Importante debate en nuestra Ciudad Bolívar

Ciudad Bolívar esta semana

Estos días de inicio de Agosto del año 2.009 bien resumen de manera ejemplar algunas cuestiones de importante debate en nuestra Ciudad Bolívar. Empezando por una mal llamada Feria que desde todo punto de vista degrada a una de las ciudades más importantes de nuestro país y del continente como lo es la antigua Angostura del Orinoco, pasando por los hechos delictivos, el descontrol en el cobro de la tarifa de transporte y hasta la caída de un puente-pasarela en plena inauguración.  Es curioso que esta ciudad, reconocida históricamente por ser cuna de poetas, músicos, políticos, escritores, en fin de un pueblo muy conversador y beligerante hoy sea reconocida por propios y extraños por una apatía generalizada ante el debate y mucho más ante la acción; hemos sido pasivos testigos de cómo la ciudad ha venido siendo desmantelada de sus instituciones, abandonada a su suerte incluso por quienes han tenido la responsabilidad no solo de dirigir los destinos del estado Bolívar sino, y mucho más dramático, por quienes han estado al frente los últimos diez años de la propia alcaldía de la ciudad. No somos pregoneros de regionalismos, de hecho, como marxistas-leninistas creemos profundamente en el internacionalismo proletario; sin embargo, no podríamos dar ninguna lucha por la justicia social, por la igualdad, por la abolición del injusto sistema capitalista sino empezamos por nuestra propia casa que en definitiva no es otra que nuestra ciudad.

Uno vive al país y al mundo a través de su ciudad, quienes apoyamos al proceso bolivariano captamos ampliamente los logros y las deficiencias de este a través de lo que percibimos en nuestra ciudad, otro tanto podríamos decir de aquellos quienes adversan al proceso, por eso es trascendental que hagamos las criticas pertinentes ante este “desbarajuste” generalizado en que se ha convertido la capital del estado. Esta semana vimos con “lastima” política como abiertamente dos instituciones locales, Alcaldía y Concejo Municipal, se declaran incompetentes para hacer cumplir lo que es una de sus obligaciones: fijar la tarifa del transporte público, ante esto nuestro pueblo se encuentra indefenso porque al final los transportistas están cobrando lo que les viene  en gana, o es mentira que el precio efectivo que cobran en los microbuses es de 1,50 Bsf desde diciembre (si das un billete “entero” te “friegan” con el cambio), o ver por ejemplo, como a la propia gobernación se le desploma un puente en plena inauguración en el barrio San Simón. Son cuestiones que tienen que llamarnos al debate y a la acción para impulsar una ciudad con verdadera conciencia política de sus retos, para ello es clave la verdadera organización popular, no como eslogan vacío sino como auténtica construcción revolucionaria.


Los Consejos Comunales son el marco propicio para estos debates que apunten a una acción organizada del pueblo, pero preocupadamente la gran mayoría de ellos hasta ahora solo han sido definidos como el “canal” por donde “bajan” recursos los organismos nacionales, regionales o locales; pienso que la tarea es mucho más profunda, es determinar con gran precisión los problemas (diagnósticos), que no son exclusivamente de aceras y brocales, es unirnos en la acción, no como sucursales de las alcaldías sino como pueblo organizado en pleno avance. Para esto también es necesario impulsar otras formas de organización revolucionaria como lo son los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras y todas aquellas expresiones que nos lleven a darle un “paro” a este eterno carnaval del desorden e ineficiencia en que se ha convertido la acción de los gerentes de la ciudad y del estado en general. Mucho más comprometidos con esto deben estar quienes desde cargos de dirección en los distintos niveles de gobierno dicen apoyar al presidente Chávez, cuestión que debe ir más allá de los discursos y ponerse a la altura de que lo que está exigiendo el momento político de sus dirigentes y burócratas, eficiencia, sacrificio, honestidad y planificación, si no estamos preparados para hacer de nuestra ciudad un ciudad próspera, limpia, organizada, dónde los servicios funcionen o al menos exigirle a las autoridades el cumplimiento de metas y de “promesas electorales”, tampoco lo estaremos como pueblo para profundizar el proceso revolucionario, para ir dando los saltos económicos y sociales que implica construir el socialismo

edgarml79@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1359 veces.



Edgar Meléndez (*)


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: