenas del desierto se conviertan en inmensos cementerio de los que se opusieron a la invasión imperialista y logren que el traidor Mabmud Yabril y su Gobierno Colaboracionista, se instale en la capital, pero el PSOL, nunca podrá justificar, desde una posición revolucionaria, su apoyo perverso a la conspiración burguesa-imperialista contra los avances revolucionarios del pueblo libio en los ultimos 40 años y el robo de su riqeuza petrolera.


yoelpmarcano@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2570 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a120273.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO