Corregir algunas fallas de nuestros medios

Desde que el Presidente Chávez, llegó a la presidencia de la república hace 14 años, estamos siendo atacados por el imperio mediante sus lacayos criollos, con una andanada de mentiras y manipulaciones, saboteo y un sinfín de armas, que como en toda guerra, están efectivamente cumpliendo con el cometido de causar heridas al pueblo para provocar desaliento y culpar de ello al gobierno revolucionario.

Esta situación descrita, ha sido constante y perpetrada con mucha diversidad de métodos, es algo así, como el bloqueo que se le aplica a Cuba con la diferencia, que en Venezuela no obedece a unas leyes hechas en el congreso imperial, sino que se basa además del hambre por nuestro petróleo, en una impunidad, que desgraciadamente, no hemos podido atacar con eficiencia. De manera tal, que el imperio considera que somos fácilmente vulnerables, por cualquiera de sus matrices de opinión. Ello se evidencia, cuando algunos periodistas nuestros, se refieren a algún ataque de la oposición, como si ello fuera una inocente opinión, y no un devastador ataque al pueblo venezolano y su revolución.

Todo este relato, que estamos seguros, que la gran mayoría del pueblo lo conoce, lo traemos a colación porque aparentemente la actitud de nuestros medios de comunicación revolucionarios, están dejando ver, que es el pueblo, quien debe asumir y acometer la lucha contra la conspiración económica que nos agobia, porque el gobierno y los partidos de la revolución han sido ineficaces en la estrategia informativa, comunicacional y en la mejora de la capacidad cognitiva del pueblo. Tienen razón, quienes así piensan, por el evidente abuso e irrespeto exhibido por los antipatria. Pero, se debe entender, que el hecho, que el pueblo asuma la lucha contra los ataques, ello significa radicalizar la revolución, porque el pueblo, que no ha sido apoyado por los medios de comunicación de la revolución, ni respetados por los medios de comunicación de la derecha, durante todos estos 14 años, también, tendrá que tomar los medios de comunicación, los nuestros y los de la oposición para que se termine la falta de respeto.

No es posible, que todos los días en VTV, en todos los programas de opinión, con contadas excepciones, los entrevistados, quienes en casi todas las oportunidades, siempre son revolucionarios, son totalmente molestados por los moderadores, quienes pretenden demostrar que están mejor informados que los entrevistados y quieren siempre adelantarse en las respuestas, cuando estos –los entrevistados- titubean, tratando, tal vez, de buscar un sinónimo de su preferencia, o interrumpen para acotar algo, que solo trastorna al entrevistado, de manera tal, que el televidente solo oye un alharaca muy parecida a una gallera. Eso, cuando uno esta siguiendo la conversación del entrevistado, es sumamente desagradable, y dañino para quien pretende estar bien informado.

Otra situación, que anula las bondades cognitivas de los medios de comunicación nuestros, se hace patente, cuando el entrevistado, al tratar de responder una pregunta referida a una coyuntura que requiere ser explicado con lujo de detalles, se desperdicia esa oportunidad comunicacional plena de pedagogía, con interrupciones inoportunas, tanto, de los moderadores, como de los pases constantes a prensa, así, es imposible dotar al pueblo de herramientas, que le permitan blindar su mente contra las campañas mediática de la canalla opositora.

El pueblo venezolano, quiere ver a un programa, que rompa las lanzas por su causa -como por ejemplo CAYENDO Y CORRIENDO-, que diáfanamente asume su posición revolucionaria, y admite su parcialidad sin hipocresía. Ello se hace imperioso, sencillamente, porque el abuso e irrespeto al que es sometido el pueblo y su revolución nos dice claramente, que estamos en guerra, bajo un ataque brutal e inclemente. Nuestros programas de opinión no están para maquillar las declaraciones, haciendo creer que nos defendemos golpeando suave y con mucho respeto a las normas pacatas que “rigen” el periodismo, estas actitudes se hacen tan evidentes, que parecen una muletilla: “…se lo pregunto porque la oposición dice…”, ello deja a criterio del televidente darle credibilidad a la oposición, o sea, siembra una duda, me pregunto, ¿Es difícil conseguir la opinión del entrevistado sin darle armas al ENEMIGO?, porque, ellos no son adversarios políticos, ellos son exactamente los buitres que no dudarán ni un segundo para comerse a nuestros hijos.

No podemos seguir, poniendo la otra mejilla, como sucede cada vez que nos reunimos con los perpetradores del daño diario al consumidor venezolano, siempre, salen nuestros funcionarios del gobierno a responder a los periodistas; …tuvimos una reunión muy agradable, cordial, amorosa, productiva, y hemos decidido darle más distribución de alimentos, más créditos, le suavizamos los trámite aduanales de Cadivi etc…, estamos gastando una fortuna para ayudarlos a que resuelvan todos sus problemas ¿Y el pueblo? ¿Cómo queda? ¿Acaso las reuniones no son para hacerlos entrar en cintura?

Mientras tanto, el pueblo ve frustradas su esperanza de justicia contra los que le roban su sueldo, con sobreprecios, especulación, acaparamiento, robo de divisas y otras maldades. Por otro lado, en los programas de los medios de comunicación de la oposición resucitan al Comandante Chávez sin ninguna rubor, y si con mucha maldad, el pueblo podría terminar creyendo que la oposición tiene razón, cuando nosotros, que tenemos la mayoría, la razón y el poder andamos poniendo otra mejilla, conseja ésta, bastante descalificada y fuera de contexto histórico y geográfico, porque no somos judeocristianos ni eurocentricos.

Sí la nueva dirección de VTV, no es capaz, de poner las cosas en orden, y apunte y dispare con fuerza nuestros misiles para defender la revolución, ahí también tendremos que radicalizar la revolución. El enemigo no esta disparando flores, todavía esta globovision impune y abusando, y CONATEL continúa amenazando y amenazando, pero hasta ahí, deberíamos recapacitar porque estamos echando a la basura el legado de Chávez. Tomemos en cuenta, que hemos fallado en lo comunicacional y lo educativo e ideológico, y por ello corremos el riesgo que la población, que no ha internalizado los objetivos de la revolución, simplemente nos vuelva a abandonar el día de las elecciones, el pueblo revolucionario quiere ver un gobierno fuerte que se defienda y castigue con eficiencia.

Recordemos las palabras del Comandante Supremo: UNIDAD, LUCHA, BATALLA Y VICTORIA.

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOBERANA Y SOCIALISTA!

¡VIVREMOS Y VENCEREMOS!

¡CHAVEZ VIVE!

¡LA LUCHA SIGUE!




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1291 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a174736.htmlCd0NV CAC = Y co = US