Estrechan cerco contra Gustavo Petro

  • Frente a la ofensiva oligárquica colombiana para desestabilizar su gobierno hasta derrocarlo, el Presidente Petro, tiene sólo una alternativa, volcarse al pueblo que lo eligió, mantenerlo informado y denunciar ante el mundo las maniobras que se realizan, entre las cuales no se debe descartar, las del parlamento para sustituirlo, por esa modalidad que ahora se aplica del: Golpe Parlamentario.

Oportunamente en artículo que titulé: Cuídate Petro, así empezaron en Venezuela", señalé que la oligarquía colombiana, desalojada del gobierno por voluntad popular, más no del poder, porque mantiene controlados importantes estamentos de la vida institucional en ese país, no daría su brazo a torcer, no descansaría, para hacerle la vida imposible al nuevo presidente, hasta desestabilizar su gobierno, no importante llevar a Colombia a un nuevo estado de violencia, muerte y destrucción, donde ellos la mantuvieron por más de 50 años.

Poco le importa a la oligarquía colombiana un nuevo baño de sangre, con tal de volver al gobierno y desde que Petro asumió la presidencia eso se han propuesto.

Comenzaron y así lo afirmé movilizando a sus partidarios, es decir a los viudos de los gobiernos oligárquicos, disfrazando las movilizaciones con supuestas reivindicaciones. Iniciaron cacerolazos y acusaciones contra los familiares y amigos del Presidente Electo, todo para generar desconfianza, crear incertidumbre como primera fase para la desestabilización y crear fricciones entre Petro y sus electores.

Tan descaradas son las acusaciones, que incluso, un personaje tan desprestigiado como Iván Duque, quien salió del gobierno con el más bajo índice de popularidad, que presidente alguno de ese país haya tenido, inicio la estratagema grabando conversaciones que luego manipularía la Revista Semana, para tratar de involucrar a Petro en financiamiento ilegal de su campaña, y en algo que le queda muy grande a este a este ex presidente y que se le devuelve como un boomerang "financiamiento del narcotráfico".

Para nadie es un secreto y eso está suficientemente develado ante el mundo, que los gobiernos oligárquicos de Colombia no sólo se financiaron ilegalmente, compraban votos e incuso recibieron y eso está documentado financiamiento de las mafias del narcotráfico, sino que incluso, llegaron al extremo, Uribe y Pastrana, al auto golpe ante la inminencia de la victoria de Gustavo Petro.

Esta es la catadura moral, de los que hoy estrechan el cerco para derrocar el gobierno constitucional Gustavo Petro, quien ha sido firme en la denuncia contra esos propósitos: "Yo no acepto chantajes, ni veo la política como un espacio de favores personales", manifestó el presidente en un extenso tuit. Además, el presidente colombiano ha acusado al gobierno del expresidente Iván Duque de grabar de manera ilegal sus conversaciones durante la campaña electoral, que acabaron publicadas en Semana. "Nunca pudieron publicar un minuto siquiera en donde yo dijera algo ilegal o irregular", asegura.

Pero el Presidente Petro debe saber por su experiencia y por cómo se bate el cobre en nuestra región y el mundo, que existen grande poderes mediáticos que aplican la conocida estrategia de Joseph Goebbels: " Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad"

Para Goebbels, al igual que para los adeptos a la filosofía maquiavélica, el acto de mentir debía ser analizado y evaluado más allá del prisma de la moralidad para extraer de él una utilidad innegable: la de influir en la sociedad.

Y en eso de mentir, la oligarquía colombiana, tiene postgrado. Durante 50 años mintieron al mundo vendiéndose como una democracia impoluta, defensora inquebrantable de los Derechos Humanos y hoy, todavía reposan en Colombia miles de muertos, ejecutados por su sistema represivos, a los que hay que agregarle los ya contabilizados y centenares de desaparecidos, que ha enlutado a millones de familias en ese país. Mintieron y engañaron no sólo a la sociedad colombiana sino también al mundo.

Debe saber, igualmente, el Presidente Petro, que en defensa de su gobierno y la democracia colombiana, no puede contar con los órganos regionales, porque estos, como es el caso de la OEA, están controlados por los Estados Unidos, la OEA y ahora más, es como la calificó Fidel Castro : "Un Ministerio de las Colonias". Como hemos podido observar en sus actuaciones recientes, bajo la conducción del Títere, Almagro, apoya dictaduras militares, se enfrenta a los gobiernos progresistas de la región y se ha prestado para convalidar golpes de estados parlamentarios fraudulentos contra gobiernos constitucionales.

Debe estar, consciente, el Presidente Petro, que en esta comparza mediática, contra su gobierno y el pueblo colombiano, participará también la mediática internacional, con sus grandes transnacionales informativas prestas a desinformar, a desvirtuar la verdad de los hechos, porque ellas se deben y obedecen a los poderes imperiales que las financian.

Por lo que al Presidente Petro sólo le queda una alternativa, volcarse al pueblo que lo eligió, mantenerlo informado, movilizarlo, buscar al interacción con los gobiernos progresistas de la región y denunciar permanentemente ante los organismos internacionales, esta estratagema de la oligarquía colombiana, que con el apoyo de los Estados Unidos, pretende nuevamente irrumpir el proceso democrático y asaltar el gobierno,.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1875 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor