Aporrea es un orgullo del periodismo de izquierda en América latina

No puedo privarme del deleite de participar con Uds. de la fiesta de los 9 años de Aporrea. Es un placer en múltiples dimensiones humanas.
   

Creo que ustedes han construido un ejemplo, eso que algunos prefieren llamar "modelo" pero que a mi no me gusta, de una manera democrática de hacer periodismo político, que al mismo tiempo es mass media. Aporrea es "de masas", como cualquier diario comercial capitalista instalado desde hace 50 o 100 años. Bastaría ver el resultado aritmético de dividir 500 millones de lecturas entre 365 días/año. Nada que envidiarle a un mass media cualquiera. Por suerte, Aporrea no vive de la envidia.
   

Y decir de masas en el caso de Aporrea y de otros medios como éste, es lo contrario de lo que significa "masa" para el diarismo burgués tradicional, y para el consumidor adocenado de las sociedades postcapitalistas (o burocráticas) del siglo XX.


En ambos casos, masa designa al consumidor anónimo, inerme, pasivo, alienado y alienada. Eso que Gramsci llamó "rebaño inconsciente de la historia", base material del "consenso social" organizado mediante el "sentido común" (el peor de los sentidos) que según él mismo, explica la sustentabilidad y sobreviviencia del capitalismo durante el siglo XX.


Ustedes y otros medios como ustedes, son lo contrario.  Quien acude a Aporrea para informarse o reflexionar, lo hace desde un estado activo, pensante, crítico, o desalienado.


Pero al mismo tiempo Aporrea es "consumido" por tantos miles a diario, que siempre me he preguntado en qué se diferencia en su función social, de cualquier medio masivo de la vida burguesa. Aporrea es decisivo en la construcción de otra opinión pública, de otras clases, para otros objetivos sociales, con otra moral. eso es lo que no soportan los que sueñan con su desaparición desde el aparato de Estado.


Esto no se explica sin esa combinación de democracia informativa y masividad. El sueño de todo militante en la fase de acumulación. No abundan los casos en la historia del movimiento socialista que pueden mostrar un resultado periodístico como ese. Ustedes se instalaron en medio de una fisura histórica de 2002, es cierto. También lo es que el éxito de Aporrea no estaba predeterminado en un horóscopo, ni dependió solo de la voluntad creativa de sus dos fundadores.


Ustedes acaban de dar una sana lección al periodismo político continental. A pesar de opinar lo contrario al Gobierno en varios temas centrales de la vida política venezolana, brotados a propósito del caso Pérez Becerra, no modificaron un solo milímetro el criterio informativo del diario Aporrea. Continuaron publicando los informes y opiniones del Gobierno, sus personajes e instituciones.


Mejor aún, con la misma conducta certera del resto de los movimientos sociales bolivarianos, se pusieron al frente de la denuncia a las sanciones a PDVSA, acompañando al Gobierno en la defensa de la soberanía. No es un secreto que varios esperaban un cierre sectario de Aporrea a las informaciones y opiniones del Gobierno.


Ustedes han roto esa maldita norma de la relación entre medios y poder. Esa es la lección/aprendizaje que están dando.


Motivado por eso dediqué un libro a explicar ese fenómeno maravilloso de la prensa comunitaria en Venezuela y Aporrea como su expresión más avanzada. Pero es más que "prensa comunitaria", que como sabemos, está llena de contradicciones, debilidades y perversiones. Es periodismo democrático, realmente democrático, el sentido más noble de este término.


Motivado por lo mismo, no soporté las ganas de compartir los nueve años de Aporrea como si fueran los míos.

Buenos Aires, 2 de junio de 2011

meguerrero00@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1759 veces.



Modesto Emilio Guerrero

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: