Piedra De Tranca

Uno y dos...

LA OCIOSIDAD EN LA POLÍTICA es una manera de poner en evidencia no sólo la irresponsabilidad sino también la mediocridad. La oposición venezolana, sino toda al menos parte importante de ella -en especial la mediática-, se encarga de abonar esta apreciación. Que no es despectiva, que obedece a una realidad que a diario vive el país.

COMO SE TRATA de una oposición sin banderas, porque las que tiene no las puede exhibir, por ejemplo, sabe que no puede hablarle al país de que defiende al capitalismo -mientras más salvaje mejor para la elite que la controla-, que no puede hacer la apología del neoliberalismo -que en el fondo es su verdadera ideología-, apela entonces al recurso de refugiarse en planteamientos banales. Intrascendentes. Que por su vaciedad dan pena ajena.

¿A QUÉ SE REFIERE este escribidor? A algo muy sencillo, que sucedió por estos días. A la actitud asumida por la oposición en el caso del viaje al exterior y la operación del presidente Chávez en Cuba. Algo que siempre estuvo clarísimo; es decir, que un viaje para profundizar aspectos básicos de la política exterior de Venezuela, que comenzó en Brasil, luego se proyectó a Ecuador y finalizaba en Cuba, aprobado por la Asamblea Nacional conforme a lo establecido en la Constitución bolivariana, se convierte en piedra angular de ataque contra el Jefe del Estado: Rechazo sin argumentos, descalificaciones al boleo, en fin, todo lo que suele hacer una oposición al garete. Finalmente, el broche de oro de la estulticia opositora: Al ser humano que es Chávez se le presenta un trastorno de salud como le puede ocurrir a cualquier persona, y tiene que ser operado de urgencia. Algo tan simple como eso, pero la oposición sin políticas le asigna importancia decisiva y arma el escándalo. Como carece de imaginación tiene que recurrir a algo que debería avergonzarla: La mención del inefable vacío de poder que inventaron los que violentaron la Constitución el 11-A, que ahora, por cierto, dicen defenderla.

LA OCIOSIDAD QUE DEMUESTRA la oposición tratando el tema es patética. Es una fotografía de cuerpo entero de lo que realmente es. Habiendo tanto tema importante en el país, se va por el atajo, siempre en plan subversivo, para colocar en la discusión algo absolutamente normal: Que un hombre se enferme y sea operado, no importa dónde, ya que donde surja el problema de salud, debe hacerlo. Y luego, la ridiculez del cuestionamiento al permiso de la Asamblea Nacional para viajar, las objeciones legales, por parte de quienes no vacilaron a la hora de pasarse por el forro todo el ordenamiento constitucional y legal el año 2002. Ociosos redomados y sobre todo farsantes.

-II-
EL YOYO SE LE ESTÁ ENREDANDO a la MUD. Demasiados candidatos. Demasiados partidos, partiditos, grupos y grupúsculos. Demasiadas ambiciones. Demasiados odios juntos. Demasiadas vanidades. Y, al mismo tiempo, escaso liderazgo, ausencia de programa, de proyecto de país. Cada quien tirando por su lado. Cada quien contando los pollos antes de que las gallinas pongan. Y en la clientela mucho desaliento. Hastío por lo que ocurre adentro, que no refleja lo que sucede en el país. ¡RIP!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2680 veces.



Marciano


Visite el perfil de El Marciano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



El Marciano

El Marciano

Más artículos de este autor