Las bajezas del diario Nazi-o-nal

Nos hacemos eco del llamado que acaba de hacernos a todos los venezolanos desde las tierras apureñas el compañero y camarada Presidente Encargado de la República, Nicolás Maduro Moros, a través de los medios públicos, de que le demos la mayor cobertura y divulgación a la nota editorial del diario El Nacional del día de hoy, cuyo contenido, bajo el título “Doña Mentira”,  no es otra cosa que el mayor ultraje y la peor de las inmundicias que hemos leído contra un ser humano, como lo es la Dra. Tibisay Lucena, Rectora Presidenta del CNE, a quien, propios y extraños le reconocen haber realizado una tarea excepcionalmente valiosa al frente del CNE, dándole a nuestro país el mejor sistema electoral del mundo, como lo declaró en meses muy recientes el ex presidente Jimmy Carter,  septiembre de 2012: Jimmy Carter considera que “el proceso electoral en Venezuela es ... ,

Se trata de un editorial nauseabundo que -ciertamente- como lo sugiere el camarada Maduro, el país todo lo debe leer, de manera que se conozca, en toda su dimensión, la calidad humana de los dueños y ejecutivos de un diario que dejó de hacer periodismo honesto y trascendente hace ya varios años, para cabalgar con las armas de la mentira y así hacer política sucia en contra de los interés del país, violentando de esa forma no sólo los códigos de ética de la profesión, sino pisoteando el legado de su padre, el eximio poeta Miguel Otero Silva.

Pero no perdamos más tiempo, pues el texto en su totalidad, bajo el título “Doña Mentira”, exhala su propia podredumbre, por lo que cualquier comentario estaría de más...

Leamos:

La señora Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral, ha montado en cólera porque la secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, ha declarado que Venezuela “merece unas elecciones abiertas, justas y transparentes”. Pues ardió Troya, y en medio de lo más parecido a un ataque de histerismo mediático, misia Lucena se ha lanzado a insultar y denostar contra moros y cristianos, como si la petición fuera un insulto contra ella y no una esperanza sensata que buena parte de los electores venezolanos comparte plenamente.

Pero dentro del Gobierno (no olvidemos que el CNE es un apéndice del Ejecutivo) seguramente alguien (¿Maduro, Diosdado, Jaua?) se ha sentido tocado y dolido y le ha sugerido que salga como una Juana de Arco del trópico a defender la maravilla que es ese mamotreto que hasta el más chavista de los venezolanos (si estuvieran en la oposición) habrían demolido con los tupamaros y La Piedrita a la cabeza.

Si algún CNE ha recibido la mayor cantidad de acusaciones de fraude es este que preside doña Lucena. Para los venezolanos que creen en el voto popular para lograr un cambio, el CNE se ha convertido en un obstáculo permanente porque cada vez que se convoca a elecciones inventa una nueva trácala. Se la sacan del bolsillo por artes propias de un mago de feria, y así van de engaño en engaño. Desde luego no es una sola persona la cabeza de todo el entramado electoral, sino más bien un equipo escogido y armado desde el poder para, en cualquier recodo del camino, emboscar al votante.

Doña Lucena, ¿a usted no le parece que luego de tantos años de ser una persona equilibrada y sensata, antes de llegar al CNE, convertirse en cómplice de alguna maniobra que oscurezca las próximas elecciones presidenciales es la peor manera de terminar su carrera en el aparato burocrático? La prensa ha sido con usted lo suficientemente discreta y honesta para no hablar de sus condiciones de salud y de asistir a su restablecimiento con respeto y respaldo pleno.

Ahora se nos acusa (no sabemos si usted o Maduro) de una campaña para destruir la imagen del Consejo Nacional Electoral, como si tuviéramos esa capacidad destructora que sólo la guarda y exhibe el Gobierno enquistado en el CNE. Usted sabe quiénes son sus compañeras de trabajo, conoce sus currículos, sabe que pertenecieron al PSUV y que además desempeñaron altos cargos en la Cantv. Lo sabemos los periodistas que no somos tontos y su persona también porque usted, mi doña, tiene otros defectos, menos el de ser tonta o despistada.

Así como se enfureció con las declaraciones de la funcionaria estadounidense, Roberta Jacobson, le haría un gran bien a Venezuela criticando el traslado de Maduro como votante de Carabobo a Caracas. Enfurézcase, pierda los estribos y denuncie que lo de Maduro es un acto ilegal y que vulnera su ética y no digamos su moral pública. Que Dios la perdone, doña Lucena, porque ya sabemos su destino.”

oliverr@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3281 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a161755.htmlCd0NV CAC = Y co = US