Primer registro en Venezuela de un cocodrilo con cuernos del Mioceno tardío

Primer registro para Venezuela de un cocodrilo con cuernos (Acresuchus pachytemporalis)

Primer registro para Venezuela de un cocodrilo con cuernos (Acresuchus pachytemporalis)

Credito: Prensa IVIC

14 de mayo de 2021.- Primer registro para Venezuela de un cocodrilo con cuernos (Acresuchus pachytemporalis), proveniente de la Formación Urumaco del estado Falcón que fue coleccionada en 1984.

Este nuevo hallazgo estuvo a cargo de los doctores Ascanio Rincón, Jefe del Laboratorio de Paleontología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y Giovanne C. Mendes, del Laboratorio de Estudios Paleobiológicos, del Departamento de Biología, de la Universidad Federal de São Carlos, Sorocaba Brasil.

El fósil estaba en el olvido desde 1984 hasta 2019. Su descripción fue publicada en 2021. En 2019 el paleontólogo Ascanio Rincón fue llamado por la profesora María Lourdes González a colaborar en la recuperación de la Colección de Paleontología del Museo de Ciencias Naturales la Universidad Simón Bolívar (USB).

Se trata de un cocodrilo con cuernos, debido a las proyecciones óseas en los temporales, muy parecidas a los encontrados en las especies Mourasuchus pattersoni, Mourasuchus arendsi que también vivieron en la Formación Urumaco; ambos del período del Mioceno tardío, que data de hace nueve millones de años aproximadamente.

"El ejemplar catalogado como MCNUSB-PB-02FU-RS43, consta de una porción posterior del cráneo, constituida mayoritariamente por la mesa craneal y la caja craneana, y de ramas mandibulares incompletas asociadas. El fósil representa la primera aparición de Acresuchus pachytemporalis fuera de la Formación Solimões del Mioceno tardío de Brasil", explicó Rincón.

También resulta interesante de este descubrimiento, que las formaciones Solimões (Brasil) y Urumaco (Venezuela) tenían especies en común, es decir, había una región biogeográfica importante de ciénagas y pantanos que probablemente venían de Brasil central hasta Urumaco, y en algún momento, no necesariamente cuando se depositaron los ejemplares fósiles, sino mucho antes: la región se separó dejando poblaciones de individuos viviendo en lo que hoy en día es Urumaco y Solimões. De esa manera, siguieron caminos ecológicos y evolutivos similares, aunque separados.

La Formación Urumaco, tiene una de las faunas fósiles de cocodrilos más ricas y ecológicamente diversas del Cenozoico de América del Sur. "Esta diversidad incluye varios géneros y especies diferentes de crocodilianos que tenían muchos nichos ecológicos distintos, como los depredadores generalistas, depredadores durófagos, depredadores gigantes y piscívoros longirrostrinos, entre otros", señaló el experto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3424 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter