El Acidito

Murió Miguel Gómez, un revolucionario con la honestidad por delante

Este 22 de abril, murió "El Abogado del Pueblo", como era denominado por quienes lo conocían; nuestro muy apreciado amigo, Miguel Gómez, ex Gobernador interino del estado Monagas, hombre comprometido con la revolución. La Gobernadora de Monagas, Yelitza Santaella, exhortó a seguir su ejemplo como "persona humanista y preocupado por los derechos sociales". Miguel fue un hhombre humilde y querido por todos.

Cuando el ex Gobernador de Monagas, deja acéfala la Gobernación y sale huyendo del país, en el año 2000, producto de reiteradas denuncias, que entre ellas, este servidor realizó, sobre su gestión, por la dilapidación de recursos del estado que no pudo justificar, el comandante eterno, Hugo Rafael Chávez Frías, designa a Gómez, Gobernador Interino de Monagas, periodo en el cual estrechamos aún más los lazos de amistad, porque desde que se instaló en la gobernación nos pidió lo apoyáramos en la escogencia de su gabinete ejecutivo, incorporando de inmediato un equipo de profesionales y técnicos del MVR, pero siempre con nuestro apoyo en las asesoría técnicas, para sanear una administración hundida en la corrupción.

Gómez trabajó de la mano con el presidente Hugo Chávez, para dar continuidad al proyecto revolucionario del nuevo gobierno, y le permitió a la entidad una transición pacífica y organizada. Todos los factores políticos reconocían a Miguel Gómez por su vasta formación profesional, su rol como hombre pacificador, la persona ideal para asumir el mando en un momento de gran conflictividad política en el estado, que gracias a su entereza y don de gente pudo superar.

Miguel era del mismo equipo de trabajo de Alí Rodríguez Araque (ex Presidente de PDVSA, quien nadie ha podido señalar de corrupto) y de Isaías Rodríguez (primer Vicepresidente de Venezuela bajo la nueva constitución de 1999), hombres de confianza del Presidente Chávez. Miguel Gómez fue tan honesto, que luego de su estadía por la Gobernación, el comandante Chávez lo designa embajador de Venezuela en Nicaragua; luego de lo cual llama a tres de sus amigos en Monagas y nos da la información de su nueva designación, y nos dice: "me da pena pero no tengo un flux que ponerme para asumir esa embajada y tengo actos consecutivos, donde debo acudir con trajes distintos"; de inmediato lo acompañamos a una tienda y le regalamos dos trajes cada uno; estuvo muchos años en Nicaragua y siempre siendo la misma persona humilde y honesta como lo conocimos. Hombres como éste, son un ejemplo digno a seguir en este proceso revolucionario. Nuestras condolencias a toda su familia. Paz a sus restos. ¡Vuela alto Miguel y desde allá ilumínanos el rumbo!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2180 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: