La UE advierte al gobierno de Venezuela que no reconocerá las elecciones del 6-D si no las aplaza por seis meses

Credito: Archivo

30-09-20.-La Unión Europea pidió al Gobierno venezolano que aplace las elecciones legislativas del 6 de diciembre, avisando, a través de la misión diplomática desplegada en Caracas, de que no reconocerá las elecciones ni la Asamblea Nacional que salga de ese proceso al carecer de las condiciones democráticas mínimas.

Así lo transmitió la misión enviada por el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, la semana pasada a Venezuela. Los diplomáticos europeos se vieron con el dirigente oficialista Jorge Rodríguez, encargado de las negociaciones con el opositor Henrique Capriles, y le exigieron retrasar seis meses las elecciones para dar espacio a un proceso dialogado con la oposición que mejore las condiciones de los comicios, ha informado un alto cargo de la UE.

La diplomacia comunitaria no estableció ningún ultimátum al Ejecutivo de Nicolás Maduro, pero espera tener una respuesta en los próximos diez o doce días, teniendo en cuenta que sería complicado por cuestiones técnicas posponer los comicios una vez pase mediados de octubre.

No obstante, en Bruselas no albergan muchas esperanzas sobre la respuesta que pueda dar el Gobierno venezolano. "Todos luchan por la supervivencia, también el régimen. Creo que el escenario más probable es que la respuesta sea 'no'. Esa es mi sensación. En caso de que no sea una respuesta negativa, tampoco será una positiva", admitió el alto funcionario europeo.

En la capital comunitaria reconocen que si no prospera la iniciativa sería un "fracaso para todos", incluida la iniciativa europea, pero principalmente para el Gobierno y oposición en Venezuela que serían las partes más afectadas. El alto cargo de la UE recuerda que la situación de Juan Guaidó quedaría en el alero, puesto que su mandato como presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado expiraría en enero.

Según la visión de la UE, el aplazamiento y el proceso de diálogo con la oposición deben ser el primer paso para que Venezuela salga de la prolongada crisis en la que está instalada, pero a esta iniciativa le debe seguir otro proceso de negociación más amplio en el que se discuta el futuro del país, en la línea con las conversaciones de Noruega y Barbados.

La misión enviada por Borrell constató que si el Gobierno de Maduro cede en las cinco exigencias de la oposición, el segmento opositor representado por Voluntad Popular, el partido de Guaidó y Leopoldo López, se presentaría al los comicios. En una perspectiva más posibilista se halla Capriles, quien negocia con Caracas el aplazamiento, y ha defendido que la oposición debe acudir a las elecciones.

Otra de las exigencias es que el control de las principales formaciones políticas opositoras, intervenidas judicialmente por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), vuelvan a manos de sus representantes.

“Dijeron que lo mirarían y seguimos esperando la respuesta” de las autoridades venezolanas, indicaron las fuentes, que agregaron que no dieron un plazo para que contesten aunque reconocieron que estiman unas dos semanas como máximo, ya que a mediados de octubre se considera la fecha límite para cambiar la fecha por razones técnicas.

“Al final, obtuvimos compromiso del Gobierno de responder si pospondrían las elecciones o no“, afirmaron.

Recordaron que la UE “no media, no negocia en nombre de nadie”, como sí lo han hecho países como Noruega, y dejaron claro que su interés es que Venezuela sea “estable, democrática y próspera”.

Sobre la posición de Estados Unidos, lamentaron que presione con sanciones o una intervención militar, y consideraron que para ese país Venezuela es una “cuestión interna” con implicaciones en su política nacional.

*Con información de Europa Press y Efe


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4138 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter