El mismo rostro imperial: ayer la Gran Bretaña hoy los Estados Unidos

  • Detrás de la conducta imperial de los Estados Unidos, que pretende explotar recursos venezolanas en Guyana e instalar bases militares, se evidencia una escalada imperial que pone en peligro la paz y la seguridad de nuestros países.

  • Simón Bolívar, nuestro Libertador, fue acérrimo defensor de la integridad territorial. Este gobierno bolivariano debe hacer lo humanamente posible para que el territorio en reclamación, heredado de nuestros libertadores, forme parte integral de Venezuela.

Hablen Inglés, Francés, Portugués o Español, los imperios tiene el mismo rostro, su naturaleza es igual: depredadora, irrespetuosa, interventora y ladrona. No les interesa en ningún momento el beneficio de los pueblos atropellados sino, sus propios intereses voraces.

En el caso específico que vamos a comentar en esta reflexión, tanto la Gran Bretaña como los Estados Unidos, han tenido una conducta perversa frente a Venezuela. Si en alguna oportunidad nos hicieron carantoñas, fue con el propósito de esperar la oportunidad para arremeter contra nosotros, bien apropiándose de territorio, bien apoderándose de sus recursos naturales.

No se han cerrado las heridas coloniales todavía, de cuando La Gran Bretaña despojó a nuestro país, mediante un arbitraje írrito de un territorio que nos pertenece y que hoy se conoce como territorio en reclamación, La Guyana Esequiva, venezolana.

En efecto, el Tres de Octubre de 1899, El Laudo Arbitral de París, cuya sentencia se basó en la extorsión y la amenaza (Ergo, Memorándum de Severo Mallet Prevost), sin la presencia de abogados venezolanos, porque Inglaterra nos calificaba de pueblos semi-bárbaros, mestizos, indignos de disputar con "honorables", lords (lores) ingleses y se negaban a sentase al lado de no gentes, como nos consideraban. Así se despojó a Venezuela, de 159.500 Km2 aproximadamente, que le correspondían por formar parte integral de la Capitanía General de Venezuela, heredada por nuestro país, luego de su independencia.

  1. Pero la perversidad Inglesa era mayor. El Dr. Pedro José Lara Peña, en su discurso de incorporación a la Academia de Ciencias Políticas y Sociales explicó que en el Libro Blanco Americano, en 1950, existen notas inglesas enviadas al gobierno americano donde se plantea incluso la intervención armada contra Venezuela.

  2. En efecto, teniendo conocimiento de que el gobierno Americano había realizado gestiones para adquirir un territorio donde meter a los negros que quería sacar de Norteamérica, planteó sin tapujos, dividir a Venezuela.

  3. En nota fechada el 23 de marzo de 1896, se plantea formalmente al gobierno norteamericano, dividir a Venezuela en dos. En una parte Los Estados Unidos, meterían a los negros que querían de su territorio y la otra parte, sería explotada y colonizada por Inglaterra.

Eso fue ayer. Hoy, las garras imperialistas, personificadas por los Estados Unidos, con la misma villanía, pretenden, ahora, hacerse de las riquezas naturales que hay en ese territorio en disputa y establecerse allí con bases militares, aprovechándose del servilismo y la entrega del gobierno de turno en Guyana.

En ambas oportunidades, los imperios han aprovechado las debilidades de nuestro país, en forma oportunista, para consolidar sus intenciones y en ambas oportunidades pretenden utilizar la fragilidad y la poca imparcialidad de los organismos internacionales para lograr sus fines.

Es así, como los Estados Unidos, se burlan nuevamente del Derecho Internacional, y pretenden, en convivencia con el gobierno títere de Guyana, violando la Convención específica que existe para dirimir la controversia entre los dos países (Acuerdo de Ginebra) y violando las propias orientaciones de la Organización de las Naciones Unidas, que en estos caso de controversias, prohíbe que unilateralmente, se realicen explotaciones de recursos naturales y mucho menos se instalen bases militares, explotar las riquezas naturales (petróleo), que allí existen y establecerse en forma perenne con fuerzas militares.

Desde el punto de vista que Ud. lo mire, lo que está sucediendo en Guyana, se trata de una nueva escalada imperial de los Estados Unidos, que en el caso específico de Venezuela se patenta con la explotación de recursos y la instalación de bases militares para continuar hostigando a nuestro país.

Pero también observamos, como ya se han establecido en Colombia, donde tienen más de siete bases militares y ahora con la anuencia de la dictadora de Perú (Dina Boluarte), a la cual apoyan, allí, también lo han realizado, enviando fuerzas militares con la excusa de supuestos ejercicios, lo que significa una escalada imperial en la región que amenaza la paz y estabilidad de nuestros países.

Desde esa óptica, hay que apreciar la conducta de Los Estados Unidos y de sus transnacionales en el territorio venezolano en reclamación y hay que denunciarlo en todos los estrados internacionales, así como tomar las medidas necesarias para defender nuestra soberanía, independencia e integridad territorial. "Detrás de cada conflicto, si se rasca un poco, aflora la codicia de las materias primas" J.E. Galán

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1383 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor