Un secreto bien guardado: la Corrupción Política en los Estados Unidos

La clase política en los Estados Unidos, si tiene parecido con algún animal, es con los gatos. Mientras denuncian o crean falsos positivos contra dirigentes y otros países para estigmatizarlos e intervenirlos, por lado, esconden su propia caca.

Poca relevancia, poco interés por investigar, por parte de los medios de grandes medios de comunicación estadounidense, se realiza cuando se trata de hurgar sobre la corrupción política en ese país que enloda desde presidentes, pasando por parlamentarios, sin que se escape la actividad privada.

Y ese poco interés, tiene un trasfondo, que los medios saben llevar para mantener la imagen de una democracia impoluta en ese país, pero zona alarmistas y sensacionalistas cuando abordan otros casos, en otros países, sobre todo contra aquellos que quieren ensuciar para luego intervenirlos o desestabilizarlos.

Y eso, lo hacen en varias materias, por ejemplo, en drogas, unilateralmente, elaboran y publican listados de los países que según ellos no colaboran en la lucha contra las drogas o acusan de estados narco traficantes. Pero, hábilmente, ocultan, que según los organismos internacionales especializados EEUU, no sólo es el país mayor consumidor de drogas en el mundo, sino, que las produce en forma sintética, en laboratorios especializados y hoy por hoy, ha desplazado por ejemplo, en el cultivo de Marihuana, a países que tradicionalmente llevaban la batuta, en ese renglón.

Si no referimos a la producción y venta de armas, vemos como aquí la fuente de corrupción enloda no solo a al ejecutivo sino, a empresarios ambiciosos, que ocultándose en organización como "La Asociación de Rifles", no sólo inundan a su propio país de armas sino, que le venden armas de guerra a carteles de drogas y a mafias explotadoras de diamante y metales preciosos, a costa de la vida de millares de seres humanos. Es grupos guerreristas, vendedores de armas y traficantes de la muerte mantienen permanentemente financiados a los partidos políticos más importantes de los Estados Unidos, para que éstos, desde el parlamento no aprueben leyes que le impidan vender armas a granel.

Recién estamos observando como en la pre campaña electoral que están realizando demócratas y republicanos, sus candidatos tanto Biden como Trump, se acusan mutuamente de corruptos. Claro esa tensión, la llevan hasta un límite, hasta donde pueden sacarle provecho electoral, porque con el sistema judicial controlado que tienen, luego la ocultaran, se darán las manos, sonreirán para la televisión y colorín colorado, el cuento será terminado.

Y de esos niveles para abajo, la corrupción se extiende hasta los familiares tanto de los presidentes y candidatos como de los parlamentarios y altos ejecutivos. En el caso de las acusaciones contra Biden, y sus hijos, sobre negocios sucios desarrollados hasta en Ucrania, se han visto en la necesidad de que el hijo, admita algunos delitos menores, para no enlodar al padre.

La cadena de corrupción es tan grande, que con un escándalo tratan de tapar otro. Ya estamos en presencia de uno nuevo: Lingotes de oro, medio millón en efectivo y un auto de lujo: el senador de origen cubano Bob Menéndez y su esposa son acusados en EE.UU. de recibir sobornos.

Será tan escandaloso este hecho, que el propio Departamento de Justicia, se ha visto obligado a denunciarlo. De acuerdo a las investigaciones que hoy revela la BBC mundo: "El senador y su esposa aceptaron el dinero para ayudar secretamente al gobierno egipcio, alegan los fiscales".

Lo que revela, que además del negociado interno donde los demócratas y republicanos despachan y se dan el vuelto, hay una maraña de negocios sucios en las relaciones con otros países, ya lo vimos en el caso del hijo de Biden, Hunter Biden, en Ucrania y ahora se destapa esta nueva hoya de corrupción, con Egipto.

Todavía estamos oyendo el eco, de la trama de corrupción que se produjo en el famoso caso Watergate, que reseñada en sinopsis de wikipedia, dice:

"El escándalo Watergate fue un gran escándalo político que tuvo lugar en Estados Unidos a principios de la década de 1970 a raíz del robo de documentos en el complejo de oficinas Watergate de Washington D. C., sede del Comité Nacional del Partido Demócrata de Estados Unidos, y el posterior intento de la administración Nixon de encubrir a los responsables.

Es decir que la corrupción política en los Estados Unidos, pica y se extiende y a pesar de que el caso susodicho, fue llevado incluso, hasta el cine, esos procesos de corrupción no han cesado sino, continuado, pero silenciados, porque ellos justifican la censura, con el manido argumento de la "Seguridad Nacional"

Si realmente allí no hubiese censura y7 la prensa no estuviera silenciada por la presión demócrata-republicana, los vendedores de armas y las mafias empresariales, la corrupción sería una olla hirviendo, que revelaría ante el mundo, la poca transparencia que existe en ese país en el manejo político y empresarial, lo que echaría por tierra, la manera en que tratan de posicionarse, como una democracia pura e impoluta. "Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabarás formando parte de ella" Joan Báez (1941-) Cantante estadounidense.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1012 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: