Lo obsceno, en el medio de comunicación y los principios morales

Es lamentable observar con mucha preocupación, que cada día más, se erosionada la comunicación oral en nuestro país, pues cuando uno oye a narradores tanto de televisión como de radio, pronunciar palabras obscenas y extremadamente vulgares en los diversos comentarios que hacen para cuestionar o criticar a determinadas personas que ellos consideran no están haciendo las cosas de acuerdo a su forma de pensar, esta anormalidad comunicacional se viene cometiendo tanto en  locutores de ideología izquierdista militantes en el PSUV y otros factores políticos que apoyan el proceso revolucionario,  como en locutores que militan en organizaciones políticas o de otra naturaleza de pensamiento derechista y ultra derechista opositoras al gobierno; pareciera que desde el primer momento en que el notable escritor y político Doctor Arturo Uslar Pietri se le ocurrió dar como ético, a nivel de narración por Tv o por radio pronunciar la palabra “pendejo”, a partir de allí se desatan los demonios para que todo mundo iniciará la violación de la ley y los diversos códigos éticos de la comunicación verbal o escrita.

Pero lo más lamentable de todo esto, es que altas autoridades gubernamentales que deben ser rectoras de la conducta humana a nivel de comunicación, son las primeras que vienen dando el mal ejemplo en la Nación; es vergonzante y oprobiosa la conducta asumida por algunos narradores o moderadores de programas que se transmiten en horario diurno o nocturno que de acuerdo con la Ley “RESORTE” y la LOPNA, se prohíbe terminantemente emitir palabras, gestos y otras actuaciones que atenten contra la moral y la buena costumbre tanto de niña, niño y adolescente así como del resto de la sociedad auditora de dichos programas radiales o televisivos; pero lamentablemente las autoridades responsables de controlar a tan  indebida conducta, se hacen de la vista gorda y no sancionan a los violadores de la ley.

Como pedagogos que fui durante 34 años de servicio, yo en diversas instituciones  educativas tanto públicas como privadas, jamás escuché a docente alguno emitiendo grecerias o vulgaridades cuando facilitaban conocimientos para instruir a sus alumnos(as), lo que significa que no es en la escuela ni liceos o universidades, donde la gente aprende a pronunciar groserías; lo  que evidencia que es en el hogar o en el medio ambiente familiar y urbano donde la juventud se instruye para ser vulgar e inmoral. A mí me cuesta mucho creer que el cambio revolucionario socialista, permita alegremente a la ciudadanía la pérdida de la moral y las buenas costumbres en el ámbito comunicacional o de otra naturalesa conductual; por tal motivo se hace imperiosa de la necesidad de aplicar la ley para sancionar ejemplarmente tanto a medios de comunicación social radial, escrito o televisivo, así como al locutor o moderador que incurra en actos inmorales que irrespeten a la ciudadanía auditora de programas radiales o televisivos, independientemente del cargo que ostente bien sea en la administración pública o en la empresa privada; ello lo está demandando hoy por hoy el pueblo honesto de Venezuela; ya que para hacer un buen revolucionario socialista, no hace falta ser un pulgar comunicador social.  

freddymarcial@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5988 veces.



Freddy Marcial Ramos


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a135194.htmlCd0NV CAC = Y co = US