Por si acaso

  • El Robo por parte del Reino Unido, de las Reservas de Oro, pertenecientes al pueblo venezolano, puso en duda la honestidad de la banca inglesa, y ya muchos países comenzaran a retirar sus reservas de Oro, ante la posible apropiación ilegal de las mismas.

Así lo informa la prensa internacional:

El Banco de Reserva de la India ha trasladado más de 100 toneladas de oro ubicadas en el Reino Unido a sus bóvedas nacionales, informó el viernes The Times of India. Es la primera vez desde 1991 que se añade metal precioso a esa escala a las reservas locales de la India.

Los hindúes no son pendejos, y frente al antecedente que tienen, con el ejemplo de Venezuela, toman sus previsiones, por si acaso, no vaya a ser, que con la ambición de la Gran Bretaña y su urgencia de atesorar oro, así sea robándoselo a otras naciones, se le ocurra también, expropiárselo al pueblo y al gobierno de la India.

Ya lo había advertido en artículo anterior, cuando afirmé que con el robo de las Reservas de Oro, a Venezuela por parte de la Gran Bretaña, la credibilidad de su banca se debilitaría y serían muy ingenuos los países, que teniendo reservas allí, las iban a dejar para que los ingleses, duchos en el robo y el pillaje, se las quitaran.

Los Hindúes conocen muy bien al Reino Unido, saben de sus trampas, conocen sus procederes colonialistas y esclavistas, ellos, tuvieron por muchos años, estableciendo en esta región a la Compañía Británica de las Indias Orientales, la cual regentó la colonia británica en el subcontinente indio por cien años. En palabras más directas la bota inglesa los pisoteo durante un siglo, hasta que llegó Gandhi, se enfrento a las humillaciones y la discriminación y mando a parar.

La Compañía de las Indias Orientales ostentaba el monopolio del comercio del Té, con Asia. Pero además de Té, importantes ganancias de esa compañía se producía por el tráfico de Opio, que llevaban a China y otros países asiáticos.

La venta de la droga financiaba las actividades de la Compañía de las Indias Orientales en la India, que había sido rescatada de la bancarrota en 1772 y constituía a la sazón, una de las fuentes más importantes de ingreso para el Reino Unido.

Con todos estos antecedentes, sería una gran ingenuidad, para no decir otra palabra más dura, que otros países del mundo, creyendo en la bondad y sobre todo la "honestidad inglesa", mantuviera sus reservas de Oro en el Reino Unido.

Claro por razones de lenguaje diplomático, el gobierno de la india dice que el traslado del Oro a su país obedece: "Según la publicación, el traslado se debe a razones logísticas y de diversificación del almacenamiento".

Pero en el fondo sabemos, que existe ya el recelo, y que la conducta adoptada por El Reino Unido, robando TREINTA Y UN TONELADAS DE ORO.

Se estima y quizás nos quedamos cortos que las 31 toneladas del oro venezolano secuestrado por el Banco de Inglaterra tendrían un valor actual de 2.094 millones 239.975,36 dólares y pueden ser más, por las cotizaciones que varían con regularidad.

Tanta es la intención de quedarse con el Oro, violando normas internacionales financieras y bancarias, que lo justificaron en una oportunidad, diciendo que lo hacían por autorización del presidente títere e inconstitucional Juan Guaido, pero eso era simplemente una excusa.

Hoy, Juan Guaido, es cosa del pasado, ni siquiera Estados Unidos que lo nombró, lo reconoce, y el Reino Unido, todavía, se rehúsa a entregar el Oro, con una clara intención de robárselo.

Por eso pensamos que a la larga este robo cometido por el Reino Unido contra el pueblo de Venezuela, les costará caro y su banca perderá credibilidad, al punto de que ningún país volverá a caer en la trampa, de confiar en ellos, para ingenuamente depositar reservas de Oro en sus instituciones financieras.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 641 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor