Al descubierto el fumón argentino

  • Ministro español de Transportes, Óscar Puente, dijo que Milei había ingerido "sustancias" durante su campaña electoral el año pasado.

  • Hay un decir: "Más peligroso que un Mono con una hojilla". Imagínense como será, un drogadicto con una Moto Sierra en las manos.

Nadie se había atrevido a decirlo, aunque despertaba sospechas. Su facha casi lo delataba. Las arremetidas coléricas contra todo. para luego arrepentirse, las cabreadas como dicen los españoles, lo ponían al descubierto."

Y fue precisamente un ciudadano español, quien afirma: "El ministro Óscar Puente ataca al presidente Milei insinuando que se droga", que saca a relucir conclusiones sobre la personalidad intemperante y desordenada, del susodicho.

Y nosotros nos preguntamos y que puede pensar una persona plenamente en sus cabales, cuando alguien dice que es asesorado por el Alma de sus perros muertos. Si esto lo dijera alguien del montón, pasaría desapercibido, pero en este caso raya el escándalo, porque quien lo afirma es el presidente de un país. A parte de estas evidentes alucinaciones, Milei en otras conductas asumidas púbicamente presenta síntomas que podrían catalogarse como señales de que su organismo está reaccionando compulsivamente frente a la ingesta de sustancias psicotrópicas.

Por ejemplo, en forma desencajada y con los ojos casi desorbitados, acusa al Papa, Francisco, de ser representante del Diablo en la Tierra. En sus propias palabras: "es el representante del maligno en la Tierra". El año pasado, Milei dijo que el papa siempre está "parado del lado del mal". Esto lo dijo como candidato, pero al asumir la presidencia, estaba desesperado por hablar con el pontífice, cosa que hizo, luego de jalar bastante mecate. Ese ir y venir en forma desordenada esos cambios de conducta repentinos, no es un síntoma de una persona medianamente normal.

Igual sucedió, en las declaraciones públicas relacionadas con el gobierno de la República d China, cuando dijo a un periodista argentino: "Yo no promovería relaciones con un gobierno comunista". Y a los pocos días se desdice de lo afirmado y busca desesperadamente relacionarse con el gobierno Chino y con los comunistas que había despreciado. ¿Es esto una conducta normal?, decir y desdecirse en tan corto tiempo, ¿Ir y venir en un santiamén?

Ha dicho públicamente, porque así lo ha recogido los medios nacionales y las Redes sociales: "Hay que cambiarlo todo y de golpe" y al otro día, frene a fracaso de imponer a su manera, su Ley Ómnibus, al pueblo argentino, acude desesperado al Congreso, acepta las modificaciones, esconde la "Moto Sierra", símbolo de su campaña electoral y decide aceptar que le hagan modificaciones sustanciales a la ley propuesta por él.

Podríamos continuar enumerando los dislates de este presidente, que son señales de lo que se le acusa, consumo de drogas, pero veamos algunas que son evidentes en su actuación diaria: dimes y diretes, acusaciones y disculpas casi simultáneas, idas y venidas, visiones y apariciones, arranques y retrocesos, afirmaciones y negaciones, gestos y ademanes desproporcionados, mirada extraviada, momentos pasivos y cabreadas repentinas, pesadillas y gritos estridentes, espasmos y muecas en su rostro, agresividad y respuestas violentas, conversaciones e invocaciones con el "alma" de sus perros muertos.

Por Dios, dijera Sigmund Freud o cualquier psiquiatra o psicólogo docto, que lo coloque en el Diván: estos no son, sino, síntomas de alucinación por algún Psicotrópico. Las preguntas que quedan en pie: ¿Qué fuma o que se inyecta Milei? ¿A cuál droga está acudiendo? ¿Una o varias a la vez? ¿Corre riesgo el pueblo argentino? ¿Cómo será impactada la sociedad argentina? ¿Qué tal?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1123 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor