Leer los titulares de la prensa es una experiencia sofocante

La información y la comprensión deben relacionarse; no es bueno correr el riesgo de asumir consideraciones particulares que reflejen las ocurrencias aisladas de determinados opinadores, por muy buena intención que éstos tengan, porque se es proclive al sesgo; más bien sería preferible orientar entre todos cada consideración, al opinar, en función del gran colectivo, el pueblo llano.

Muchos editores de medios de difusión informativos parecen vivir una agonía moral; leer por ejemplo los titulares de "EL Nacional" es una experiencia sofocante porque éstos siempre dicen y siempre callan lo que no deben, y entonces tú te preguntas ¿qué hace ese periodista o acaso más precisamente, ese editor, con la información que esconde, donde se la mete, será acaso entre el "lo pensado"?; y es de ahí de donde sobreviene lo que ahora os digo machaconamente, que la información que se da tanto como la que se recibe debe apegarse no sólo a la verdad sino a la ética.

Para editores de tal calaña, la cabeza de la gente es un basurero, pero ese tipo de editores opera así porque sus funciones mentales no están en el cerebro sino en las tripas; hoy un tal Almagro dispuso a la machimberga que la OEA asalte a Venezuela pero lo que él no sabe es que el avispero puede írsele encima y con una sola avispa que lo pique lo puede poner en su sitio, y debe saber ese señor que si bien las avispas africanas hacen daño es porque atacan en bandadas, mientras que la avispa criolla, con una sola que te ataque, te neutraliza.

La OEA no puede ni podrá arrodillar a Venezuela y Almagro lo sabe pero lo que se busca tras bastidores, con esa barrabasada, son los titulares de los diarios de todo el mundo, esa es la jugada, sofocar a Venezuela mediáticamente; la calidad de nuestros conocimientos acerca de la realidad son diferentes, lo que origina un desequilibrio informativo pero tal desequilibrio es una expresión de energía; fijaos, si no hubiese desequilibrios los ríos no correrían, asumamos el desequilibrio entonces como una oportunidad para acercarnos pero sin descartar que se constituya en confrontación, todo lo cual desemboca en los respectivos enfoques que tengamos acerca de la paz y acerca de la guerra, valga que el PSUV y el Gran Polo Patriótico con nuestra propuesta de paz, en contrapuesta a la MUD que promueve la matazón y la discordia.

Uno a uno todos somos diferentes pero grandes animales como el elefante o pequeños como el colibrí podríamos tener quizá algo en común, lo que no sé pero me da una corazonada al respecto de eso; los ejercicios de percepciones complejas yo se los dejo a otros, lo mío es trabajar como burro y defender la revolución a toda costa en la medida de mi modesta posibilidad, defender a mi patria querida [como dice Pacheco en su canción tan bonita].

Eh, entonces, de acuerdo a mi rudimentaria percepción, elefantes, burros y pajaritos son parte de la realidad; pero tratemos de extrapolar y vayamos a la especie Ramos Mamut [fósil que puede ser admirado en el Hemicirco]; el burro, que sería yo mismitico; y digamos que, Britto García, a quien yo comparo con un colibrí; tres animales cívicos -o como diría Aristóteles, el propio Zoon politikon- dentro del mismo zoológico y cada quien diferenciado uno de otro, cada quien con su propia cosmovisión pero qué bueno sería que todos podamos acercarnos a preservar el hábitat y no en cambio a entredevorarnos.

Ramos Mamut, en tanto que fósil no hace más que invocar la muerte porque él se ve en su propio espejo y a partir de sí mismo pretende ver a los demás; "¡tú estás muerto!" le espetó Mamut a Diosdado allá en el Hemicirco donde el odio y la maledicencia campea actualmente; y es que Mamut, o MaMUD, como también se le conoce, hace irrespirable la atmósfera política, él y sus correligionarios son como el gas de los pantanos pero el pueblo que votó directa o indirectamente por ellos está retomando la senda de la consciencia de clase, luego del pelequeche sufrido el pasado 6D.

Eso por una parte; en contrario, tú puedes escarbar el discurso de Britto García quién a mi modo de ver al menos hasta el sol de hoy, proyecta una visión digamos que orientadora, descriptivamente creíble de la acuciante realidad venezolana y ojalá que ese admirable compatriota -que como tal luce, Britto García- no se nos eche a perder como Giordani o como Navarro o como Ana Osorio o como la "Viejita" hiper filomarxista [VEA] y como tantos otros compañeros quienes, preñados de vanidad, asumieron echarle plomo y plomo a Maduro exhibiendo una objetividad sin pruebas.

Pero nosotros -(el club de los pobres, social y deportivo)- a pesar de que somos casi todos simples burros [mosca, lamentablemente no por las "facultades" del burro sino porque trabajamos duro] tenemos mucha confianza en que ese respetable patriota no guabinee porque se nota sólido en cada uno de sus análisis tan prospectivos, y en consecuencia, auspiciosos acerca del destino de Venezuela; le pongo 100 puntos en la boleta a Britto García.

Y, no es que él -Britto García- no meta la cuchara en el asunto de la crítica al gobierno nacional, por lo contrario, que sí hace puntuales críticas, pero lo que pasa es que él lo hace magistralmente, así como un colibrí picoteando una flor, con clase, equilibradamente ejemplar, y todavía yo digo más, él se bate en todas direcciones sin perder ese equilibrio y es por lo que exactamente viene a colación, el símil.

Otros grandes como los recordados Guillermo García Ponce y Héctor Mujica son de extraordinaria performance al respecto y que en conjunción con el patriota W "Cassius Clay" Martínez [9 pm por la pantallita] y José Vicente, entre otros, configuran, de conjunto con Britto García, la más auspiciosa referencia de lo que debe ser el periodismo.

Bueno, lo de los burros no es nada despreciable, nosotros tenemos un gran poder en nuestras manos, en nuestros dedos, para empreñar la tierra y para ordeñar el mar, para producir la comidita de todos e inclusive la que los zánganos de la conferencia episcopal se zampan, y sin trabajar.

Así que todos quienes pongan empeño en echar pa´lante al país, configuran la fuerza moral que requerimos, aunque tengamos que cargar con parásitos y manganzones.

Ante ese panorama, los medios alternativos de difusión informativa son la mejor respuesta a ese periodismo en crisis pero se debe estar atento para evitar mimetizarse, evitar la estrategia de la sucia prensa burguesa, de ahogar los esfuerzos de la prensa alternativa, eso hay que tenerlo en la cabeza a cada paso, sin excepción, porque caer en los esquemas de aquella, es mortal; y reitero que nuestra prensa alternativa debe hacer esfuerzos para radicar en la veracidad pero de igual manera, en la ética, a buen entendedor pocas palabras bastan.

Nuestros muchachos de esa magnífica y valiente prensa alternativa tan admirable, tienen presente de seguro (lo infiero), que así como las grandes corporaciones industriales apelan al monopolio para aplastar y devorar a la pequeña empresa (de ejemplo, el prán "Chepe Orellana" polar), igual la prensa burguesa trata de hacer lo mismo con la prensa alternativa, razón de sobra para que ésta deba diferenciarse de aquella en fines y propósitos, en ética y en moral.

 

 




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1407 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a228792.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO