La oposición en Venezuela, un problema de identidad

“La identidad es parte de la conciencia americanas… Cuando un pueblo por medio de sus instituciones sepa lo que son sus deberes y derechos, habremos consolidado la República… Son los hombres y no los principios los que forman el gobierno. Los códigos, los sistemas, los estatutos por sabios que sean, son obras muertas que poco influyen en la sociedad; hombres virtuosos, hombres patriotas, hombres ilustrados constituyen la República”

Simón Bolívar

Si tomamos literalmente esta aconseja de nuestro Libertador, tristemente debemos reconocer, que Venezuela sufre una severa crisis de identidad, más allá de una crisis institucional o gubernamental, como se acusan de una y otra parte, según la crítica se ubique en el gobierno o en la oposición.

Nuestra crisis de identidad comenzó cuando bolivarianos en la Guerra se convirtieron en antibolivarianos en la Paz

Santander, Páez, Mariño, Arismendi, Peña, Vargas, entre otros insignes bolivarianos que guerrearon al lado del Libertador, lo proscribieron cuando terminó la guerra… A partir de ese momento, la crisis identidad ha sido la principal causa de nuestras desavenencias en todos los campos.

Hoy más que nunca Venezuela vive un problema de identidad, con partidos políticos que renunciaron a ser representantes del pueblo, como la esencia de las organizaciones partidistas

Grupo de electores por la democracia que abandonaron el sitial por excelencia de la controversia política que ofrece la Asamblea Nacional, para buscar en los estudios de televisión el escenario artístico para atacar al gobierno; y en esa crisis de identidad política, ahora amenazan con hacerse el harakiri para abandonar también las elecciones democráticas por la presidencia, para transformarse en los candidatos de los Medios de comunicación organizados en una conjura de Golpe de Estado.

La crisis de identidad no escapa a los medios de comunicación: RADIO CARACAS TELEVISIÓN, GLOBOVISIÓN, VENEVISIÓN y TELEVEN, como las principales plantas televisoras comerciales del país, dejaron de ser concesionarios del espectro radioeléctrico con el compromiso de entretener, educar e informar, para convertirse en los protagonistas de una oposición golpista… A esta crisis de identidad de informar, se suman la mayoría de los periódicos y revistas, que dejaron de ser vendedores de publicidad, para convertirse en promotores de los partidos de la oposición.

Nada más antagónico y digno de una crisis de identidad, lo significó el Paro General del 2002, cuando FEDECAMARAS liderizó el cierre de todas sus empresas filiales, en una búsqueda facinerosa de quebrar la economía del país y a sus propias empresas

La iglesia no escapa a esta crisis de identidad, de espalda a los bienaventurados ejemplos de Jesucristo, para venerar las consejas de Satanás… El episcopado, insignes “cardenales”, obispos y representantes de la iglesia, se bajan del púlpito de las homilías de santidad, para atestarnos con vulgares discursos políticos, incitando a la anarquía, el odio y la lucha de clases, a la par de apoyar, no a los pobres ni a los enfermos, ni a los más desvalidos y necesitados, sino a los apátridas, conspiradores, golpistas y dictadores como Carmona Estanca.

La crisis de identidad ha pasado a ser una enfermedad que contagió lo más incólume y antagónico del acontecer político, como son Cómicos y humoristas

Estos artistas del escenario que desde siempre nos han entretenido con su ingenio y comicidad, ahora se enserian como caudillos fascistoides de pseudo organizaciones político-partidista: Orlando Urdaneta, Pedro León Zapata, Claudio Nazoa, Laureano Márquez, Emilio Lovera, Oscar Yánez, Wilmer Ramírez, Graterolacho, en fin, humoristas del acontecer político que nos hacían reír y ahora nos hacen llorar con sus posturas apátridas de apoyar gobiernos De Facto… y hasta amenazan con suicidar a un precandidato presidencial de la oposición como el caso de EL CONDE DEL GUACHARO.

Por su parte, la organización partidista, columna vertebral de la diatriba filosófica e idealista de los partidos políticos en toda la historia del mundo, en nuestro país ha sufrido una transfiguración de identidad digna de un tratamiento psiquiátrico

En esta crisis de identidad de valores e ideología, no nos es extraño ver a insignes representantes de la izquierda conspirando a favor de la derecha y viceversa… a empresarios imperialistas en confabulación con sindicatos de obreros… a grupos armados de Bandera Roja sentados junto a COPEI como lo más representativo del Opus Dei… a un Pompeyo Márquez que fue perseguido por los esbirros de Acción Democrática en la época de los sesenta, hoy de besos y abrazos con Ramos Allup, líder del mal llamado “Partido del Pueblo”; o a un guerrillero como Teodoro Pefkoff junto a Carlos Andrés Pérez; o a un hombre que se decía de la ultra izquierda como Américo Martí compartiendo escenario con la ultra derecha de Salas Roomer… y hasta lo más insólito como sindicatos de obreros conspirando en un mismo escenario junto con empresarios a favor de un paro…

…y qué decir de la crisis de identidad que sufre la sociedad civil, insignes representantes del fomento y desarrollo del país que, con total impunidad, se organiza para conspirar a favor de la desgracia Venezuela y hacen lobby en Foros internacionales para alejar la inversión extranjera de VENEZUELA..!

Sencillamente estamos hablando de una crisis de identidad que ha tergiversado los valores del venezolano, tal cual sucedió en los albores de nuestra independencia, cuando una elite de venezolanos conspiraba a favor de los españoles y en contra de Simón Bolívar. Muy parecido a lo que vimos aquel 11 de abril del 2002, cuando una casta apátrida festejaba el discurso de Carmona “El Breve” que anunciaba la eliminación del nombre “BOLIVAIANA” y descolgaba los cuadro de nuestro Libertador… Es por ello, que cuando escuchamos a Leopoldo Castillo defendiendo a los apátridas de SUMATE, cuyo programa conscientemente actúa en el inconsciente para manipulan el intelecto de una sociedad civil sumisa al discurso televisivo; cuando nos levantamos todas las mañanas con el discurso enfermizo y terrorista del programa LA ENTREVISTA de Miguel Ángel Rodríguez criticando todo lo que hace el gobierno… cuando buscamos información veraz y nos topamos con los actores políticos de El Nacional, Universal, GLOBOVISIÓN y del detestable Circuito de Radio Nacional Belfort CNB; comprendemos la magnitud de la crisis de identidad de hoy vive el país, donde los medios de información se convirtieron en actores de una conspiración apátrida y proyanqui que yo califico de ”coños de madre”, puesto que constituyen una conjura satánica de no más de 25 lacayos del imperio Estadounidense, que tiene en jaque a 25 millones de venezolanos a través de un Plan orquestado que: invocan de manera descarada una invasión estadounidense… rezan por que los precios del petróleo caigan para cerrar las finanzas del gobierno… descarnan las cosas más frívolas de Chávez para satanizarlas en una suerte de conspiración y ocultan las insignes obras del gobierno… incitan a una guerra civil y a una lucha de clases… ruegan por que las lluvias en un deslave arrasen con los ranchos para tener un tema que criticar del gobierno… imploran por una desgracia para la colectividad, como cuando se regocijaban con la caída del viaducto Caracas-La Guaira… exhortan para que Venezuela no logre un sitial en el Consejo de Seguridad de la ONU… festejan cada arremetida del Washington contra nuestro país… y apuestan a un bloqueo económico internacional que quiebre al país.

Son actitudes inexplicable que en cualquier nación serían prohibidas y castigadas severamente con sanciones ejemplarizantes y cierre de las emisoras, menos en Venezuela, donde la crisis de identidad también ha invadido los Tribunales de Justicia; situación que necesariamente nos obliga a buscar en palabras del Libertador la solución a esta crisis de identidad.

“Es preciso que el gobierno se identifique por decirlo así, al carácter de las circunstancias, de los tiempos y de los hombres que lo rodean: Si éstos son prósperos y serenos, él debe ser dulce y protector; pero si son calamitosos y turbulentos, él debe mostrarse terrible y armarse de una firmeza igual a los peligros, sin atender a las leyes ni a la constitución, mientras no se establezca la felicidad y la paz”

Simón Bolívar

tedejo@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10045 veces.



Jorge Mier Hoffman


Visite el perfil de Jorge Mier Hoffman para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Mier Hoffman

Jorge Mier Hoffman

Más artículos de este autor