En un año el único logro de Omar Prieto y Willy Casanova es dejar sin empleo a miles de buhoneros

Es indiscutible que estamos de acuerdo con una intervención del centro de Maracaibo que garantice la armonía de esos espacios. Pero resulta que después de varios meses no hay un plan para reorganizar, mejorar la convivencia y apariencia de la zona comercial de Maracaibo. La medida solo sirvió para que miles de buhoneros honestos, que no están ligados a mafias, perdieran su trabajo que les garantizaba llevar el pan a sus familias. De hecho, ante la ineptitud para dar respuesta en la reubicación de los buhoneros estos han optado por regresar al centro vendiendo productos en la mano o en tarantines itinerantes. Hoy vemos como el centro se ha poblado nuevamente de buhoneros ante la negligencia de un gobierno que los desplazó por la fuerza y los estigmatizó a todos como delincuentes y mafiosos. Estamos conscientes de todos los vicios, excesos, inmoralidades y perversiones que se generaron allí, sin embargo, todo eso posible por la complicidad, omisiones y apoyos de cuerpos policiales y, hasta de políticos. Este regreso de los buhoneros ha traído múltiples acusaciones de excesos por parte de cuerpos policiales para dejarlos utilizar esos espacios. Todos los días vemos apostados en esa zona contingentes de la Guardia Nacional, policía Bolivariana, Policía Regional y Policía Municipal es así como en diferentes medios de comunicación ha informado sobre la denuncia de cobro para no desalojarlos. Debería abrirse una averiguación para corroborar o desechar estas denuncias. Triste papel el de los cuerpos de seguridad que han quedado para perseguir buhoneros en vez de estar prestando seguridad al ciudadano.

El Gobernador del Zulia y el Alcalde de Maracaibo han montado toda su gestión en un boom publicitario sobre la intervención del centro de Maracaibo que, en definitiva, solo ha sido un desalojo al mejor estilo de la Cuarta República. De resto observamos que todo sigue igual de calamitoso. Los semáforos no sirven, cerca del 80 % de ellos están inoperativos. La situación de la basura es espeluznante en las calles de todo el estado. Las ciudades y pueblos se han convertido en grandes basureros ante la ausencia de un sistema eficiente de recolección de desperdicios. Para continuar con el engaño publicitario de vez en cuando realizan jornadas de recolección que no representan una solución al problema. El transporte ha continuado su camino decadente sin que exista, ni siguiera, una postura demagógica para solucionarlo. Los carros por puesto y autobuses desaparecieron, solo quedan camionetas, camiones y otros medios de movilización que representan un peligro para los usuarios. Es lo único que hay y no existe una propuesta gubernamental para resolver esta dificultad. Lo único que hemos visto es a los fiscales del Imtcuma (Instituto Municipal de Transporte Colectivo del Municipio Maracaibo) y a los oficiales de la policía de Maracaibo colocando multas y remolcando al poco transporte que aún sobrevive. El terminal de Maracaibo es una verdadera tragedia. Allí la suciedad es espantosa, el desorden una fatalidad, los comercios tienen los precios que les da la gana sin ninguna regulación por parte de la municipalidad, lo peor es el precio de los pasajes que cambian a diario sin que nadie los controle. La electricidad, aunque mejoró en el último trimestre del 2018, mantuvo muchas fluctuaciones de voltaje que ponían en riesgo los aparatos eléctricos. Con el 2019 reaparecen los apagones de varias horas y ya tenemos días padeciendo nuevamente este flagelo. Las calles y avenidas del estado Zulia son un verdadero desastre, huecos por doquier, sin señalización y no vemos voluntad para invertir en este aspecto. La telefonía e internet de CANTV es un caos terrible donde no se avizora una salida viable para el funcionamiento óptimo de las comunicaciones. El problema del contrabando e inseguridad en la frontera, lejos de solucionarse ha empeorado. Es denunciado por los medios a cada rato la complicidad de los cuerpos de seguridad en el contrabando y la lucha entre bandas de delincuentes por el control del territorio para cobrar vacunas y dominar las trochas. Las colas para surtir de combustible se mantienen y es una proeza abastecerse. La distribución de agua potable es una calamidad. Sectores que pasan meses sin el vital líquido. El caso de los hospitales amerita un análisis particular pues su deterioro, deficiencia, insalubridad y falta de insumos tiene a la región en un estado de alarma. Hay otros problemas que se han mantenido como la escasez de alimentos y medicinas, especulación, falta de efectivo, aparición de enfermedades ya erradicadas en el pasado, entre otros.

Entonces de cual Socialismo nos hablan Omar Prieto y Willy Casanova, sino han sido capaces de resolver los problemas más elementales que afectan a los ciudadanos. Solo hay discursos vacíos y alianzas con la burguesía regional en detrimento del bienestar del pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 798 veces.



Johnny Alarcón Puentes

Docente/investigador. Universidad del Zulia. Licenciatura en Antropología.


Visite el perfil de Johnny Alarcón Puentes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a274274.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO