¿Ajedrez, el juego ciencia?

Pudiera ser cierto, por lo menos, es su fama, como dudar, siendo como me consta ser uno de los peores jugadores que de ese deporte conozco. 

Mis ruidos y dudas comienzan a acelerarse cuando algunos de nuestros sofisticados analistas políticos arruinan la sensatez y avanzan hacia el absurdo eufemismo de querer llamar las burdas y gruesas conjuras y las trampas diarias entre los miembros de los partidos oposición con el poco sensato nombre de “ajedrez político”.  

Cuando uno lo que está viendo son sus recreos con zancadillas que difícilmente puedan llegar mas allá que un criollo juego de “carga la burra”.  

Disfrutar el humor de sus  reuniones y foros y Mesas para declarar consensos que terminan por imponer los candidatos adecos, distracciones que no son otra cosa que el efecto de un relancino “fusilao” o magnífico “gargaro  agachao”.

Amplían su lúdica experticia, con picos, como cuando “se les fue el papagayo a la isla” y botaron la pelota, al crear ese juego de envite y azar que inventó la MUD por el cual se le pide millones de billulos a los candidatos para poder inscribirse en las primarias. ¿Jugada; azar o travesura¿ 

Allí se botaron los simpáticos muchachones de la rota unidad. Inventaron el “escondido”, derrocharon con el “palito mantequillero” y avanzaron en el terreno del “cuarto oscuro”, en silencio y sin consenso de nadie fijaron el monto de la multa para inscribir –burlar-  candidatos. 

Se destacaron en la jugarreta ingeniosa los chamos, Avelédo y Albanez cuando, a la juega, jugando, entonaron “a la víbora de la mar por aquí podrán pasar, él de alante paga mucho y él de atrás se quedará” … y dejaron a Pablo Medina, en medio del patio, solo y con el “trompo enrollao”. 

Hemos visto jugar duro a la trilogía AD + COPEI + UNT y gozar recordando la “gallinita ciega” y en diestra y malandra zafada decidir el destino de Gobernaciones y Alcaldías. En esas encerronas le pegan “la ere” al que pague menos o venga del lado de los jóvenes que llaman mariposones o sifrinitos. 

En otros Estados, aguzan el ingenio y barajan apuestas con el peligroso solaz del “gurrufio” para decidir candidaturas primarias. También se aplican a la diversión con el “paloencebao”, aunque, los copeyanos saben que los adecos son tramposisímos en esta especialidad y les huyen. Sobre todo, por que los adecos han buscado que los juegos los arbitren los Salas o peor los de la Episcopal. 

Mientras tanto, Ismael, Zuloaga, Mezerhane y Rosales juega a “ladrones y policías” , para ver como se colean en el jueguito disfrazados de “transicionistas”.

No termina allí el divertimento, sino que vemos al lúdico Leo descubriéndo el “arroz con leche” a Garantón; mientras, Maricori se divierte jugando a las “muñecas de trapo” o ese comprometido juego que llaman del “doctor” .

Yo, no veo por ningún lado nada parecido al Ajedréz, como no sea el “enroque”, con jaque pastor, que Pablo Pérez le hizo, con camuninga, al cantante de Gaitas del Grupo los Prostatícos. Así andan todos coreando: cuando la Mama les pregunta: “¿Muchacho que hacías tu tanto tiempo en el partido ¿ : Jugando mama, jugando, al gallo y a la gallina”. 

tuliomon@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1497 veces.



Tulio Monsalve


Visite el perfil de Tulio Monsalve para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Tulio Monsalve

Tulio Monsalve

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a133723.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO