Coronación y escándalos de la monarquía inglesa

  • Mientras crece el número de ciudadanos que no quieren en absoluto saber nada de Coronaciones, por la situación económica que los afecta, la elite política de Gran Bretaña, gasta millones de euros en una Coronación, que legitima a una monarquía con una imagen opacada por los escándalos de sus miembros.

Más de Cien Millones de Euros fueron gastados en la parafernalia montadas en el Reino Unido, para darle continuidad a una Monarquía, que no ha podido a pesar del dinero invertido para evitarlo, tapar los escándalos que sus miembros han causado, que no son investigados, apenas conocidos por algunas publicaciones en la red, pero si bien ocultados, como la caca de los gatos.

Mas de cien millones de libras esterlinas es la subvención anual al sistema monárquico por parte del gobierno inglés, a pesar que un importante porcentaje de los contribuyentes, sobre los que recae este gasto, considera que deben destinarse a otros fines sociales en el país.

Ya ven Uds. Observando estas cifras, porque el desespero de imperios decadentes, buscan desesperadamente obtener por la vía del robo, la intervención , la explotación, de los recursos a otros países, para mantener a duras penas sistemas decadentes, parasitarios. Millones más son invertidos para ocultar los escándalos de sus miembros y en pagar encuestas, para que se refleje, su supuesta preferencia como sistema de gobierno, por parte de la población británica. Mientras tanto, miles de británicos claman por reformas, que por lo menos frenen tan escandalosos gastos y parafernalia.

Escándalos de todo tipo, los salpica: Más, brillan por su ausencia, las investigaciones al respecto. Todo queda entre los muros palaciegos y halagos de las publicaciones especializadas que viven de rendirles pleitesías.

Nadie los elige, nadie vota por ellos, pero se mantienen como una costra, tapándose los escándalos entre sus miembros y entre sus concausas europeos.

Infidelidades, gastos excesivos, pederastia, pornografía, acusaciones por recibir coimas, comisiones, huyen de la justicia cuando a duras penas se inicia una investigación, pero se mantienen en el poder y la farándula internacional califica estos delitos y conductas deshonrosas como malcriadeces, ocurrencias o simples banalidades.

De esta manera reseñó, la BBC, una manifestación de racismo en el Palacio de Buckingham: "Una vez más, la realeza está enfrentando serias acusaciones de racismo hacia adentro de los muros del palacio, tras la renuncia y disculpas por una asistente honoraria que repetidamente preguntó a la jefe de una organización benéfica británica negra ¿de dónde era "realmente? ".

Esta conducta de la funcionaria por supuesto, no es casual, sino, que ella imita de alguna manera lo que para sus jefes, léase, la realeza. Son expresiones cotidianas. Representantes de organizaciones benéficas en Inglaterra calificaron esta especie de interrogatorio como un abuso.

Y esto es lo más reciente, hay otros episodios dignos de ser mencionadas para redondear las ideas de esta reflexión:

"Estos días vuelve a salir a relucir la inmunidad judicial de la realeza a raíz de la convocatoria al príncipe Andrés para que testifique en el caso del traficante de menores para abuso sexual, Jeffrey Epstein, en EEUU.

Una de la victimas declaró que: "Epstein la obligó a tener relaciones sexuales con Andrés cuando ella tenía 17 años. Aquellas declaraciones fueron eliminadas del expediente, pero salieron a la luz cuatro años después, justo antes de la muerte de Epstein".

Esta nota reveló los nexos que tenía el principito con el magnate estadounidense, pederasta, depredador sexual, quien según las informaciones, posteriormente, se suicido, en algo que parece más bien una muerte por encargo, para que no revelara, el nombre de altos personeros y celebridades involucradas en tan aberrante delito.

La Princesa Diana, muerta en accidente de tránsito en Francia, cuando huía, acosada por los llamados paparazis parisinos, dijo en una oportunidad a la prensa, a la BBC,y así fue reseñado: "En 1995, Buckingham entró en una profunda crisis después de que la princesa Diana, adorada por el público, hiciera una declaración explosiva en una entrevista de la BBC referida a su matrimonio con el príncipe Carlos y la relación de este con Camila Parker Bowles, con quien más adelante se casaría.

"Éramos tres en este matrimonio, era una multitud", dijo Diana al periodista Martin Bashir, cuando este le preguntó si pensaba que Parker Bowles había sido un factor en la ruptura de su matrimonio, desatando un terremoto en la vida pública británica. Otra muestra de la oscura corruptela e infidelidades, que como otras, quedan cubiertas por las relaciones públicas palaciegas.

Todo lo narrado con anterioridad pasó a la historia, es periódico de ayer. La mediática farandulera, se ocupó del réquiem. Hoy Carlos, es Coronado como Carlos III, en la abadía de Westminster, con los rituales correspondientes: el arzobispo de Canterbury, asistido por el deán de Westminster y el arzobispo de York, ungió con aceite las manos, pecho y frente del nuevo Rey. Sólo el rito donde el Rey está semi desnudo, fue ocultado a los medios, menos mal.

Camila, la que fue su amante, luego esposa, es ahora, flamante soberana, y los cachos fueron enviados, gracias a la parafernalia monárquica, al baúl de los recuerdos. Vivirán felices para siempre, como terminan todas las historias de príncipes y princesas. "Colorín Colorao este cuento se ha terminao".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1380 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: