El mileicitecus vertebradus argentinus

Vaya sorpresa que se ha presentado entre los Antropólogos y buscadores de fósiles que afanosamente en Perú, China, Mongolia, Europa, Asia y algunos desolados e inhóspitos territorios, de otros países, se han dedicado con tesón a la búsqueda de restos de dinosaurios.

Este esfuerzo nos aporta ya con frecuencia hallazgos sobre seres que poblaron en alguna oportunidad el Planeta Tierra, que si no fuera por sus propios restos y la proyección en su reconstrucción, no creeríamos que existieran.

Sobre su existencia y extinción se realizan las más diversas conjeturas. Cuantos millones de años poblaron la tierra, porque desaparecieron, quedaran algunos vivos. Las más disímiles interrogantes surgen en la afiebrada mente de los exploradores y de los que siguen, casi con fanatismo, estas aventuras. Algunos han sostenido que se convirtieron en gallinas y otras aves, lo que nos deja atónitos, pues como un animal que pesa toneladas, puede convertirse en un pollo, casi nos deja boqui abiertos.

Pero así son las cosas entre los extra terrestres que ya llegaron al Capitolio en los Estados Unidos y el mundo jurásico, se tejen las más variadas fantasías que mantienen a medio mundo pendiente de lo que se encuentre, de las teorías conspirativas, de los videos en la redes con decenas de platillos voladores y autopsias a seres que tuvieron la mala suerte de caer en la tierra.

Recientemente, se informó sobre un nuevo espécimen de tamaño inimaginable, es acuático, y el Megalodonte y los diferentes tipos de ballenas, resultan enanos frente a este nuevo descubrimiento. Dice su descubridor, no experto, sino, aficionado en estas labores que cada vértebra, es tan grande que tiene que ser trasladada por seis personas

Fue llamado El Peruceteus Colossus y al parecer, por sus magnitudes es el animal más pesado de la historia, imagínese un animal acuático parecido a tres autobuses youton nadando, realmente no caben sus proporciones en nuestra mente. Pero así es descrito.

Pero a pesar de lo sorprendente que es esta noticia, imagínense si les cuento, que en Argentina, rompiendo todos los pronósticos, apareció, y no en forma de fósil, sino vivito y coleando un ejemplar de esa especie de dinosaurios que según nos habían enseñado desaparecieron hace 200 millones de años.

Si todavía no nos cabe en la cabeza Godzilla, El Megalodonte o el Gorila Hollywoodense. Imagínense lo que puede significar este nuevo hallazgo que rompe todo esquema y coloca a todos los seres vivientes como en el país de los liliputienses, en verdaderos granos de arena frente a la inmensidad del desierto.

Pero así de extraordinaria es la noticia, un verdadero notición. Nos cuentan que en el país, que vio nacer al Che, en plena conmoción pre electoral, se produjo un sismo que sacudió las bases de toda la nacion Argentina, estremeció a la Pampa y lo gauchos salieron a todo correr en busca de refugio, porque en medio del vendaval electoral, los buscadores de fósiles en ese país, dieron con el paradero de una especie, que todavía estaba viva. Que amenaza con devorarlo todo. Una especie nueva, que no se sabe si ha vencido el tiempo o brotó entre las grietas y fisuras del cisma electoral.

Pero lo cierto es que está allí, tiene una mirada extraviada y enfurecida, presenta un pelaje negro que sacude cuando lanza rugidos y gruñidos. Los gestos son desproporcionados y mueve sus extremidades superiores como queriendo atrapar todo lo que se le acerca. Se sacude permanentemente, voltea los ojos y cuando se enfurece y arremete, suelta espuma por la boca, si, por que es bocón y amenazador.

Los investigadores tratan clasificarlo dentro de las especies encontradas y estudiadas, pero parece una nueve especie, porque es acuática, más libertario. Pero pareciera una síntesis de monstruo marino, injerto con reptiles terrestres corpulentos. Mientras se adelantan los estudios para su determinación definitiva, se le ha puesto, transitoriamente, el nombre de MILEI-CITECUS VERTEBRADUS ARGENTINUS.

El MILEI-CITECUS VERTEBTRADUS ARGENTINUS, por lo pronto, continua en el escenario electoral de ese país, no sabemos hasta donde va a llegar con sus intemperancias o si el pueblo argentino, decide mas bien, aislarlo, someterlo y mantenerlo en un Museo para que se vea como un espanto de pasado, al que no se le puede permitir actuar como le venga en gana en sociedad. Pensamos nosotros, que en un Museo, del Sur tendría cabida, acompañado de otra especie que azotó a Brasil como el Bolsosaurio, el Velocisaurio-Videla, también de Argentina y el Pinochetsaurio, de Chile. Todos depredadores. La exposición al público de estos especímenes sería un gran ejemplo, para que se tome conciencia de lo que habría que desterrar de nuestras tierras, un buen recordatorio y dejarlos ¡per saecula saeculurom!, en el pasado, un pasado de terror, al que no queremos volver ni siquiera por equivocación. ¡Amén!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1177 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: