Libia entre la paz y la soberanía

La situación reinante en Libia presenta un escenario muy particular. Realmente los conflictos existentes en este país, situado en la costa norte de África, obedecen a la presencia de tendencias que pugnan  por el control político del poder, tanto en su territorio,  como fuera de él. Percibamos. 

Entre las multiplicidad de tendencias presentes en el conflicto libio, se destacan tres corrientes o fuerzas políticas predominantes: 

a)      El nacionalismo árabe revolucionario: Representada por  Mohamad Gadafi: militar musulmán, quien asumió el poder en 1969 a través de un golpe de Estado contra la monarquía imperante en aquel entonces. En sus primeros años, el coronel Gaddafi realizó un amplio despliegue de planes orientados al fomento de empleos y a disminuir la pobreza a la que estuvo sometido el pueblo Libio durante mucho tiempo. En estos primeros años, Gadafi, mostró una gran resistencia al imperialismo norteamericano y a otros países europeos hegemónicos. Esta posición le costó la vida a una de sus hijas, al ser bombardeada su residencia en Trípoli, por órdenes Estadounidenses. Su nacionalismo revolucionario, le generó conflictos internos con fracciones extremas, tanto de derecha como de izquierda, que no ha podido superar hasta la fecha.  

b)      El neoliberalismo: conformado por pobladores civiles-militares de la derecha y la extrema derecha libia, cuya figura visible es el sistema de dominación capitalista. Internamente tales grupos se presentan como una coalición de partidos. Carecen de líderes emblemáticos. Políticamente conciben las relaciones sociales a partir de la división social y a la división internacional del trabajo, a las  empresas transnacionales, a los monopolios, como expresión de dominación del imperialismo mundial. A esta tendencia se abscriben las corporaciones militares como la Organización del Tratado del Atántico Norte (OTAN),  corporaciones financieras como el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional, (FMI) organizaciones multilaterales como la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos; (OEA) otras transnacionales industriales, comerciales, comunicacionales, etc, en su mayoría localizadas en los llamados países industrializados. Los neoliberales tienen sus líderes internos,  los cuales generalmente son designados en el extranjero por las corporaciones antes mencionadas.

Otra tendencia la conforman: 

c)      Grupos religiosos de bases, socialcristianos, socialdemócratas, ateos, libres pensadores, nacionalistas libres, grupos radicales de derecha e izquierda y los llamados “independientes”, quienes conforman una coalición minoritaria. Estos partidos, aún siendo minorías,  tienen relevancia por cuanto constituyen factores que al agregarse a cualquiera de las tendencias mayoritarias, pueden incidir en el triunfo o fracaso del conflicto.

¿Cómo es el nacionalismo árabe? Es anti-imperialista,  pero el ejercicio de su acción política,  se rige mayoritariamente por la religión islámica, inspirada en la oración personal, sin el uso de intermediarios entre Alá y los fieles. En la práctica, las figuras que se abscriben a esta corriente del pensamiento, han  asumido posiciones políticas a “medias”, o en tal caso, manejan una visión parcial, sobre conceptos como “socialismo”, “nacionalismo”, “imperialismo”.  El coronel Gadafi, -quien se abscribe a esta corriente  política del pensamiento- públicamente afirma ser “socialista”, pero en la práctica muestra una practica contraria a los valores socialistas. Afirma ser marxista y sin embargo, su práctica niega las leyes científicas que constituyen el pensamiento marxista: la “totalidad concreta” como visón indivisible de la unidad, la “dialéctica” como método revolucionario, las bondades del “pensamiento crítico” y el uso de la “historia” como instrumento de acción. Esta tendencia, bajo el liderazgo de Gadafi, mantiene una posición llena de ambigüedades, lo cual representa un elevado costo para su práctica política, aprovechada por sus adversarios para organizar la desestabilización subversiva, como ocurre actualmente

El Libro Verde de Gadafi. El coronel Gadafi en 1975 crea el “Libro Verde”, el cual sirve como referente teórico-legal para el ejercicio del poder en Libia. El Libro Verde establece un sistema de gobierno basado en el parlamentarismo y en la existencia de comités populares, como  órganos de poder. Libia no tiene constitución. La versión del Libro verde expresa una visión personalista del poder, el cual presenta muchas indefiniciones  que se prestan para un discurso filosóficamente confuso, con multiplicidad  de “lecturas revolucionarias” y plagado de “subjetividades”. Ver (http://es.wikipedia.org/wiki/Muamar_el_Gadafi)          

A partir de 1992 Gadafi establece un viraje en su sistema de relaciones internacionales, al firmar una serie de pactos con organismos como el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, transnacionales europeas, chinas y de EE.UU (Ver www.aporrea.org/actualidad/a118506.html), hasta re-establecer totalmente en el año 2004 las relaciones con USA, renunciando este mismo año al comportamiento “revolucionario” y al Estado “rebelde”, que apoyaba la lucha de liberación de los pueblos 

LIBIA  LA BUSQUEDA DE LA PAZ

Ante el conflicto en Libia, La posición venezolana en la figura del presidente Chávez,  ha sido la de conformar un grupo de países, que promuevan el dialogo y una salida pacífica al conflicto en Libia. El diálogo evitaría una confrontación entre la población, una posible guerra civil y las amenazas de ocupación de la soberanía Libia, por parte de  Estados unidos y otras potencias extranjeras, que buscan apropiarse del principal recurso del país: el petróleo.

El planteamiento de la salida pacífica al conflicto en Libia, formulado por el presidente Chávez, plantea conformar un grupo de países de Amigos por la Paz, que propicie el diálogo entre las partes en conflicto. Tanto las denuncias sobre las pretensiones de ocupación por parte del imperialismo, como el planteamiento de la salida pacífica del conflicto, han impedido que el conflicto libio adquiera mayores proporciones y se abran canales que propicien el diálogo y la paz, buscando el fin del conflicto 
 

Las Mentiras del Imperio. El hecho que inicialmente la mayoría de la información sobre este conflicto, procediera de fuentes vinculadas al imperio, causaba suspicacia, generaba dudas. Llegaron al recuerdo las mentiras del caso Irak, las supuestas muertes  de niños y niñas, las mentiras de la fabricación de supuestas armas de destrucción masiva, la mortandad causada por la invasión norteamericana. 

Esta vez la manipulación mediática de las transnacionales de la información, encontró  respuesta oportuna de algunos voceros y líderes mundiales. La iniciativa surgió de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Hubo un pronunciamiento enérgico de parte del canciller cubano ante la Organización  de Naciones Unidas, rechazando los planes yanquis de apoderarse de la soberanía del pueblo Libio, rico en yacimientos petroleros. En tanto el presidente Chávez recordó públicamente las mentiras de los medios informativos privados, cuando la oposición venezolana consumó un golpe de Estado, el 02 de abril del 2002 (www.patriagrande.com.ve/temas/internacionales/chavez). También hubo un similar pronunciamiento por parte del embajador venezolano ante la ONU, Jorge Valero véase (www.lavozdelsandinismo.com/internacionales/2011-03ñ01). Lo mismo hizo el gobierno de Nicaragua. Los pronunciamientos de los embajadores cubanos y venezolanos, develaron ante la opinión pública mundial las verdaderas pretensiones del imperio, lo cual frenó sus virulentas pretenciones 

Atacan las corporaciones. Entretanto las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) iniciaron un plan de ejercicio militares en las cercanías de Libia. La secretaria de estado norteamericana Hillary Clinton, con aires agresivos recién ensayados, amenazaba con tomar iniciativas militares unilaterales contra Libia, arengando públicamente a otros países a sumarse a sus planes belicistas y buscando un pronunciamiento al respecto, por parte del Consejo de seguridad de la ONU.  Rusia y China, integrantes del organismo multilateral, rechazaron los planes belicistas  norteamericanos, afirmando desconocer los supuestos ataques y masacres causados a la población civil, por parte de las fuerzas armadas dirigidas por el coronel Gaddafi.  Hasta ahora el imperialismo norteamericano, ha centrado sus estrategias intervencionistas en la figura de la OTAN, quienes buscan establecer una Zona de Exclusión Aérea, lo cual significa de hecho la ocupación de la soberanía libia, poniéndola al margen de los grupos "Rebeldes" y de los grupos de rapiña de la OTAN, dirigidos por Estados Unidos y otros países europeos

Hasta ahora el conflicto se encuentra en el terreno de las estrategias mediáticas.Los impulsos mediáticos de los grupos rebeldes libios, han disminuido, hasta ir perdiendo progresivamente terrenos, las ciudades y los espacios militares ocupados. Aún cuando internamente se han producido encuentros militares con saldos lamentables de víctimas de la población, ahora el imperio ha centrado sus operaciones militares en el campo de la guerra psicológica, actuando directamente con las fuerzas militares norteamericanas y de la OTAN, lo cual debe ser denunciado ante la opinión pública mundial, como una pretensión por ocupar la soberanía de los pueblos y sus recursos estratégicos, para saciar su sed de consumo y mantener  su sistema de dominación.


vielmajota4@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3922 veces.



José Miguel Vielma López


Visite el perfil de José Miguel Vielma López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: