Asumir o no asumir

Ese es el problema. Es ya un lugar común de la oposición negar la realidad de los hechos y acciones que la historia les imputa. Quien no asume, o miente, o evade su culpa lo hace por cuanto su sistema de motivaciones inconscientes no acepta sus comportamientos y fracasos: o, peor, sus conductas indeseables y el sufrimientos que se inflige a otros seres, le son intangibles, virtuales.

No asumieron su participación del golpe de Estado del 2002. No utilizan o acuden al auto-reproche. Desconocen la fuerza negativa de sus ideas obsesivas. Y, su lucha aunque socialmente la ejercen con patrones malignos, no le parecen reprensibles.

No asumieron el daño a los derechos humanos derivados de la situación del carmonato, donde, persiguieron, violaron la constitución, asediaron una embajada, nunca lo asumieron. No sufren de esa lógica turbación interior que experimenta la conciencia ante la deficiencia que demuestran determinados actos inmorales.

No asumieron su derrota electoral 14F.

No asumen que el Presidente Electo es Nicolás Maduro

No asumieron la realidad de la acción descontrolada del perdedor al llamar por televisión a que fueran a reclamar, su personal idea de los resultados electorales, ante los CNE de cada Estado. Eso de decidir nuestras propios actos en virtud de la creencia de la autonomía absoluta, es una simple ilusión conductual. El ser que así actúa, está en verdad poseído de la ilusión del libre y total arbitrio aparejado de anarquía; y, niega el estado de derecho.

No asumieron las consecuencias vandálicas de esta instigación, que produjo, quema de los CDI, Oficinas, casas de familia, nueve muertos y ciento sesenta y siete heridos.

No asumen su errónea interpretación de la forma de solicitar una reclamación al llamar a “reconteo de votos”, figura inexistente en el ordenamiento jurídico.

No asumen su confusión, pero cambian su discurso y ahora llaman no al “reconteo” sino a realizar una Auditoria.

No asumen que lo único valido es una Auditoria Ciudadana. Propuesta, como Fase II que comprende el 46% con las Cajas de Resguardo. No asumen que NO hay conteo de papeletas; ESO no existe. No asumen que ninguna Auditoria puede cambiar resultados electorales. No asumen que los resultados son irreversibles. No asumen que engañan cuando prometen y crean falsas expectativas; pues al ejercerlas de acuerdo con sus decisiones; y al revestirlas de invisible responsabilidad personal crean desiertos legales; y, solo buscan mostrar que sus actos de moral individual, se vean como acciones neutras. Por tanto, exentas de legalidad.

Al no asumir, pues se retiran del equipo que debían formar para ejecutar auditoria.

No asumen que lo único que pueden soliciten es UNA impugnación. Pero entiéndanlo, que esto se debe a que no están de acuerdo con los resultados; y, para solicitarlo, poseen pruebas duras y fundamentadas en su alegato.

A punto seguido, caen en otra contradicción. ¿Como impugnar¿, si se niegan a asumir al legitimidad de la Presidenta del TSJ¿. ¿Será entonces que van a impugnar ante el Depto. de Estado, el Gobierno Español, una Corte chilena o mejor la Corte Celestial ¿. Pareciera que viven sumergidos en la impetuosa corriente de sus silogismos autárquicos e incontrolables.

En síntesis, que su negativa es que no asumen, la diferencia entre democracia formal y aquella participativa que se deriva de la voz del pueblo soberano e independiente. Fundamento político de este proceso que tanto adversan.

No asumen que el pueblo hoy tiene voz y la ejerce, de la forma que su conciencia le dicta, el comportamiento electoral demuestra cuan independiente y crítico es hoy.

No asumen ni aceptan que la Justicia tiene autoridad y competencia para juzgarlos y de haber pruebas condenarlos por actos de hostigamiento, barbarie y muerte. No asumen que los Presidentes y representantes de muchos, muchísimos, países de mundo ya reconocieron el ganador de la elecciones y nuevo Presidente.

No asumen que el Estado y el gobierno y sus instituciones están en plena vigencia.

No asumen que existe respaldo y reconocimiento de muchos partidos políticos venezolanos e instituciones internacionales del mundo que otorgan legitimidad al Presidente elegido.

No asumen –niegan, desprecian idea- que el Estado de Derecho venezolano, establece que la instigación a la violencia y al delito es materia de acción policial y judicial, aplicable a personas amparadas, o no, en fuero legislativo. Aunque, ellos suponen, estar escudados por las exigencias de una universal voluntad de poder que escapa a cualquier control social. En fin son supra potentes

Por lo pronto, asumen contar con el apoyo del Depto. de Estado, la CIA, la Quinta Flota, el Comando Sur y el Gobierno español, Team América, y la mediática que los apoya desde siempre.

Aunque hay que reconocer que este soporte les provee financiamiento y estrategias para mantener, esta otra etapa de la guerra, que mantendrán por treinta meses hasta llegar al Referendo Revocatorio.

Ultimo recurso antes de que inventen otra estrategia que sustituya la relativa a resultado electoral del 14A. Allá en el futuro, de nuevo gritaran FRRRAAAUUUUDEE; y, .. así, .. así, …. hasta que vuelvan a perder otras elecciones y retornen, a la noria infinita, en la que intenten moler el dolor de su frustración eterna.

Creen tener autoridad y libertad, que montan –autarquícamente- como si fuera una capacidad absoluta sin limitación. Especie de poder de la gente de su clase que se maneja espontánea y ciega sin finalidad alguna, que no sea su propia esencia infinita de origen racista. Heredada de algún ser supremo, absolutamente libérrimo y solo fiel a sus intereses en correspondencia con el poder financiero-militar de quienes lo apoyan desde el exterior.

Se miran dueños imperiales de sus propios actos. Actores emancipados, que deciden ser sus propio árbitros. Imponen su voluntad de arbitrio a nivel de fantasía. Tan inconmensurables son, que no reconocen ninguna inhabilitación posible.

La reticencia a asumir y su soberbia, me recurada esta cita: “Rebuznar no es un arte; es una ciencia. Pródiga la natura es quien la enseña”. (Sancho Panza. Historia de D. Quixote. Cap 28)


tuliomon@me.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1031 veces.



Tulio Monsalve


Visite el perfil de Tulio Monsalve para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Tulio Monsalve

Tulio Monsalve

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a165019.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO