Colombia. “No queremos hablar por hablar”, dice comandante del ELN sobre el diálogo de paz

Comandante Antonio García, ELN

Comandante Antonio García, ELN

Tras cuatro años de suspensión de negociaciones, guerrilla y gobierno colombianos están cerca de retomar acuerdos de paz.

En Colombia, el gobierno y el mayor grupo guerrillero activo están a punto de reanudar las conversaciones de paz. Los líderes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) regresan al país tras cuatro años de parálisis de las mesas de negociación en Cuba y tras la suspensión de las órdenes de captura contra altos mandos del ELN, otorgadas por la justicia colombiana hace poco más de un año. hace un año mes

Una de las principales propuestas de campaña de Gustavo Petro y Francia Márquez fue poner fin a los 58 años de conflicto armado que han atravesado la historia del país.

El ministro del Interior, Alfonso Prada, afirma que hay siete puntos clave para avanzar en la agenda de «paz total» en la Asamblea Legislativa: incluir la política de paz como directiva de Estado; vincular los planes de desarrollo territorial a la sustitución de cultivos ilícitos; la creación de un servicio social para la paz en lugar del servicio militar obligatorio; y la creación de un fondo único de paz.

Los diálogos entre el Ejecutivo colombiano y el ELN habían comenzado en 2017, en La Habana, con la participación de otros países como garantes de la paz, entre ellos Chile, Venezuela, Noruega y el propio Brasil. Las negociaciones fueron interrumpidas en 2018 por el expresidente Iván Duque.

En agosto, el gobierno de Gustavo Petro instaló el primer "comando unificado por la vida" en Cauca, uno de los departamentos más violentos del país, ubicado en la región del Pacífico colombiano. La propuesta reúne al Ejecutivo, al Legislativo ya las organizaciones comunitarias para regionalizar los diálogos de paz.

"No nos interesa hablar por hablar. No se trata de opinar, sino de crear o construir una nueva realidad a partir de las ideas y expectativas de la gente", dijo el comandante del ELN Eliécer Herlinto Chamorro, conocido como "Antonio García" sobre los diálogos regionales en el Cauca.

La agenda paralizada en 2016 incluye seis puntos: participación de la sociedad en la construcción de paz, democracia, transformaciones para la paz, reparación a las víctimas, fin del conflicto armado e implementación del pacto.

El primer comandante del ELN analizó los desafíos de retomar los acuerdos de paz con el gobierno de Petro.

Brasil de Fato: Después de más de 50 años de existencia, ¿sentarse a dialogar y, al final de las negociaciones, deponer las armas representa una derrota para la guerrilla?

También podríamos decir lo contrario. Han sido casi 60 años de insurrección armada, enfrentando una caricatura de la democracia y uno de los estados del continente y del mundo con mayor número de efectivos militares, que implementó una estrategia contrainsurgente y fue incapaz de derrotar a una parte de la sociedad que recurrió al derecho de rebelión.armada. Lo que discutimos hace casi diez años, y es un consenso, es una agenda temática; es decir, temas a discutir, pero aún no hay acuerdo. Veamos hasta dónde podemos llegar. El resto es especulación.

El presidente Gustavo Petro dice que buscará la «paz total» en Colombia. ¿Cómo dialoga esta propuesta con los deseos de la organización?

La «paz total» o «paz completa», si se entiende como ausencia de conflicto o como diálogo con todos los grupos armados sin distinción, es una falacia. La paz no es la ausencia de enfrentamiento armado, es producto de la mala gestión de los conflictos sociales y políticos de una sociedad. Cuando no hay un acercamiento a través del diálogo y una solución a las necesidades de los pueblos, inevitablemente se produce un levantamiento armado, por lo que está amparado por el derecho internacional. La caracterización que hace el CICR [Comité Internacional de la Cruz Roja] de Colombia es incorrecta al decir que hay seis conflictos, poniendo bandas criminales y paramilitares junto con rebeldes armados como el ELN en la misma bolsa. Y es esta caracterización la que el gobierno, en cierto modo, trata de utilizar.

Tanto el ELN como el gobierno ya han dado los primeros pasos para retomar las mesas de diálogo. Ahora, con toda la delegación en territorio colombiano, ¿hay planes para retomar las negociaciones?

El único acuerdo que existe con el actual gobierno es el regreso de la delegación de diálogo del ELN que está en La Habana, producto de la negativa política de paz de Iván Duque. En cuanto regrese la delegación pretendemos retomar las conversaciones, y el gobierno de Gustavo Petro lo afirma.


Desde que las FARC ingresaron a la política institucional, el ELN se ha convertido en la guerrilla colombiana más grande, con 2.300 integrantes / Foto: ELN-Paz

¿Se podrán realizar las mesas en Cuba, Chile, Ecuador, Brasil, Noruega o serán solo en Colombia? ¿Tiene intención de mantener los mismos representantes?

Hasta el momento, no hemos definido dónde se llevarán a cabo las negociaciones. De todos modos, será con la delegación, habrá ajustes y continuidad.

Tanto el Gobierno como el ELN confirmaron que la continuación del diálogo partirá de los puntos acordados en la agenda 2016. Entre ellos está la participación de la sociedad. En agosto, el gobierno inició mesas regionales de paz en Cauca. ¿Cómo evalúa el ELN la iniciativa? ¿Pretendes sumarte a la convocatoria institucional o impulsar otros espacios?

Para el ELN, el diálogo con la sociedad es fundamental para construir una vida mejor. No estamos interesados ​​en hablar por hablar. No se trata de opinar, sino de crear o construir una nueva realidad a partir de las ideas y expectativas de las personas. Si en esta formulación de diálogos se contempla el protagonismo de las personas y sus comunidades para construir un futuro, seguramente habrá comprensión y podremos hablar del tema.


El canciller Álvaro Leyva y el comisionado de paz de Colombia, Iván Danilo Rueda, viajaron a La Habana en julio para dialogar con representantes del ELN / Yamil Lage / AFP

En su opinión, ¿Gustavo Petro tiene margen de maniobra para enfrentar a Estados Unidos, tanto en relación con el tema de las bases militares, como con la presencia de agencias estadounidenses en Colombia y la ley de extradición?

El Petro tiene o tendrá espacio político para luchar y construir con la independencia nacional en la medida que tenga en cuenta a las mayorías del país, demócratas y nacionalistas. Los soldados gringos aún no se han ido, siguen en las áreas de enfrentamiento, algunos camuflados, otros no. Para ello no son necesarias bases militares, son facilitadas por las divisiones y sus puestos de mando. Las agencias (DEA, CIA, FBI) ​​continúan actuando y coordinando con las instituciones del país. En cuanto a las extradiciones, ya ha firmado más de diez esta semana.

El ELN está presente en al menos 200 municipios colombianos, incluidas regiones donde ha habido un aumento de la presencia paramilitar, como Arauca y Chocó. ¿Cómo defender los territorios de la acción armada de los grupos irregulares?

Hay muchas formas de combate, y no es solo una lucha por el ELN, porque donde no estamos, las comunidades luchan contra ellos y resisten, mientras el Estado y sus fuerzas militares y policiales los apoyan. Pero donde estamos, los enfrentamos militarmente.

Estamos ante un momento muy similar a cuando Álvaro Uribe asumió la presidencia y trató de legalizar estos grupos. Fueron batallas muy grandes. Al final tuvieron que irse y el ELN se quedó en los territorios. Hoy hay una expansión de estas bandas en varios territorios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2220 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter