¿Quién es un estudiante-trabajador?, o el desprecio por el pueblo

Tradicionalmente se ha dicho que un estudiante es una persona el o la cual cursa estudio de primaria, secundaria o pregrado de la universidad. Los y las cursantes de la educación no formal, de los estudios de postgrado (cuarto, quinto y sexto nivel), no son considerados como estudiantes en el lenguaje popular y hasta académico. Es interesante saber que la condición de estudiar define la profesión al momento de considerar la toma de datos para cualquier situación, incluida la realización de la historia médica. El trabajo se considera de apoyo a la situación de estudiante.

Pero cuando oímos en palabras de los operadores de la oposición, tanto locutores, periodistas como políticos propiamente dichos, se aprecia de nuevo el desprecio hacia los y las participantes de nuestra revolución, bien sea militantes como simpatizantes o aunque sea familiares, además de la masa poblacional general. El presidente y líder de esta revolución, Hugo Chávez en el discurso del reciente sábado 2 de junio de 2007, aclaraba que la sociedad civil dentro del contexto de los escritos sobre socialismo de un autor italiano, se concreta como una serie de personas que en nombre de la oligarquía operaba la dominación popular a través de la dirección las empresas, educación y el clérigo. Ellos son la “civilización”, son la sociedad civil. Es decir, cada vez que los operadores de la oposición dicen hablar en nombre de la sociedad civil, denotan su deseo de dominarnos en función de delegado oligárquico y nos llama bárbaros que no podemos ejercer ninguna función institucional o económica, es una ofensa por sí misma.

Esa ofensa permanente no solo la hace tácitamente la oposición en boca de sus operadores, la expresan abiertamente cuando nos han llamado lumpen, pata en el suelo, patoteros, hordas, brutos, malhablados, cuanto apelativo se le ha ocurrido. Ahora se suma el nuevo episodio que cargado de odio señala que los objetivos políticos son los estudiantes quienes asistieron a la Asamblea Nacional como voceros de la mayoría de los estudiantes para debatir y compartir la libertad de expresión con quienes siendo sus colegas hacen oposición y manifestaciones a favor de la empresa 1BC a la cual no se le renovó la licencia para usar el espectro radioeléctrico de la RBV.

En este nuevo ataque usan su libertad de expresión para tratar de asestar un golpe en la honra de los estudiantes bolivarianos y revolucionarios, que según la declaración de los derechos humanos de las naciones unidas, es una limitante de este derecho. El ataque significaba según ellos que estos estudiantes bolivarianos, no lo son, son trabajadores, es una deshonra y hay que denunciarlos. Pero más allá de lo meramente institucional y académico, se aprecia que estos operadores tenían como meta de su ideología no dejar estudiar a nadie: o estudias o trabajas, bueno, mejor trabaja para mí, apreciándose en su acción una clara oposición al derecho al trabajo o al estudio. Y cuántos quedaron sin su educación formal por tener que abordar el camino del trabajo sin facilidades como las actuales para poder continuar esa formación. Es su ideología. Cuantas personas actualmente tienen la doble acción de estudiar y trabajar, para ellos mi reconocimiento.

No pasa así con estos operadores opositores, no le reconocen a nadie ese esfuerzo, por ello cuando ven las romerías populares quienes asisten a los ambientes de las misiones educativas, tratan de ignorarlas y le hacen un “borramiento” público: no existen. Ahora cuando señalan públicamente a los estudiantes y sus trabajos, están diciendo nuevamente la civilización somos nosotros, la sociedad civil. Esos no son estudiantes son trabajadores: ¿y acaso nosotros los trabajadores no podemos estudiar o los estudiantes no pueden trabajar?

eliorios@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13784 veces.



Elio Ríos


Visite el perfil de Elio Ríos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas