EL futuro de Mario Silva

“La voz del pueblo es la voz de Dios”. Esa era una frase predilecta del Presidente Hugo Chávez. Nosotros los ciudadanos de a pie, quienes no tenemos escoltas, ni podemos desplazarnos en sendas camionetas o vehículos blindados, sino en modestos carritos, autobuses o metro, no necesitamos de ningún título para interpretar las necesidades y penurias del pueblo, al cual pertenecemos; porque es simple: la vivimos día a día.

Era vox populi el sentimiento generalizado sobre la conducta en que había caído Mario Silva en relación con la conducción de “La Hojilla” en los últimos años. No sólo era la prepotencia, la arrogancia y el cinismo con el cual “destrozaba” a los adversarios, lo cual de manera directa afectaba a parte de un sector opositor, sino también de esa parte, millones de compatriotas recibían el veneno mediático que lanzaban sus televisoras y medios digitales e impresos; pero semejante barbarie lo que hizo fue acrecentar aún más el odio entre venezolanos.

De hecho, uno de los correos recibidos por aquel polémico artículo publicado en este portal, “La Hojilla que ya no corta”, decía, “Recuerdo las célebres palabras de mi maestro Jesús Romero Anselmi: (hoy fallecido y ex-¨Presidente de Venezolana de Televisión, VTV), sobre Mario Silva se permitió crear un monstruo y ahora no hay forma de destruirlo”. Otro correo, enviado por un sacerdote muy conocido y amigo del Presidente Chávez compartió la importancia del pensamiento de Gramsci (referido en mis artículos) como forma esencial de la vida revolucionaria. Lamentablemente, la historia, pese a las advertencias de modestos “escribidores”, como despectivamente llaman a quienes realizamos críticas con el propósito de ir corrigiendo las desviaciones de la revolución, son tomadas por radicales, al estilo de Mario Silva como ofensivas, lo cual revela conductas intolerantes que en nada difieren del fascismo y hasta del nazismo; es decir, lo que criticamos a los adversarios, somos algunas veces los primeros en ejecutar tales acciones.

No voy a hacer leña del árbol caído. La Fiscalía General de la República ha iniciado una investigación por la supuesta grabación de la voz de Mario Silva en donde narra situaciones muy graves en contra de altas personalidades del Estado y mundo político. No soy abogado, pero en este caso, tal grabación no deja de ser un hecho privado; verbigracia, como si usted o yo tuviéramos una conversación en cualquier parte y fuéramos grabados, lo que no revela las mismas consecuencias, si semejantes declaraciones se realizan desde una tribuna pública y notoria. Por ejemplo, un artículo desde este portal (comprobando correo electrónico personal, y aún no sería prueba suficiente por aquello de los piratas informáticos), escribir o expresarnos en un periódico o declarar en un canal de televisión o aparecer en un video.

En tal sentido, asumiendo como cierta la grabación de Mario Silva, sus palabras son estrictamente a título personal. Si él quiere acusar a alguien ante la fiscalía deberá presentar las pruebas correspondientes en contra de quienes acusa. En el hecho de las personas mencionadas en tal grabación, sólo éstas por ser una acción estrictamente personal, pueden demandar al ciudadano referido. Ni usted ni yo podemos hacerlo. En relación con el supuesto agente cubano que allí se menciona; no lo conocemos, razón por la cual, éste no tiene importancia jurídica, es decir, cualquiera de nosotros pudiera ser el susodicho agente cubano.

El único punto en el cual pienso Mario Silva debe explicar a la fiscalía y también al país; en caso de que se compruebe que esa era su voz, está en lo relacionado con la posesión de armas de guerra. Allí pudieran existir delitos, los cuales sólo las autoridades judiciales con el transcurrir de la investigación irán aclarando ante la opinión pública.

En lo personal, aclaro, jamás tuve nada en contra de Mario Silva; creo que pudo haber tenido otro destino, y no haber escuchado a tiempo, fue un factor fundamental para que hoy haya caído cual castillo de naipes. Espero se recupere de salud; y que su hija también pueda curarse de la enfermedad que confronta.

El futuro de Mario Silva sólo está en sus propias manos. Esperemos que no vuelva a tropezar con la misma piedra.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11278 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a166820.htmlCd0NV CAC = Y co = US