Nadie oblígase por contrato de otro

Asina asín así, reza y dice uno de los principio del Derecho Usual Ordinario Romano, en que congréganse todos los principios de la consideración genero próximo del significado extensivo denotativo frente a la normativa específica propia del significado intensivo connotativo, del hecho y del Derecho, factual y distintivo, al dicho y al hecho, en el trecho estrecho arrecho de la definición. Que es una, mas y más, de las tantas definiciones del Derecho Romano, a mas y más, del género próximo y de la diferencia específica. Definición del Derecho, desconocida por Eduardo García Máynez, mas y más, aun y aún, conocida por los antiguos aforismos jurídicos romanos, en que ya anunciábase la anarquía del Derecho, por el sin número de definiciones, en que ya anunciábase, endenantes, su contradicción y borrosidad, por solo y sólo citar a la definición de Jurisprudencia, o sea, el conocimiento de lo humano y de lo divino y ciencia de lo justo y de lo injusto, en que surge la concepción romana moderna ilustrada originaria contraria caliginosa de la que nos hablara Albert Einstein en la nueva orientación. Helo ahí, la facilidad y factibilidad de la definición del Derecho Romano, por genero próximo y diferencia específica, y, endespués, lo que se ha tenido de la normativa del Derecho Público y del Derecho Privado, ambos contradictorios y borrosos complementarios caliginosos, que no en el círculo infernal agustiniano, que sí en el movimiento real histórico sinusoidal de la eterna noria notoria de la historia ludovicosilvaiana, de los principios y de las normas.

Con digresión y sin digresión, nadie se obliga por contrato de otro ni de otra, en la guerra con pandemia y sin pandemia, de la biológica y de los virus, se violan los contratos y se afianzan y se alzan los individuos. Con derrota y sin derrota, con victoria y sin victoria, se conquistan las colinas. Y, el paso siguiente apoyado por lo que viene. Endenantes, a la invasión criminal incursiva mercenaria colombiana-americana del duque amarga golosina y del reyecito comiquita trumpiana, estaban los vientos polvorientos de las armas en la frontera colombiana, la cocaína, los paramilitares y la pandemia, todo un arsenal de guerra. Endespués, lo de la Santa Cruz de Mayo, Macuto y Chuao, La Bahía de Cochinos cubana-venezolana., derrotada y fracasada por la independencia libertaria soberana del convite cívico militar de Bolívar y Chávez, preparada para la guerra de todo el pueblo venezolano y su huracán chavista bolivariano miliciana y miliciano.

Con digresión y sin digresión, al contrato de Maduro con DIRECTV, no es similaricadencia tautológica repetitiva platónica del contrato del venezolano, de cada venezolano y de todos los venezolanos convenidos, es de carácter propio, nadie se obliga por contrato de otro ni de otra, y, lo hecho contra Derecho y contra derecho, tiénese como no hecho, y, la demanda va por un solo y sólo güeco, usuarias y usuarios de DIRECTV, que usó y abusó de la buena fe de todos los venezolanos, en que abuso no es uso, fraternales constitucionales connacionales, a meter la demanda al través del Comité de Decodificadores Receptores Poncheras Parabólicas. Endenantes, de aquellos lodos de la derrota de Bahía de Cochino Cubano-Venezolano, de Macuto–Chuao, viénense otros polvos de DIRECTV, taparrabo del Pato Donald Comiquita Trump, aduciendo falsedades del criminal contrato consentido contra derecho consentido contractual caritativo moral perfecto. La consentida maldad perversa mortal de DIRECTV, del tamaño de Las Torres Gemelas Neoyorquinas ante el asediado bloqueo cerco cercano de la inquina y el desprecio a la independencia de los pueblos, al tiempo que la gasolina iraní como vino y ajo puro llegando a puerto de Chuao y Macuto seguro y seguro, en que libráse otra guerra detrás del antifaz de DIRECTV, que marchóse de Venezuela, dejándonos como pajarito en grama, usuarias y usuarios con dolores en los cojones y en los ovarios, casos límite contradictorios caliginosos complementarios del antagónico, que no agónico, difuso 69 cojedeño, sin sus imágenes y con fantasmas DIRECTVianos del desprecio por dónde anda andanada de la truculencia embozada y de las emboscadas, y, mas y más que huracán bolivariano convite cívico mílite que ahorcajada y a risotadas a todo pulmón: ¡ANTENA BIGOTE A DIRECTV DERRÓTE! Y, nadie se obliga por contrato de otro ni de otra, en que lo masculino y lo femenino han de encontrarse en armónica simultaneidad contradictoria heraclitoiana de Hegel y Marx de los hechos en entera ejecución ludovicosilvaianos de la eterna noria notoria, flor de beleño del 69 cojedeño, difícil de aprender y aprehender en el trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho, echando el resto contra el desprecio del gringo go home y de los apátridas adentro, mas y más, nadie se obliga por contrato de otro ni de otra, el contrato de buena fe VIGOTEiana desembozada y de la mala fe DIRECTViana embozada. Y, no con el presidente Maduro, quien toma cartas en el asunto, por el suelo y por el cielo, como presidente amigo fontanero y del fuego, contra el coronavirus y contra la empresa DIRECTV de los vivos, a sus activos y a sus pasivo, y, que el estado venezolano sea dueño de su propio destino con otro contrato, a lo venezolano que tomo y obligo, adiós DIRECTV, y, adiós coronavirus, y, que vengan tormentas que a lo shakespeareiano, los venezolanos, maniobramos en cubierta.

Si nadie se obliga por contrato de otro ni de otra, en la guerra con pandemia y en la guerra sin pandemia. Entonces sea dicho que viólanse los contratos y afiánzanse los individuos. Ergo vergo sea dicho que DIRECTV usó y abusó de la buena fe de todos los venezolanos con aviso electrónico con protesto, protesto. Ergo vergo sea dicho que abuso no es uso. Ergo vergo sea dicho que vendrán como cataratas demandas a los contratos de lo mal hecho del Derecho y de lo mal hecho del derecho a DIRECTV del desprecio. Ergo vergo sea dicho que a meter la demanda al través del Comité de Decodificadores Receptores Poncheras Parabólicas, que hay que pararle bólica bélica bórica a la fementida DIRECTV fedionda. Ergo vergo sea dicho que huracán bolivariano convite cívico mílite ahorcajada y a risotadas a todo pulmón: ¡ANTENA BIGOTE A DIRECTV DERRÓTE!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 617 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor